Skip to content
Campaña de sensibilización sobre el uso adecuado de toallitas húmedas y otros residuos sólidos

El concejal responsable del Ciclo Integral del Agua de Torrevieja, Antonio Vidal, junto con la subdirectora de AGAMED, Gemma Cruz, y la responsable del área de Saneamiento de la empresa mixta, Dina González, han presentado la campaña de sensibilización denominada “El monstruo de las toallitas”, sobre la importancia de las prácticas correctas y el uso adecuado de las toallitas húmedas de baño y otros residuos sólidos como mascarillas, guantes, bastoncillos de algodón, colillas, etc. que pueden afectar al funcionamiento de las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) .

Cada año, toneladas de residuos acaban en las redes de alcantarillado y en las plantas de tratamiento. Parte de estos residuos que los ciudadanos tiran por el inodoro no son biodegradables y generan obstrucciones en estas instalaciones. Asimismo, a este problema se ha sumado en los últimos años la presencia masiva de mascarillas y guantes.

En el último año, la estación depuradora de aguas residuales de Torrevieja recogió un total de 256 toneladas de residuos, gran parte de los cuales corresponden a estos elementos.

Asociadas a estas obstrucciones, AGAMED atendió durante el último año unas 260 incidencias en la red de bombeo y en la red de saneamiento.

Ante esta situación, el Ayuntamiento de Torrevieja y AGAMED han decidido poner en marcha una campaña para concienciar a la población de la necesidad de hacer un buen uso de la red de saneamiento. Así, la campaña contempla la difusión, a través de los medios de comunicación y redes sociales, de información a la población sobre este tema, para que pueda llegar a todos los sectores.

En el caso de las toallitas, de uso infantil, desmaquillantes o para la higiene y el cuidado del cuerpo, los problemas que se generan son la presencia de ovillos de fibras textiles y plásticos, que junto a otros muchos residuos vertidos indebidamente por el inodoro, obstruyen el alcantarillas; generando lo que a nivel social ya se ha llamado “el monstruo de las cloacas”.

Porque, aunque muchos de estos envases indican que son productos biodegradables, en realidad no se desintegran fácilmente, ya que el tiempo que tardan en degradarse es considerablemente largo.

Las instalaciones más dañadas por este hecho, además de las redes por las que circula el agua de forma continua, son las estaciones de bombeo de aguas residuales, que requieren una limpieza constante, con la consiguiente molestia de olores y ruidos que esto provoca a los vecinos de la zona donde se encuentran. situado. También están dañadas las rejillas y tamices de desbaste de la estación de tratamiento, que colapsan y se rompen por la llegada de las acumulaciones de toallitas.

Tirar estos elementos supone un incremento de aproximadamente un 15% en el coste de mantenimiento de las redes e infraestructuras de alcantarillado y saneamiento, incluida la gestión de los residuos generados, lo que supone un coste adicional de unos 500.000 € anuales en el municipio de Torrevieja.

Además de estos elementos, la población tira por el inodoro otros productos que provocan graves problemas en los procesos de depuración y afectan al medio ambiente, como pinturas, aceites, detergentes, jabones, medicamentos o pesticidas, entre otros.



theleader En