Skip to content
Bolivia: Líder opositor tendrá atención médica en prisión

El Gobierno boliviano informó este martes que el estado de salud del líder opositor Luis Fernando Camacho, detenido en una cárcel de las afueras de La Paz, es «estable», pero su defensa expresó la preocupación de que necesite atención médica, mientras continúan las protestas en la provincia. de Santa Cruz en demanda de su liberación.

Camacho, de 43 años, el gobernador de Santa Cruz, la potencia agrícola de Bolivia y bastión de la oposición, ha estado en prisión preventiva desde el viernes por cargos de terrorismo.

Su familia y sus abogados defensores han afirmado que Camacho se ha desmayado por la inflamación de los vasos sanguíneos y han pedido que sea atendido en un hospital. Camacho dijo en una carta manuscrita durante el fin de semana que si falleciera por su enfermedad u otros factores, sería responsabilidad del presidente Luis Arce.

Sin embargo, el director nacional del Régimen Penitenciario, Juan Carlos Limpias, aseguró a la televisora ​​Red Uno que la enfermedad que padece Camacho «se puede tratar con todas las facilidades del centro penitenciario» y que su salud se encuentra estable.

Mientras tanto, continúan las protestas en Santa Cruz exigiendo su liberación. El lunes por la noche hubo enfrentamientos entre la policía y los manifestantes. Las imágenes de televisión mostraron que la policía usó gases lacrimógenos para despejar las vigilias y los grupos arrojaron petardos a los oficiales. Los tranques se reforzaron y mantienen aislada a la región mientras se registran marchas en ciudades como La Paz y Cochabamba.

“Estamos en la tarea de investigar, tampoco vamos a dejar pasar el vandalismo”, dijo el subcomandante de la Policía de Santa Cruz, Edson Claure, ante las denuncias por desmanes policiales.

Explicó que los seis días de conflicto han dejado 26 policías heridos, 44 vehículos de la Fiscalía quemados y sólo 15 detenidos la víspera. Los días previos fueron detenidas 23 personas por vandalismo, aseguró Claure, quien no mencionó que haya habido heridos. Sin embargo, los dirigentes de Santa Cruz estiman que hay cerca de un centenar de heridos.

Camacho surgió en la política del Comité Cívico de Santa Cruz durante la crisis política de 2019 que llevó a la renuncia del entonces presidente Evo Morales, líder del partido gobernante Movimiento al Socialismo (MAS), luego de que la Organización de Estados Americanos concluyera que las elecciones en que había ganado su cuarto mandato consecutivo había sido amañado.

Para el MAS fue un golpe de estado contra Morales.

La Fiscalía ha pedido prisión preventiva para Camacho por considerar que existe riesgo de fuga y obstrucción a la justicia mientras es investigado.

Carlos Alarcón, diputado de la fuerza opositora Comunidad Ciudadana, ha denunciado que el caso es un «invento» del Gobierno con el que pretende justificar la «persecución de los que piensan diferente».

Arce, el heredero político de Morales, no se ha pronunciado sobre el tema.

Gb1-SP