Skip to content
A propuesta de diputados de LFI, la Asamblea vota el derecho al aborto en la Constitución – RT en francés

Por 337 votos contra 32, la Asamblea Nacional votó el derecho al aborto en la Constitución. Sin embargo, esta propuesta de la diputada rebelde Mathilde Panot debe recibir la aprobación indispensable del Senado.

La Asamblea Nacional votó el 24 de noviembre a favor de la inclusión del derecho al aborto en la Constitución a propuesta de los diputados La France insoumise (LFI), revigorizados por esta victoria «histórica» ​​en medio del bache del asunto Quatennens , antes de un final caótico de la sesión.

Una ovación de pie de gran parte del Hemiciclo acogió esta adopción por 337 votos contra 32, después de un tenso debate con Les Républicains (LR) y la Agrupación Nacional (RN) que habían presentado cientos de enmiendas.

Sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer para que esta inclusión del derecho al aborto en la norma más alta del ordenamiento jurídico sea efectiva, particularmente dado el indispensable aval del Senado.

Una sesión caótica en el Hemiciclo

Es una «victoria histórica para las mujeres en Francia y en todo el mundo», se regocijó la presidenta del grupo LFI, Mathilde Panot, que llevó este texto en lo más alto de la agenda de un día reservado a las propuestas de su grupo.

Entre los textos que defendían, los diputados La France insoumise decidieron retirar en el último momento su inflamable propuesta de prohibición total de las corridas de toros, que había sido objeto, como la del aborto, de cientos de enmiendas.

Este retiro permitió comenzar a estudiar su solicitud de reincorporación de personal no vacunado contra el Covid-19 en los establecimientos de salud, para suplir la escasez de personal.

Con el apoyo de los diputados de LR y del grupo de RN, la propuesta parecía poder ser adoptada. Pero con suspensiones de sesiones y enmiendas, el campo presidencial comprometió la celebración de la votación, provocando la ira de la oposición y funcionarios electos del extranjero que se sintieron «despreciados».

Sin embargo, los funcionarios electos de la LFI y el campo presidencial habían logrado previamente encontrar un terreno común poco común sobre el aborto, para «prevenir una regresión» para las mujeres, como recientemente en los Estados Unidos o, a veces, en Europa, argumentó Mathilde Panot.

El texto aprobado el 24 de noviembre, fruto de una reescritura interpartidista, se puede resumir en una frase: “La ley garantiza la efectividad y la igualdad de acceso al derecho a la interrupción voluntaria del embarazo”.

Las modificaciones realizadas durante los debates pretenden responder a las reticencias de algunos eurodiputados, vinculadas a la impugnada mención del derecho a la anticoncepción en una versión inicial, y a una redacción que hacía temer la introducción de un derecho al aborto «sin límite». .

¿La Marcha Nacional Contra el Aborto?

“Honramos el trabajo parlamentario con esta votación”, subrayó el diputado MoDem Erwan Balanant, uno de los artífices de esta “superación de divisiones”. “Pero la lucha no ha terminado”, agregó, en referencia a la luz verde que se obtendrá en el Senado, lejos de ser cierta tras una votación negativa en octubre.

Aurore Bergé, presidenta del grupo Renaissance, ha decidido retirar su propio texto sobre el tema. Un «gran gesto», saludó el Guardián de los Sellos Eric Dupond-Moretti, quien expresó su «emoción» tras la votación.

Ante los diputados, Aurore Bergé rindió su testimonio diciendo que su madre había tenido un aborto que «no salió muy bien», «en un momento en que era ilegal en nuestro país».

A pesar de este éxito en la Asamblea, Mathilde Panot, como muchos diputados, instó al gobierno a presentar su propio proyecto de ley para constitucionalizar el aborto.

Un texto proveniente del gobierno también debería obtener la aprobación del Senado pero, a diferencia de una propuesta de iniciativa parlamentaria, no necesitaría someterse a referéndum al final de la carrera. Un calvario temido, ya que podría, temen algunos, movilizar redes antiaborto.

Los debates se prolongaron durante largas horas, mientras en el seno del grupo LR, los miembros de la Entente Parlamentaria por la Familia se pusieron al frente, a favor de un «equilibrio» entre la «libertad de la mujer» y la «protección de la vida por nacer».

El grupo RN, cuyos miembros han tomado posiciones hostiles al aborto, defendió argumentos comparables. “Ni un solo movimiento político representativo” está en contra del aborto, pero este derecho no es “incondicional”, argumentó Marine Le Pen, ausente en el momento de la votación, en referencia a los plazos para el aborto ya la cláusula de conciencia de los médicos.

“Pretextos” para “no decir que estás en contra del aborto”, les lanzó Mathilde Panot, quien denunció, como Eric Dupond-Moretti, la “obstrucción parlamentaria” de la derecha y la extrema derecha con sus cientos de enmiendas.

LR y RN finalmente se dividieron entre a favor, en contra y abstención.