Cómo limpiar de forma segura y efectiva las pantallas y teclados de tus aparatos electrónicos

El teléfono móvil, la tablet, el ordenador portátil o de sobremesa, la televisión… Nuestro día a día está marcado por el uso de diversos dispositivos tecnológicos que por su uso diario acaban necesitando una buena limpieza de sus pantallas y teclados. Hacerlo correctamente evitará daños en ellos y mejorará su calidad eliminando la suciedad.

Además, hacerlo también será un plus para nuestra salud e higiene. Entre otras investigaciones, una revisión de 56 estudios sobre microbios encontrados en teléfonos móviles realizada por la Universidad Bond de Australia concluyó que, en promedio, el 68% de los teléfonos móviles están contaminados por hongos y/o bacterias.

Ya sea por higiene, para alargar la vida útil de nuestro dispositivo electrónico, por su estética o por todos estos motivos al mismo tiempo, es buena idea realizar de vez en cuando estos sencillos trucos para mantener limpios tus pantallas y teclados.

Cómo limpiar la pantalla de mi móvil, tablet o televisión

Lo cierto es que los trucos para limpiar la pantalla son bastante similares en los distintos dispositivos tecnológicos, ya que en todos reina una premisa fundamental: no dañarla en el intento.

Para esto se venden equipos productos de limpieza específicos o toallitas para pantallas, aunque lo cierto es que no son estrictamente necesarios, ya que es probable que en casa o en el supermercado (y por precios más económicos) encuentres los materiales adecuados para hacerlo.

Sea cual sea el dispositivo que queramos limpiar, lo ideal es apagarlo, desconectarlo de cualquier fuente externa y dejarlo enfriar.

Para continuar, debemos hacernos con paños de microfibra o en su defecto gamuzas. Puede parecer que el papel de cocina, el papel higiénico, un paño o cualquier otro paño es una buena herramienta, pero son tejidos muy duros que pueden rayar o dañar las pantallas y soltar pelusas que se quedan incrustadas en algún lugar del dispositivo.

Una vez conseguido, pasaremos el paño de microfibra seco por la pantalla para eliminar posibles restos de polvo, siempre de forma superficial, sin aplicar mucha presión sobre ella, ya que es posible que la dañemos si lo hacemos con fuerza.

Si vemos que la pantalla no está demasiado sucia o solo queremos hacer una limpieza un tanto superficial, el siguiente paso será humedecer el paño de microfibra con agua: nunca debe gotear, sólo sentir un poco húmedo. Seguiremos frotando suavemente la pantalla para luego secarla con otro paño de microfibra completamente seco.

En los casos en los que esta limpieza no sea suficiente utilizaremos alcohol isopropílico del 90% o más. Para utilizarlo lo ideal es hacer una mezcla que sirva para limpiar cualquier tipo de pantalla: dicho alcohol y agua destilada a partes iguales en un pulverizador. En su defecto se puede utilizar una mezcla de agua con una pequeña cantidad de jabón neutro.

Una vez hecha la mezcla, la pulverizaremos sobre el paño de microfibra, nunca directamente sobre la pantalla, ya que esto podría provocar daños por filtraciones de líquido en el dispositivo. Una vez hecho esto, lo limpiaremos suavemente, sin ejercer demasiada presión y luego secaremos la pantalla con un paño seco o gamuza.

Debemos utilizar este tipo de alcohol porque es el más beneficioso para el dispositivo tecnológico en cuestión: no daña la pantalla, se evapora rápidamente si se mete en algunas ranuras y es eficaz para eliminar la suciedad y la grasa.

De hecho, uno de los errores más comunes es utilizar cualquier producto de limpieza para limpiar las pantallas. Es importante no utilizar alcohol sanitario u otros productos químicos como amoniaco, lejía o limpiacristales, ya que son demasiado abrasivos y pueden provocar daños en los materiales que componen el dispositivo.

Para completar la limpieza, puedes aprovechar y revisar las partes plásticas de tu dispositivo electrónico, como el soporte o la parte trasera del televisor o del ordenador de sobremesa.

¿Cómo debo limpiar mi teclado?

En primer lugar debemos desconectar el teclado del ordenador en los casos en que sea posible. Una vez hecho esto, le damos la vuelta al teclado para agitarlo y dejar caer todo el polvo y suciedad acumulados. En los casos en los que esto no sea posible, como en los ordenadores portátiles, debemos pasar un paño para eliminar la suciedad más superficial.

Posteriormente, con ayuda de un bote de aire comprimido soplaremos en los espacios entre las teclas para eliminar el polvo y otras suciedades. También nos será beneficioso hacernos con un cepillo de dientes sin usar para ‘barrer’ el teclado y eliminar la suciedad que pueda quedar más incrustada.

Aprovecharemos la mezcla de alcohol isopropílico y agua destilada que hemos utilizado para limpiar la pantalla y rociaremos un poco de ella sobre un paño de microfibra o ante para quitar los restos de grasa que queden en las teclas.

También podemos humedecer ligeramente con él unos hisopos (preferiblemente puntiagudos) para recorrer el camino entre las teclas, donde se acumula mucha suciedad.

En ocasiones, cuando la suciedad es extrema, podemos optar por retirar las llaves para limpiarlas en profundidad. Para ello necesitaremos un cuchillo afilado o extractores de llaves específicos para esta tarea, no sin antes tomar una fotografía para recordar por dónde va cada una.

Una vez retiradas, debes ponerlas a lavar en un recipiente con agua y pastillas limpiadoras para dentaduras postizas como opción más eficaz para eliminar aceites, limpiarlas y esterilizarlas, o en su defecto, una mezcla de agua con un poco de jabón lavavajillas.

Tras estar en remojo unas seis horas, debemos ponerlas a secar sobre un paño o papel de cocina. Mientras tanto, aprovecharemos para eliminar la suciedad del teclado interior ‘soplando’ con la lata de aire comprimido, ‘barriendo’ con el cepillo de dientes y pasando hisopos secos por las estructuras donde se colocan las teclas.

Una buena opción para evitar que nuestro teclado se ensucie excesivamente es utilizar fundas para teclado, taparlo cuando no esté en uso, lavarse las manos antes de usarlo y evitar comer o beber durante su uso.

Next Post

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.