El ministro Puente no vino aquí para hacer amigos

En la tipología amplia de ministros que han pasado por gobiernos democráticos, nos faltaba un perfil como el de mostradoco y neanderthal Óscar Puente. Recordamos a ministros despistados, ministros protagonistas de chistes populares y leyendas urbanas, ministros de verso libre y hasta ministros delincuentes. Además, era tradición que en cada gobierno hubiera un ministro pararrayos, el que recibía todos los golpes de la oposición y la prensa, muy útil para que el presidente recibiera algunos menos. A lo que no estamos acostumbrados es a un ministro repartiendo hostias como pan en lugar de dar la cara para recibirlas. Hasta que llegó Óscar Puente, que brilla como un urinario.

Hay que remontarse a los tiempos del vicepresidente Álvarez-Cascos, también llamado “el Doberman”, que marcó una época por su dureza verbal contra el PSOE. Incluso me viene a la mente aquel matón portavoz del Gobierno Aznar que manipulaba y embriagaba sin disimulo en las ruedas de prensa del Consejo de Ministros, mientras amenazaba en secreto a los periodistas. Creo que se llamaba Miguel Ángel Rodríguez (MAR), no sé qué le pasó.

Next Post

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.