Skip to content
Afganistán: el frío extremo mata a más de 150 personas en Afganistán, dicen los talibanes



CNN

Al menos 157 personas han muerto en el duro invierno de Afganistán, dijo el martes un funcionario talibán, y el número de muertos se duplicó en menos de una semana mientras millones enfrentan temperaturas extremas con una ayuda humanitaria mínima.

El país está sufriendo uno de sus inviernos más fríos, con temperaturas que caen en picado a menos 28 grados centígrados (menos 18 Fahrenheit) a principios de enero, muy por debajo del promedio nacional de entre 0 y 5 grados centígrados para esta época del año.

El impacto se ha visto agravado por la limitada cantidad de ayuda humanitaria que se distribuye en el país, tras la prohibición de los talibanes de que trabajen mujeres en ONG.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (UNOCHA) dijo el Gorjeo El domingo estaba entregando ayudas como mantas, calefacción y abrigo a unas 565.700 personas.

“Pero se necesita mucho más en medio de uno de los períodos más fríos en años”, agregó.

Alrededor de 70.000 cabezas de ganado también han muerto congeladas en todo el país, dijo el martes a CNN Shafiullah Rahimi, portavoz del Ministerio de Gestión de Desastres de los talibanes.

Desde que el grupo islamista de línea dura asumió el poder en agosto de 2021, Afganistán se ha sumido en una crisis económica y humanitaria.

Ha sido golpeado por desastres naturales y está entrando en su tercer año consecutivo de condiciones similares a la sequía.

Se estima que 28,3 millones de personas, aproximadamente dos tercios de la población de Afganistán, necesitan asistencia humanitaria urgente para sobrevivir, según un informe reciente de UNOCHA.

Al menos media docena de importantes grupos de ayuda exterior han suspendido sus operaciones en Afganistán desde diciembre, cuando los talibanes ordenaron a todas las organizaciones no gubernamentales locales e internacionales que impidieran que sus empleadas fueran a trabajar, o se arriesgaban a que les revocaran sus licencias.

La semana pasada, algunas de las funcionarias más importantes de la ONU realizaron un viaje de cuatro días a Afganistán y se reunieron con líderes talibanes en Kabul, pidiéndoles que levantaran la prohibición y “pongan el bien del país en primer lugar”.

Amina Mohammed, vicesecretaria general de la ONU, describió las políticas recientes como una violación de los derechos humanos básicos de las mujeres.

“… Afganistán se está aislando, en medio de una terrible crisis humanitaria y es una de las naciones más vulnerables del mundo al cambio climático”, dijo Mohammed en un comunicado. “Debemos hacer todo lo posible para cerrar esta brecha”.