De Ciudadano Cebrián a la ‘bulosfera’ ultra

Nunca antes se explica que se llamara Ciudadano Cebrián, recordando el Ciudadano Kane de Orson Welles. Su soberbia y su poder fueron inmensos en los tiempos de esplendor de El país, el periódico que nació con él y el empresario Jesús de Polanco, convirtiéndose en el más prestigioso e influyente de España. Parece haber dejado caer y derramar su Rosebud al unirse a los colaboradores de El objetivo, un periódico que crea bulos en el ámbito de la extrema derecha. Con pocas ventas y mucho ruido, es cierto. Y no es sólo la deriva de una más de las viejas glorias imprescindibles de la Transición, las andanzas de Juan Luis Cebrián explican la España de ayer, tanto como la de hoy.

Gran parte de los periodistas queríamos escribir en ese periódico internacional, donde colaboraban los mejores –desde Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, José Luis Sampedro a Claudio Sánchez Albornoz–, capaces de salir con una portada como Golpe de Estado: El país con la Constitución con las hordas de Tejero empujadas hacia el Congreso a punta de pistola. Con las primeras mujeres en las columnas de opinión, como Maruja Torres o Rosa Montero.

Next Post

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.