Skip to content
Cómo algunos chefs indígenas observan el Día de Acción de Gracias, o no



CNN

El Día de Acción de Gracias es un momento complicado para Taelor Barton.

El chef Cherokee con sede en Tulsa, Oklahoma, se reúne con su familia para compartir una comida en la festividad, pero la historia de cómo Estados Unidos ha tratado a los nativos americanos pende en el aire. Si bien la narrativa convencional sobre el Día de Acción de Gracias ha sido de amistad y alianza entre los Wampanoag y los colonos de Plymouth, Barton ve la festividad como un recordatorio de todo lo que los pueblos indígenas soportaron con la llegada de los europeos.

Entre lo que se perdió: El conocimiento de los alimentos tradicionales y las formas en que se cultivaban, producían y preparaban.

Ahora que Barton tiene una plataforma como chef y entusiasta de la comida cultural, trata el Día de Acción de Gracias como una oportunidad no solo para llamar la atención sobre los ingredientes indígenas que aparecen en la tarifa navideña estándar, sino también sobre otros alimentos nativos de temporada que se han pasado por alto: en otras palabras, en lo que ella piensa durante todo el año.

“Quiero alentar a las personas a que se familiaricen con las cosas que crecen naturalmente a nuestro alrededor”, dijo a CNN Barton, quien también es gerente de restaurante y chef ejecutivo en The Vault en Tulsa.

A medida que rechazan el mito del Día de Acción de Gracias, Barton y otros chefs y culinarios nativos americanos se están involucrando con la festividad en sus propios términos, en lugar de revitalizar los ingredientes y las formas de alimentación autóctonas de América del Norte.

Al crecer Cherokee, Barton no pensaba mucho en la comida Cherokee. Era solo una parte de lo que ella era.

Aunque Barton había estado cocinando para su familia desde que era niña, no fue hasta que su abuela murió en 2016 que comenzó a profundizar su comprensión de los platos y las tradiciones de su cultura. Se dio cuenta de que si no empezaba a practicar lo que había aprendido, ese conocimiento podría perderse.

Eso incluía hacer kanuchi, una papilla de nueces de nogal tradicional de las tribus del sureste. Los árboles de nogal hoy en día se valoran principalmente por la madera que proporcionan, pero la gente Cherokee ha comido durante mucho tiempo las nueces de ciertas especies, que Barton describe como que tienen un «sabor a tierra, madera, arce, canela, tipo nuez».

“Esta es su patria”, dijo, refiriéndose a los árboles de nogal americano. “Así que básicamente estamos usando este recurso desde tiempos inmemoriales”.

Para hacer kanuchi, Barton emplea las mismas técnicas que una vez usó su abuela, usando un mortero hecho de un tocón de árbol y una maja de madera. Ahora lo prepara para comidas compartidas y reuniones íntimas, y desde entonces se ha dado a conocer en su comunidad por su conocimiento del plato, lo cual es notable dado que tales recetas no se pueden buscar fácilmente.

Al llevar adelante las tradiciones culinarias de sus antepasados, Barton es parte de un movimiento más amplio.

Es miembro de I-Collective, un grupo de chefs indígenas, activistas, herbolarios y guardianes del conocimiento dedicados a promover los ingredientes nativos y defender la soberanía alimentaria indígena. En los últimos años, otros Los miembros de I-Collective han organizado cenas emergentes de Acción de Gracias con el objetivo de revisar la comprensión estadounidense de la festividad y celebrar la resiliencia indígena y las tradiciones alimentarias. Lo que comenzó como unas pocas cenas íntimas en Nueva York se expandió a eventos en los EE. UU. que van más allá del Día de Acción de Gracias.

I-Collective se ha convertido en una red en expansión cuyos miembros reflejan la diversidad de los pueblos indígenas del continente. Están unidos por un compromiso compartido de elevar y restaurar los sistemas alimentarios nativos.

Esos principios informan gran parte del trabajo que hace Hillel Echo-Hawk.

Aunque Echo-Hawk es miembro de la Nación Pawnee de Oklahoma, creció en la zona rural de Alaska junto a una familia Athabaskan que, según ella, adoptó a su familia en su cultura. El acceso a la tienda de comestibles era limitado y aprendió a cazar y pescar, comiendo alces, ratas almizcleras, ardillas y salmón. Cuando se mudó, se dio cuenta de lo poco que sabía la gente sobre la comida nativa, que puede variar mucho de una región a otra, de una tribu a otra.

Cómo algunos chefs indígenas observan el Día de Acción de Gracias, o no

Echo-Hawk finalmente se convirtió en cocinera y comenzó la empresa de catering Birch Basket, que destaca los ingredientes anteriores a la colonización y busca contar historias de personas y tierras a través de cada plato. A ella no le importa particularmente el Día de Acción de Gracias como feriado, pero sí se siente muy interesada en educar a otros sobre la comida y las costumbres indígenas.

“Si bien creo que es una festividad muy tonta, si puedo mostrarle a la gente que sí, que todavía estamos vivos, que no somos solo maíz, calabaza y frijoles, entonces haré absolutamente todo lo que pueda para elevar mi cultura”, dijo. dijo.

