Almeida presume de «convivencia» en un San Isidro marcado por la polémica medalla a la comunidad judía

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha aprovechado el acto institucional para hacer entrega de las Medallas de Honor de la ciudad, que otorga el Ayuntamiento de la capital, para asegurar que «Madrid quiere y puede ser un icono de convivencia». mientras cargaba en su discurso contra quienes «proponen un cambio radical, experimentos dudosos o directamente la ruptura de eso entre los españoles». Dicho esto, ha recordado a continuación “el camino que se emprendió en España hace 46 años”, en referencia a nuestra Constitución y al inicio de la democracia, destacando que es el “camino correcto, el camino de la concordia, de la reconciliación y de la prosperidad”. » “Ese camino que se emprendió entonces sigue vivo y aún quedan muchos frutos por recoger”, afirmó el alcalde.

Almeida llegó al Ayuntamiento a media mañana acompañando a los premiados, que desfilaron con él hasta el escenario al son del himno de los Alabarderos. Desde primera hora de la mañana, la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles esperaba, engalanada para la ocasión, el inicio de la solemne entrega de las Medallas de Madrid y de Honor que cada año se entregan a personalidades y colectivos vinculados a la capital. . Entre los numerosos invitados que asistieron al acto se pudieron ver mantones de Manila -como el que lució la portavoz de Vox en la Comunidad de Rocío Monasterio-, claveles rojos reventando en las solapas, y algún invitado ataviado con el típico traje. Chulapo y chulapa madrileña en honor al patrón de la capital, San Isidro, que se celebra este miércoles.

En esta ocasión se han concedido 14 Medallas Madrid, que han recaído en la agencia Servimedia; en la Policía Nacional, la Policía Municipal y la Guardia Civil; en la Alianza Internacional de Asociaciones de ELA (ADELA); en la Fundación Toro de Lidia “por su labor a favor del toreo y la defensa de la fiesta nacional y sus tradiciones”; en la paisajista y ex concejala del Ayuntamiento, Carmen Añón; en la Asociación de Cocineros y Pasteleros de la Comunidad de Madrid (ACYRE); en la chef madrileña Cristina Oria; en el grupo Hombres G; en la empresa Telefónica; en la galerista de arte, Juana de Aizpuru; en la histórica Chocolatería San Ginés; y en el naturalista y ecologista Jesús ‘Suso’ Garzón Heydt, fallecido hace un año, entregado póstumamente. Todos han estado recogiendo las medallas que les entregó el alcalde. Sin embargo, el primero en recibir el título de Hijo Adoptivo de Madrid fue el escritor leonés Luis Mateo Díez, recientemente galardonado con el Premio Cervantes de Literatura, propuesta que fue aprobada por el Pleno con el voto favorable de todos los grupos municipales. .

Gracias del presidente de la Comunidad Judía.

La cita de este año, sin embargo, ha estado rodeada de polémica por la ausencia de Más Madrid y de su portavoz, Rita Maestre. Un gesto de protesta para mostrar su rechazo a la concesión por parte del alcalde de una de las tres Medallas de Honor de Madrid a la Comunidad Judía, tras renunciar a honrar al Estado de Israel. Los otros dos han recaído en el club del Rayo Vallecano y en la académica Carmen Iglesias.

El premio fue recogido por Estrella Bengio, presidenta de la Comunidad Judía de Madrid, quien agradeció a Almeida y al Ayuntamiento el galardón y se mostró “orgullosa porque este reconocimiento testimonia el profundo arraigo de los judíos madrileños en esta ciudad abierta y plural”. » , diverso y generoso.” Bengio también aprovechó para agradecer al Ayuntamiento y al concejal «de todo corazón» las «numerosas muestras de solidaridad» que recibieron tras el 7 de octubre y «la condena de la brutal e inhumana masacre perpetrada por los terroristas de Hamás» contra Israel. . El alcalde por su parte agradeció a Bengio el papel de este grupo desarrollado en Madrid y justificó el premio por «su dinamismo» y la «capacidad de integración» que la comunidad judía ha demostrado en Madrid. En concreto, Almeida destacó que la comunidad judía “está presente en nuestra ciudad desde tiempos inmemoriales” y “trabaja en la noble tarea de garantizar la continuidad y florecimiento de la presencia judía en nuestra ciudad”, añadió, para recordar también que “anualmente este Ayuntamiento celebra un acto en conmemoración de las víctimas del Holocausto y hoy, con la concesión de la Medalla de Honor de Madrid, queremos renovar el testimonio de nuestra admiración por esta comunidad por su dinamismo, su afán de integración, su labor social y sus innumerables aportes al ser de la ciudad”.

