Skip to content
4 años para que el Plumero no llegue de la costa al interior

Santander, 22 sep (EFE).- Las acciones desarrolladas durante cuatro años a través del proyecto europeo LIFE Stop Cortaderia han permitido que esta especie invasora, conocida como Plumero de la Pampa, no haya avanzado de la costa al interior, pero, aunque cumplidos los objetivos, la lucha sigue en marcha.

Cantabria, mediante la eliminación de ejemplares y la restauración de más de 300 hectáreas con plantas y especies autóctonas.

Además, lo ha hecho trabajandodo a personas con discapacidad, que se han encargado del trabajo de campo, unas cuadrillas que, según indica González, también tienen intención de mantener.

El proyecto ganó el pasado mes de mayo el Premio Red Natura 2000 de la Comisión Europea en la categoría de beneficios socioeconómicos y el jurado destacó el empoderamiento que su desarrollo ha supuesto para las personas con discapacidad en el mundo laboral.

Para hacer un balance de estos cuatro años de proyecto, la Consejería de Desarrollo Rural de Cantabria, que se ha sumado a esta erradicación del plumero a través de un plan de eliminación de la cortadería en Cantabria, ha organizado esta semana un encuentro con todos los que han participado en la iniciativa.

En este encuentro, con 60 especialistas, el consejero Guillermo Blanco ha hablado de balance «más que positivo» del proyecto.

«El plumero es, quizás, por sus propias características biológicas, el mejor ejemplo de una especie invasora en la que los esfuerzos que se hacen en un terreno pueden ser baldíos», ha reconocido Blanco, quien también ha reclamado «un mayor compromiso» al Ministerio de Transportes.

El encuentro no ha sido solo de sesiones teóricas, sino que ha habido talleres técnicos para conocer mejor la ecología del plumero y los métodos de control biológico y físico, con presencia en los humedales de Cuchía o en la antigua cantera de Solvay, donde SEO/ BirdLife ha llevado a cabo diversos trabajos de restauración.

También se han presentado los resultados de unos estudios científicos realizados por la Escuela Politécnica de Coimbra (Portugal) o los impactos que el plumero provoca en la biodiversidad, o en la salud pública, a través de investigaciones que llevan a cabo el Instituto de Valdecilla ( Idival) y el propio hospital cántabro. mi

Pablo Ayerbe Caselles

Categorías Cantabria, España, Local