Skip to content
De Bruyne entrega al Manchester City contra el Atlético de Madrid

Ante su afición, el Manchester City de Pep Guardiola encontró este martes la llave de la segura del Atlético de Madrid en la ida de los cuartos de final de la Champions gracias a Kevin De Bruyne a 20 minutos del final (1-0). Para aspirar a llegar a los cuartos de final, los madrileños colchoneros deberán revertir la tónica en el partido de vuelta en casa. En el otro partido de la tarde, el Liverpool venció al Benfica (3-1).

El fútbol de ataque de Pep Guardiola versus el casi aburrido pero eficaz fútbol defensivo de Diego Simeone: la ida de los cuartos de final de la Champions entre el Manchester City y el Atlético de Madrid se presentaba, antes del saque inicial, como una oposición entre dos estilos radicalmente distintos. Esta impresión era correcta. Sobre el césped de Manchester, los visitantes desplegaron, durante buena parte del encuentro, su arte de juego candado tan difícil de desestabilizar.

El espectáculo sufrió durante los primeros 45 minutos. Con Kevin De Bruyne, Riyad Mahrez, Raheem Sterling o incluso Bernardo Silva, el Manchester City acaparó el balón, como es habitual, sin conseguir desequilibrar a un Atlético compacto y replegado en sus últimos 30 metros. Los datos de los colchoneros hablan por sí solos: 30% de posesión de balón, ningún tiro, ninguna ocasión, ningún córner obtenido, sólo un fuera de juego, sólo 147 pases (contra más de 400 del City)…

Tras este primer acto tácticamente interesante pero decepcionante, los dos equipos volvieron al campo para la segunda parte con mejores intenciones por parte del conjunto madrileño. Y ahí, el espectáculo atrajo más a espectadores y televidentes.

Entrada decisiva para Foden

El Atlético se permitió algunos vuelos al contragolpe con Marcos Llorente (46º) y Antoine Griezmann (48º), sin mucho peligro. No lo suficiente en ningún caso para frustrar al Manchester City, que sigue dominando. Jan Oblak trabajó para sacar una falta directa de Kevin De Bruyne (55º) en dos tiempos. El momento clave de este segundo tiempo llegó en el minuto 68, cuando Guardiola realizó un triple cambio en su once: bajaron Raheem Sterling, Ilkay Gundogan y Riyad Mahrez, sustituidos respectivamente por Gabriel Jesus, Jack Grealish y Phil Foden.

Este último solo necesitó unos instantes para demostrarle a su entrenador que no se equivocaba al confiar en él. Con un pequeño pase perfectamente medido, el joven Foden lanzó a Kevin De Bruyne a la parte trasera de la defensa de Matelassiers. Y el belga, con un potente disparo, engañó finalmente al gigante Oblak y marcó, a la vez, su primer gol de la temporada en Champions (70º).

Arrastrado por su delantero y decisivo pasador, superior técnicamente a sus rivales, el Manchester City mantuvo el control de estos cuartos de final pese a los intentos de rebelión del Atlético. Al llegar, los Skyblues ganaron por la menor de las puntuaciones, lógicamente. Un resultado que habrá que confirmar en el partido de vuelta, el 13 de abril en el Wanda-Metropolitano.

Más información a seguir