Skip to content
El Consejo de las Naciones Unidas investigará la sangrienta represión de Irán contra las protestas pacíficas

BERLÍN (AP) — El Consejo de Derechos Humanos de la ONU votó el jueves para condenar la sangrienta represión de las protestas pacíficas en Irán y crear una misión investigadora independiente para investigar los presuntos abusos, en particular los cometidos contra mujeres y niños.

Una resolución presentada por Alemania e Islandia fue respaldada por 25 naciones, incluidos los Estados Unidos y muchas naciones europeas, latinoamericanas, asiáticas y africanas. Seis países se opusieron a la medida: China, Pakistán, Cuba, Eritrea, Venezuela y Armenia, mientras que 16 se abstuvieron.

El principal funcionario de derechos humanos de las Naciones Unidas había apelado anteriormente al gobierno de Irán para que detuviera la represión contra los manifestantes, pero el enviado de Teherán en un Consejo de Derechos Humanos especial sobre el «deterioro» de la situación de los derechos en el país se mostró desafiante e inflexible, criticando la iniciativa como «motivada políticamente». .”

Las protestas fueron provocadas por la muerte, hace más de dos meses, de Mahsa Amini, de 22 años, mientras estaba bajo la custodia de la policía moral por violar un código de vestimenta islámico estrictamente aplicado.

La sesión del jueves en Ginebra es el último esfuerzo internacional para presionar a Irán por su represión, que ya ha provocado sanciones internacionales y otras medidas.

La ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, quien estuvo presente, dijo que la situación presentaba “una prueba de nuestro coraje”.

“Las Naciones Unidas se fundaron para proteger la soberanía de todos los estados, pero un régimen que usa este poder para violar los derechos de su propio pueblo está violando los valores de nuestras Naciones Unidas”, dijo.

“En muchas ocasiones, hemos pedido a Irán que respete estos derechos para detener la represión violenta de los manifestantes, el derramamiento de sangre, los asesinatos arbitrarios, los arrestos masivos, las penas de muerte”, dijo Baerbock. “La única respuesta que recibimos fue más violencia, más muerte”.

Khadijeh Karimi, vicepresidenta adjunta de Asuntos de la Mujer y la Familia de Irán, criticó el esfuerzo occidental como parte de una “acción políticamente motivada de Alemania para distorsionar la situación de los derechos humanos en Irán”.

“La República Islámica de Irán lamenta profundamente que el Consejo de Derechos Humanos sea abusado una vez más por algunos estados arrogantes para antagonizar a un estado miembro soberano de la ONU que está totalmente comprometido con su obligación de promover y proteger los derechos humanos”, dijo Karimi.

Premió los esfuerzos de su gobierno para fomentar el papel de la mujer en el lugar de trabajo y la educación superior y acusó a los países occidentales de hacer la vista gorda ante los abusos de derechos en lugares como Yemen, áreas palestinas o contra los pueblos indígenas en Canadá, lo que el gobierno canadiense ha reconocido. .

Karimi reconoció el “desafortunado fallecimiento” de Amini y dijo que después se tomaron “las medidas necesarias”, incluida la creación de una comisión de investigación parlamentaria. Acusó a los países occidentales de avivar los disturbios y la violencia al intervenir en los asuntos internos de Irán.

El jefe de derechos humanos de la ONU, Volker Türk, expresó su preocupación de que el gobierno de Irán no haya estado escuchando a la comunidad mundial.

“La gente de Irán, de todos los ámbitos de la vida, de todas las etnias, de todas las edades, exige un cambio. Estas protestas tienen sus raíces en la negación de libertades de larga data, en las desigualdades legales y estructurales, en la falta de acceso a la información y los apagones de Internet”, dijo.

“Hago un llamado a las autoridades para que dejen de usar la violencia y el acoso contra los manifestantes pacíficos y liberen a todos los arrestados por protestar pacíficamente y, de manera crucial, que impongan una moratoria a la pena de muerte”, agregó.

La propuesta de Alemania e Islandia tenía como objetivo aumentar el escrutinio que durante años ha sido llevado a cabo por el «relator especial» del consejo de 47 estados miembros sobre Irán, cuyos esfuerzos han sido rechazados por los líderes de la República Islámica. Los diplomáticos occidentales dicen que Teherán ha liderado un esfuerzo silencioso en Ginebra y más allá para tratar de evitar un mayor escrutinio a través de la nueva resolución del consejo que se está considerando el jueves.

El consejo ahora establecerá una “misión de investigación” para investigar las violaciones de derechos “especialmente con respecto a mujeres y niños” vinculadas a las protestas que estallaron el 16 de septiembre. También exige que Teherán coopere con el relator especial, como al permitir el acceso a zonas dentro del territorio iraní, incluidos los lugares de detención.

Se espera que el equipo informe al consejo a mediados de 2023.

Amini sigue siendo un símbolo potente en las protestas que han planteado uno de los desafíos más serios para la República Islámica desde que las protestas del Movimiento Verde de 2009 atrajeron a millones a las calles.

Al menos 426 personas han muerto y más de 17.400 han sido arrestadas, según Human Rights Activists in Iran, un grupo que monitorea los disturbios.

Activistas dijeron que las fuerzas de seguridad iraníes usaron fuertes disparos el lunes contra los manifestantes en una ciudad kurda occidental, matando al menos a cinco durante una protesta antigubernamental en el funeral de dos personas asesinadas el día anterior.



huffpost En