Skip to content

Un hombre que empuñaba un machete mató a un sacristán e hirió a un sacerdote en ataques a dos iglesias en la ciudad española de Algeciras el miércoles antes de ser arrestado, en lo que las autoridades investigan como un posible acto de terrorismo.

El sospechoso fue arrestado y está bajo custodia de la policía nacional de España. El ministerio no lo identificó.

Los ataques comenzaron alrededor de las 7 de la noche cuando el hombre armado ingresó a la iglesia de San Isidro y agredió a un sacerdote, quien resultó gravemente herido.

El agresor se dirigió entonces a una segunda iglesia, la de Nuestra Señora de La Palma -a cinco minutos a pie- donde continuó su alboroto, agrediendo al sacristán. El sacristán, cuyo trabajo es cuidar la iglesia y su mantenimiento, huyó al exterior donde el agresor le propinó las heridas mortales en una plaza pública.

El Ayuntamiento de Algeciras identificó al sacristán como Diego Valencia y al cura herido como Antonio Rodríguez. El ayuntamiento dijo que Rodríguez había sido hospitalizado y se encontraba en condición estable.

Los medios locales informaron que al menos otras tres personas resultaron heridas.

La Audiencia Nacional de España dijo que un juez ha abierto una investigación sobre un posible acto de terrorismo.

La policía está investigando el incidente, dijo el Ministerio del Interior, para determinar la “naturaleza del ataque”. No ofreció más detalles sobre el posible motivo del atacante.

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Francisco García, escribió en Twitter: “He recibido con gran dolor la noticia del incidente de Algeciras”.

“Son momentos tristes de sufrimiento, nos une el dolor de los familiares de las víctimas y el de la diócesis de Cádiz”, añadió.

Algeciras está cerca del extremo sur de España, al otro lado de la bahía de Gibraltar. Alberga un importante puerto con conexiones de ferry al norte de África.

El ayuntamiento ha declarado día de luto; las banderas ondearán a media asta.

“Todos estamos atónitos por estos hechos, que nos han llenado de dolor”, dijo el alcalde José Landaluce. “Algeciras siempre ha sido una ciudad donde reina la concordia y la tolerancia, a pesar de incidentes como este que crean una imagen que no se corresponde con la realidad”.