Skip to content
Actualizaciones en vivo: Rusia invade Ucrania

Mientras el presidente chino, Xi Jinping, se prepara para una llamada telefónica con su homólogo estadounidense el viernes, la guerra en Ucrania se cierne sobre la posición de Beijing sobre la invasión de Rusia bajo un creciente escrutinio internacional.

Amistad Rusia-China: Aunque no son aliados militares, China y Rusia han pulido en los últimos años su asociación en el comercio, la tecnología y la coordinación de ejercicios militares, al tiempo que expresan cada vez más lo que ven como una interferencia occidental en sus asuntos internos: hacer retroceder las sanciones lideradas por Estados Unidos y a menudo votando en bloque en las Naciones Unidas.

La guerra comenzó apenas unas semanas después de que Beijing declarara una asociación ilimitada con Moscú. En febrero, Xi se reunió con el presidente ruso Vladimir Putin en Beijing, la primera cumbre en persona del líder chino con otro jefe de Estado en casi dos años.

En la reunión, los dos líderes firmaron una declaración conjunta de 5.000 palabras que incluía una expresión de su desaprobación compartida de la expansión de la OTAN, un tema que ha sido clave para la justificación de Putin para su ataque a Ucrania.

Días antes de la invasión, Beijing continuó desestimando públicamente la inteligencia de los EE. UU. sobre la inminencia de un ataque ruso contra su vecino. Las opiniones divergen sobre cuánto podría haber sabido Xi sobre los verdaderos planes de Putin.

Posición precaria: Desde que comenzó la guerra, China ha tratado de proyectar una postura neutral. No ha condenado las acciones rusas y se ha negado a etiquetar el ataque como una invasión. Los diplomáticos chinos criticaron la expansión de la OTAN y acusaron a Estados Unidos de alimentar el conflicto. Pero también han pedido una solución diplomática.

A medida que avanza la guerra, los expertos creen que la posición de Beijing se vuelve cada vez más insostenible, por dos razones principales:

  1. Amenaza económica: Si China presta apoyo a Rusia, podría violar las sanciones occidentales. Las empresas chinas involucradas podrían verse afectadas por medidas punitivas secundarias, lo que podría significar su muerte económica en el mercado global.
  2. Amenaza diplomática: La postura de Beijing podría hundir las relaciones entre China y los principales socios comerciales occidentales. El comercio entre la Unión Europea y China superó los 800.000 millones de dólares el año pasado y el comercio entre Estados Unidos y China superó los 750.000 millones de dólares, según datos oficiales de China, mientras que su comercio con Rusia fue de poco menos de 150.000 millones de dólares. Incluso antes de la guerra, la relación entre Estados Unidos y China se estaba deteriorando por cuestiones como el comercio, Taiwán y el historial de derechos humanos de Beijing, y había señales de que Europa también estaba endureciendo su perspectiva sobre China.

Consecuencias potenciales: Rusia ha pedido a China apoyo militar y económico, según conversaciones que tuvo CNN con dos funcionarios estadounidenses, y EE. UU. tiene inteligencia que sugiere que Beijing ha expresado cierta apertura a esta solicitud, dijeron a CNN un funcionario occidental y un diplomático estadounidense.

Todavía no está claro si China tiene la intención de brindar esa ayuda a Rusia, dijeron a CNN funcionarios estadounidenses familiarizados con la inteligencia, pero según la Casa Blanca, Biden expondrá las posibles ramificaciones de tal acción durante la llamada con Xi.