Skip to content
Cámara votará sobre desacato a Scavino y Navarro en investigación del 6 de enero

WASHINGTON (AP) — La Cámara de Representantes votará el miércoles si declara en desacato al Congreso a los exasesores de Trump Peter Navarro y Dan Scavino luego de negarse durante meses a cumplir con las citaciones del comité de la Cámara que investiga el ataque del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos.

Si se aprueba como se esperaba, las referencias penales se enviarán al Departamento de Justicia, que decidirá si se procesa.

Navarro, de 72 años, exasesor comercial de la Casa Blanca, fue citado a principios de febrero por promover afirmaciones falsas de fraude electoral en las elecciones de 2020 que, según el comité, contribuyeron al ataque.

Scavino, un asistente de comunicaciones, estuvo con Trump el día del ataque al Capitolio y puede tener «materiales relevantes para su videograbación y tuits» mensajes ese día, dijo el comité.

Si bien es posible que los esfuerzos de desacato no brinden ninguna información nueva para el comité (cualquier procesamiento podría prolongarse durante meses o años), son un esfuerzo del panel de nueve miembros para señalar que los testigos sufrirán consecuencias si no cooperan o al menos no comparecen. para interrogatorio El panel ya ha sido notablemente eficaz en la obtención de testimonios, con más de 800 testigos en los nueve meses desde que se creó.

Esta será la tercera vez que el panel envía cargos por desacato al pleno de la Cámara. Las dos primeras referencias, enviadas a fines del año pasado, fueron para el exjefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, y el exaliado de Trump, Steve Bannon.

Navarro citó el privilegio ejecutivo cuando se negó a testificar y dijo que el comité “debería negociar este asunto con el presidente Trump”. Agregó: “Si renunció al privilegio, estaré feliz de cumplir”.

Pero la administración de Biden ya renunció al privilegio ejecutivo de Navarro, Scavino y el exasesor de seguridad nacional Michael Flynn, diciendo que no estaba justificado ni era de interés nacional para ellos retener su testimonio.

El privilegio ejecutivo se desarrolló para proteger la capacidad de un presidente de obtener un consejo sincero de sus asesores sin temor a la divulgación pública inmediata, pero tiene límites. Tradicionalmente, los tribunales han dejado la cuestión de invocar el privilegio ejecutivo al actual ocupante de la Casa Blanca. La Corte Suprema rechazó a principios de este año una oferta de Trump para retener documentos del comité.

En su citación para Scavino el otoño pasado, el comité citó informes de que estaba con Trump el día antes del ataque, durante una discusión sobre cómo persuadir a los miembros del Congreso para que no certificaran la elección del presidente Joe Biden.

Un abogado de Scavino no respondió varios mensajes de la AP en busca de comentarios.

La remisión por desacato contra Bannon resultó en una acusación, con un juicio programado para comenzar en julio. El Departamento de Justicia ha tardado más en decidir si procesar a Meadows, para gran frustración del comité.

“Es la esperanza del comité que lo presenten ante un gran jurado”, dijo el representante Bennie Thompson, presidente del comité, a los periodistas el martes. “Obviamente, el caso Meadows aún está pendiente. Realmente no sabemos dónde está eso, aparte de que hemos hecho nuestro trabajo”.

Agregó: “El cortafuegos sube desde nuestro punto de vista, y el Departamento de Justicia usa sus sistemas para tomarlo desde allí”.

Los legisladores están entrevistando a docenas de personas por semana a medida que se acercan las audiencias públicas a fines de la primavera. Solo en la última semana, el comité entrevistó a la hija de Trump, Ivanka Trump, y a su esposo, Jared Kushner. Ambos eran asesores clave de la Casa Blanca que tenían acceso sustancial al expresidente.

Thompson sugirió que más testigos aún podrían ser declarados en desacato en las próximas semanas, incluso cuando el comité busca concluir la parte de investigación de su trabajo en los próximos dos meses.

“La pregunta aquí: ¿hay alguien que evidentemente ignoró la citación para el comité y luego determinaremos que es digno de seguir adelante, o hemos obtenido otra información que niega la necesidad de hacerlo”, dijo.

Una persona a la que el comité aún no se ha acercado para que testifique es el exvicepresidente Mike Pence. Y Thompson dijo que es posible que los legisladores no necesiten hablar directamente con él.

Asistentes cercanos a Pence ya testificaron ante el panel, incluido Marc Short, quien estuvo en el Capitolio el 6 de enero y acompañó a Pence cuando huyó de su puesto de presidente del Senado.

Trump presionó pública y privadamente a Pence para que rechazara la victoria electoral de Biden en 2020 como parte de su función ceremonial de supervisar el conteo electoral, pero Pence lo rechazó y señaló que no tenía tal poder para cambiar el resultado. Los alborotadores que asaltaron el Capitolio estaban indignados por la decisión de Pence y pidieron que lo ahorcaran mientras violaban el edificio.



wj en