El alcalde también tuvo una mención especial para la medalla concedida a la Fundación Toro de Lidia, a la que elogió «por su labor de aglutinar los intereses de ganaderos, empresarios, aficionados y figuras del toreo en defensa de los valores de nuestro País». Fiesta que, a pesar de los ataques y malos entendidos, sigue contando con el apego imperturbable de los madrileños”. Entre los premios más aplaudidos, el Men’s G.

El concejal, como siempre hace en todas sus actuaciones, no ha olvidado resaltar en su discurso el «momento crítico» que a su juicio vive Madrid gracias al impulso «empresarial, económico e industrial», haciendo especial mención a «la seguridad de sus calles, la excelencia de su oferta educativa, la eficacia de sus infraestructuras, su grandeza artística y monumental y su fortaleza cultural», virtudes que para Almeida «hacen de Madrid sin duda una de las grandes ciudades del mundo con mayor proyección global». El regidor no ha olvidado lanzar grandes palabras de elogio al Rey Felipe VI, al que animó a vitorear al final de su discurso, junto a «Viva España», «Viva San Isidro» y «Viva Madrid». con el que ha puesto el broche de oro al acto, rematado con la música de La Violetera.

En la gala también estuvo presente la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, acompañada de la vicealcaldesa, Inmaculada Sanz, y el presidente de la Asamblea de Madrid, Enrique Ossorio.

La medalla para la Comunidad Judía, una decisión muy controvertida

La decisión de conceder la Medalla de Honor a la Comunidad Judía, justo en plena escalada de la guerra de Israel contra los palestinos, también ha sido criticada por el PSOE, aunque su portavoz, Reyes Maroto, ha acudido al acto al considerar que era «su deber.»

La propuesta, impulsada por Vox, de conceder este premio, que en otras ocasiones ha recibido la cantante Alaska o el pueblo ucraniano, no contó con el beneplácito de los cronistas de la Villa, pero fue apoyada con entusiasmo por el PP, que Ahora tiene mayoría absoluta en el Ayuntamiento. Los dos grupos de izquierda expresaron su desacuerdo en una sesión plenaria.

Su aprobación definitiva desató las airadas protestas de la líder de la oposición municipal, Rita Maestre, que el pasado lunes tomó la decisión de no acudir al acto ni ella ni ninguno de sus concejales de su grupo, Más Madrid, dado que a su juicio esta distinción “Es un intento del alcalde de blanquear un Gobierno genocida”. «Con esta medalla Almeida quiere utilizar al pueblo judío para darle una medalla al Estado de Israel y en definitiva al Gobierno de Netanyahu», explicó el portavoz de Más Madrid, quien recordó que, de hecho, la «primera intención» del concejal fue esa. Sin embargo, pese a este plan, los concejales de Más Madrid sí acudieron al resto de actos para celebrar el Día de San Isidro.

Su gesto de protesta ha sido duramente criticado por la concejala que ayer la acusó de «tomar vacaciones» y de «incumplir sus obligaciones, como es su deber como concejala». También cree que su ausencia es “una falta de respeto” hacia los madrileños y los ganadores. También ha sido criticado por los dos portavoces de Vox en el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, Javier Ortega Smith y Rocío Monasterio, que han mostrado su «alegría» de que «no haya comunistas» en un acto institucional como el que se celebra este año. Miércoles en Cibeles.

Next Post

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.