Skip to content
El Espanyol impugna el derbi por alineación indebida de Lewandowski

Robert Lewandowski, rodeado de futbolistas del Espanyol. / EP

Jornada 15

El delantero polaco, al que se le impuso tres partidos de sanción tras su expulsión ante Osasuna, pudo jugar después de que el Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo número 2 de Madrid le concediese la cautelar

Más leña para la polémica que desató el derbi catalán que enfrentó el pasado sábado al Barça con el Espanyol en el Camp Nou. El club perico ha presentado un escrito ante la Federación Española de Fútbol (FEF) para impugnar el choque correspondiente a la decimoquinta jornada de Liga, que se resolvió con empate a uno. El motivo que esgrime el Espanyol es la posible alineación indebida de Robert Lewandowski.

Al delantero polaco del Barça se le impuso tres partidos de sanción tras ser expulsado frente a Osasuna: uno en virtud de la doble amarilla que vio en aquel encuentro de la decimocuarta jornada y dos por el gesto que hizo cuando abandonaba el terreno de juego llevándose un dedo a la nariz y que fue entendido como una forma de despreciar al árbitro.

Pero en vísperas del enfrentamiento con el Espanyol, el primero para el Barça tras el parón motivado por el Mundial de Qatar, el Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo número 2 de Madrid atendió las demandas del club azulgrana y concedió una cautelar a la sanción impuesta por el TAD, lo que logró al punta saltar el pasado sábado al césped del Camp Nou.

Ahora el Espanyol, que montó en cólera tras saber que Lewandowski podría disputar aquel partido, razón que «antes del inicio del encuentro el club avisó de buena fe tanto al árbitro del partido, Sr. Mateu Lahoz, como a la propia RFEF acerca de la presencia en el once rival del futbolista Robert Lewandowski, que debía cumplir la sanción tras su expulsión por doble amarilla en la anterior jornada del campeonato nacional».

El Espanyol considera que el recurso del Barça a la justicia ordinaria para enmendar una sanción de índole deportiva pone en riesgo la integridad física de la competición, por lo que ha llevado sus quejas hasta la FEF impugnando el partido. «El RCD Espanyol, como anunció en la víspera del encuentro, usará todos los recursos a su alcance para defender sus intereses y el de nuestros aficionados, consciente de que esta flagrante injusticia pone en riesgo la esencia de nuestra competición y que dicha injusticia se sustenta en una resolución apresurada y con carencias jurídicas evidentes», señala el club de Cornellà en un comunicado.