Skip to content
Ante la Asamblea General de la ONU, Armenia acusa a Azerbaiyán de “atrocidades indescriptibles” – RT en francés

El 22 de septiembre, el primer ministro armenio acusó a las tropas azeríes de ser culpables de actos de tortura, mutilación y trato degradante durante los recientes enfrentamientos entre fuerzas en Ereván y Bakú.

En un discurso del 22 de septiembre en la tribuna de la ONU, el primer ministro armenio, Nikol Pashinian, acusó a Azerbaiyán de cometer “atrocidades indescriptibles”, casi una semana después de intensos combates entre las tropas de los dos países rivales.

“Hay pruebas de casos de tortura, mutilación de soldados capturados o ya muertos, ejecuciones extrajudiciales y malos tratos a prisioneros de guerra, así como tratos degradantes a los cuerpos”, dijo ante la Asamblea General de Naciones Unidas. Entre estos casos, citó en particular «el cuerpo de una mujer soldado [qui] había sido mutilado y grabado en video por soldados azerbaiyanos”. Presente en la sala, el ministro de Asuntos Exteriores de Azerbaiyán, Djeyhoun Baïramov, que hablará ante la Asamblea el fin de semana del 24 y 25 de septiembre, se mantuvo impasible ante estas acusaciones.

El líder armenio también acusó a Bakú de bombardear la infraestructura civil, obligando al desplazamiento de más de 7.600 personas, en violación de la «soberanía e integridad territorial de Armenia».

También el 22 de septiembre, la embajadora de Armenia en Francia lamentó que toda la atención de la comunidad internacional se “girara hacia Ucrania” y denunció una “agresión azerbaiyana” que amenaza según ella la existencia misma de su país. “Armenia atraviesa un momento crucial, su supervivencia está en juego”, dijo Hasmik Tolmadjian durante una rueda de prensa en París.

El 20 de septiembre, el presidente ruso, Vladimir Putin, pidió a Armenia y Azerbaiyán que mostraran «moderación» y respetaran el alto el fuego negociado bajo la égida de Moscú. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo que apoya “todos los esfuerzos destinados a encontrar una solución pacífica a las tensiones entre Azerbaiyán y Armenia”, informa la agencia turca Anadolu.

Más de 200 soldados armenios y cerca de 80 soldados azerbaiyanos murieron en los enfrentamientos que se desataron el 13 de septiembre en la frontera entre ambos países. Las relaciones entre Ereván y Bakú siguen envenenadas por su disputa sobre Nagorno-Karabaj, un territorio de población mayoritariamente armenia que se declaró independiente de Azerbaiyán en 1991 con el apoyo de Ereván, pero que hasta la fecha no está reconocido por ningún Estado miembro de la ONU. Después de una primera guerra que mató a más de 30.000 personas a principios de la década de 1990, Armenia y Azerbaiyán se enfrentaron nuevamente en el otoño de 2020 por el control de esta región montañosa. Más de 6.500 personas murieron en estos enfrentamientos.