Sean Sherman experimentó un típico Día de Acción de Gracias cuando creció en la reserva de Pine Ridge en Dakota del Sur: pavo, relleno, puré de papas.

El chef oglala lakota tiene cálidos recuerdos de esa época, pero a medida que envejecía, su perspectiva de la festividad cambió. Lo que había aprendido en la escuela era una narrativa falsa que glorificaba el colonialismo, dijo, y no algo que deba celebrarse.

Al mismo tiempo, Sherman trabajaba en restaurantes y aceptaba la falta de comida nativa en su propia vida. y en la sociedad más amplia. En 2014, fundó la empresa de catering y educación alimentaria The Sioux Chef para ayudar a abordar el problema.

Cómo algunos chefs indígenas observan el Día de Acción de Gracias, o no

Aún así, a Sherman le gusta cocinar para sus seres queridos y reunirse para una gran comida, por lo que no ha renunciado por completo al Día de Acción de Gracias. Simplemente alienta a las personas a identificar lo que crece a su alrededor e incorporarlo en su cocina: su propia cena de Acción de Gracias de este año probablemente incluirá conejo, calabaza y maíz.

“Creo que las personas siempre deben comprender la tierra en la que se encuentran, comprender a las comunidades indígenas que los rodean y las luchas por las que tuvieron que pasar y siguen pasando en muchos escenarios”, dijo Sherman, quien también está detrás del restaurante indígena Owamni. en Minneapolis.

Muchas de esas luchas van de la mano con la interrupción de los sistemas alimentarios.

Las políticas federales que sacaron a las tribus de sus tierras ancestrales también las separaron de formas centenarias de cazar, cultivar y cosechar. Y durante el siglo XIX, el ejército de los EE. UU. llevó a cabo una matanza masiva de bisontes en un esfuerzo por acabar con los pueblos indígenas de las Grandes Llanuras.

En virtud de algunos tratados que EE. UU. hizo con las naciones tribales, el gobierno federal acordó compensar a las tribus por la pérdida de sus fuentes de alimentos a través de raciones, que tendían a ser insalubres y cargadas de conservantes. Tales políticas contribuyeron a las tasas desproporcionadas de diabetes y obesidad en las comunidades nativas americanas, así como a las altas tasas de pobreza e inseguridad alimentaria que persisten en la actualidad.

Dana Thompson, quien junto con Sherman cofundó la organización sin fines de lucro North American Traditional Indigenous Food Systems, considera que la restauración de las formas tradicionales de alimentación es clave para abordar las crisis económicas y de salud en las comunidades nativas. La organización trabaja con comunidades tribales para reforzar el conocimiento tradicional y apoyar sus esfuerzos hacia la soberanía alimentaria.

Cómo algunos chefs indígenas observan el Día de Acción de Gracias, o no

“La soberanía significa que las comunidades de personas comprenden de dónde provienen sus alimentos, tienen control sobre el origen de sus alimentos y pueden definir sus propios sistemas alimentarios en lugar de simplemente comer lo que sea que les dé una parte dominante externa”, dijo Thompson, quien se identifica como descendiente directo de las tribus Wahpeton-Sisseton y Mdewakanton Dakota.

No es necesario mirar más allá de la mesa de Acción de Gracias para comprender cómo se han interrumpido los ecosistemas de América del Norte, señaló Barton. Los pavos alguna vez fueron un animal tradicionalmente cazado por los Cherokee, pero la ganadería ha hecho que las aves sean abundantes de una manera que ahora se siente extraña.

Cuando puede, Barton se esfuerza por obtener ingredientes localmente, ya sea a través de mercados de agricultores, productores tribales, obsequios o recolección de alimentos. En última instancia, dijo, el movimiento de soberanía alimentaria busca transformar las relaciones modernas con la tierra y permitir que las tribus vuelvan a controlar su propia producción y distribución de alimentos.

“El poder de alimentar a nuestra gente equivale a nuestra capacidad de gobernarnos a nosotros mismos”, agregó.

Barton se complace en destacar las cocinas nativas y las tradiciones gastronómicas durante el Día de Acción de Gracias. Pero aunque trabaja en la industria de restaurantes, desconfía de preparar ciertos alimentos nativos para clientes que tal vez no entiendan su importancia; no está interesada en brindar una «experiencia nativa» con fines de lucro.

Cómo algunos chefs indígenas observan el Día de Acción de Gracias, o no

Algunos platos Cherokee son sagrados y personales para Barton y, por ahora, los mantiene cerca.

Sin embargo, pasará el Día de Acción de Gracias en la casa de su abuelo en el este de Oklahoma. Allí recogerá nueces negras de los árboles que su bisabuelo plantó hace un siglo; esas nueces se pueden comer tal cual, hornearlas en un pastel o usarlas como relleno para calabazas rellenas. También preparará su plato insignia: Kanuchi.

Y continuará instando a las personas a conectarse con la generosidad que les rodea, no solo en el Día de Acción de Gracias, sino durante todo el año.

“Hay mucho más que aprender”, dijo. “Este es un buen momento para aprenderlo, pero también deberíamos pensar en ello durante todas nuestras temporadas”.