Skip to content
A pesar de la guerra, las familias ucranianas se reúnen para el Año Nuevo

Para millones de ucranianos, muchos bajo el bombardeo ruso y luchando contra la escasez de energía y agua, las celebraciones de Año Nuevo serán silenciadas en un momento en que la guerra con Rusia continúa sin un final a la vista. Hubo explosiones en varias partes de Ucrania después de que se informara el sábado de una nueva ola de ataques rusos.

Pero para algunas familias, el Año Nuevo sigue siendo una oportunidad para reunirse, aunque sea brevemente, después de meses de estar separados.

El sábado por la mañana, en la estación central de trenes de Kiev, Mykyta, todavía con su uniforme, sostenía un ramo de rosas rosadas mientras esperaba en el andén 9 a que su esposa Valeriia llegara de Polonia. No la había visto en seis meses.

«En realidad fue muy difícil, ya sabes, esperar tanto», dijo a The Associated Press después de abrazar y besar a Valeriia.

Cerca de allí, otro soldado, Vasyl Khomko, de 42 años, se reunió felizmente con su hija Yana y su esposa Galyna, quienes habían estado viviendo en Eslovaquia debido a la guerra pero regresaron a Kyiv para pasar juntos la Nochevieja.

El estado de ánimo contrastaba fuertemente con el de hace 10 meses, cuando las familias fueron destrozadas por la invasión rusa de Ucrania.

En febrero, padres, esposos e hijos quedaron atrás mientras sus esposas, madres e hijas abordaban trenes con niños pequeños en busca de seguridad fuera del país. Las escenas de las tristes separaciones llenaron las pantallas de televisión y las portadas de los periódicos de todo el mundo.

Pero en el último día del año marcado por una guerra brutal, muchos regresaron a la capital para pasar la Nochevieja con sus seres queridos, a pesar de los continuos ataques rusos.

El sábado se escucharon varias explosiones en varios puntos del país y se activaron defensas antiaéreas en varias regiones. Una de las explosiones en kyiv ocurrió en un área residencial, entre edificios de varios pisos en el distrito de Solomianskyi. Una persona murió y tres resultaron heridas, informó el alcalde de la capital, Vitali Klitschko.

Dado que Rusia continúa atacando los suministros de energía, dejando a millones sin electricidad, no se prevén grandes celebraciones y se establecerá un toque de queda cuando el reloj marque el Año Nuevo. Pero para la mayoría de los ucranianos, estar con sus familias es un lujo.

Al principio Valeriia intentó refugiarse del conflicto en España, pero luego se mudó a Polonia. Cuando se le preguntó cuáles eran sus planes para la víspera de Año Nuevo, simplemente respondió: «Simplemente estar juntos».

La pareja se negó a dar su apellido por razones de seguridad, ya que Mykyta ha estado luchando en el frente, tanto en el sur como en el este de Ucrania.

En el andén 8, otra joven pareja se reencontró. La estudiante universitaria Arseniia Kolomiiets, de 23 años, vive en Italia. A pesar de anhelar ver a su novio Daniel Liashchenko en Kiev, Kolomiiets temía los ataques con misiles y drones rusos.

“Él me decía: ‘¡Ven por favor! ¡Por favor venga! ¡Por favor, ven!”, recordó. “Decidí que tener miedo es una parte, pero estar con los seres queridos en las fiestas es la parte más importante. Así que superé mi miedo y aquí estoy ahora».

Aunque no tienen electricidad en casa, Liashchenko dijo que esperan recibir el 2023 junto con su familia y su gato.

En un intento por garantizar que los residentes tengan luz durante las celebraciones, el gobierno regional de la provincia de Odessa, en el suroeste de Ucrania, planea limitar el trabajo de las industrias que consumen más energía el 31 de diciembre y el 1 de enero.

El director regional, Maksym Marchenko, hizo el anuncio a través de Telegram el viernes y dijo que los ingenieros eléctricos de la provincia habían utilizado todos los medios posibles para «eliminar las consecuencias» del aluvión de ataques rusos contra Ucrania el jueves y reactivar el suministro eléctrico. .

Gb1-SP