Skip to content
El novato de los Knicks, Quentin Grimes, tampoco puede dejar de desplazarse

Quentin Grimes estaba apoyado en la isla de su cocina, comiendo chips de tortilla y desplazándose por TikTok. Era octubre de 2020 y estaba a un par de meses de comenzar su temporada junior de baloncesto masculino en la Universidad de Houston. En su feed de TikTok, encontró video tras video de personas imitando delfines y chocando sus cuerpos contra amigos y extraños. Grimes no podía dejar de reírse, así que decidió meterse de lleno en la tendencia.

Descargó la pista de audio de la aplicación, inclinó su iPhone contra un horno tostador y pulsó grabar. Mientras todavía estaba masticando una papa frita, extendió las manos frente a él, arqueó la espalda y saltó en sincronía con el sonido de un arma disparando. Cuando sonaron dos tomas más de la canción, saltó hacia adelante dos veces más, riéndose mientras caía fuera del marco de la cámara. Todo el video duró seis segundos.

No pensó en nada más hasta que se metió en la cama esa noche y abrió la aplicación de nuevo. En pocas horas, el video se había reproducido más de 100.000 veces. Al día siguiente, el número superaba el medio millón y Grimes había ganado 20.000 seguidores. Era solo el noveno video que publicaba en su cuenta, pero lo convenció de que la aplicación era donde podía compartir su lado divertido que los fanáticos del baloncesto rara vez podían ver en la cancha.

“Como atleta, quieres ser conocido por algo además de tu deporte”, dijo Grimes, de 21 años, mientras deslizaba su iPhone 13 durante una entrevista en su apartamento en White Plains, Nueva York. baloncesto, baloncesto, baloncesto. No quieres que eso sea toda tu vida. Creo que los fanáticos quieren verte como una persona real”.

Los Knicks adquirieron a Grimes en un acuerdo de la noche del draft en 2021, aproximadamente nueve meses después de que su video de delfines presentara a una audiencia de TikTok en constante expansión su personalidad juguetona y poco convencional. Ese carisma, así como su inclinación por lo irreverente, lo han ayudado a acumular más de 100 000 seguidores en la aplicación de redes sociales cada vez más influyente, un conteo que solo está detrás de Josh Giddey (515 000) y Jalen Green (326 000) entre la clase del draft de la NBA de 2021. . Como liga, la NBA se ha apresurado a adoptar TikTok, y su cuenta oficial tiene casi el doble de seguidores que la liga deportiva más popular del país, la NFL. A medida que avanza la carrera de Grimes en un mercado importante como Nueva York, estará listo para beneficiarse de su creciente seguimiento. Pero por ahora, está más interesado en las LOL.

“Reservo las volcadas para la gente que viene al Garden”, dijo. “En TikTok, solo trato de hacer sonreír a la gente”.

Grimes tomó un camino tortuoso para jugar para los Knicks. Nativo de Texas, fue un recluta de 5 estrellas por consenso en la Clase de 2018 y se unió a Kansas como un presunto jugador único. Pero después de un decepcionante primer año, se transfirió a Houston para estar más cerca de casa. Como estudiante de segundo año, ayudó a Houston a ganar su segundo campeonato de conferencia consecutivo y subir al Top 25 de The Associated Press con un récord de 23-8. Doce días después de que la NCAA anunciara que cancelaría el torneo de baloncesto masculino de 2020 debido a la pandemia de coronavirus, Grimes abrió su cuenta de TikTok. Su primera publicación fue subtitulada: “¡Boreddddddd!”

Como junior, Grimes guió a Houston a su primera Final Four desde los equipos Phi Slama Jama de principios de la década de 1980. Ese abril, se declaró para el draft, pero fue proyectado como una selección de segunda ronda hasta que un actuación destacada en el combinado de tiro. En julio, Los Angeles Clippers lo seleccionaron con la selección número 25 en nombre de los Knicks, quienes habían recibido el puesto en el draft en un canje. Esa noche, publicó un TikTok con la leyenda: “¡NUEVA YORK, QUÉ ESTÁ BIEN!”. Recibió casi 500.000 visitas y casi 1.500 comentarios.

Cuando Ben Perkins, el exentrenador de AAU y entrenador de Grimes desde hace mucho tiempo, vio el video circulando en las redes sociales, le hizo pasar un mal rato a Grimes. “En el baloncesto, rara vez lo felicito. Me gusta empujarlo y pincharlo”, dijo Perkins. “Lo primero que dije cuando vi el video fue: ‘¡Vamos, hombre! ¿Quién querría mirarte tanto? Pero es muy divertido. Es como su alter ego. Si solo lo conoces como un asesino en la cancha, esta es una oportunidad para ver su lado tonto”.

La mayoría de las publicaciones de Grimes lo involucran bailando, generalmente en una habitación de hotel o en un baño. Aunque solo publica unas pocas veces al mes, dijo que pasa hasta tres horas al día en la aplicación y envía y recibe cientos de memes cada día. Si ve una tendencia suficientes veces, la intenta. Si le lleva más de unas pocas tomas, lo abandona. En Houston, incluía regularmente a sus compañeros de equipo en sus TikToks, pero como novato de la NBA esta temporada, pensó que sería mejor dejar de pedir cameos a sus compañeros veteranos.

Al principio de la temporada, los fanáticos de los Knicks lo vieron más en las redes sociales que en la cancha: no apareció en 12 de los primeros 16 juegos del equipo. Pero entre esos juegos, impresionó a los entrenadores de los Knicks con su esfuerzo en las prácticas, su compromiso de estudiar sus asignaciones defensivas y la energía que mostró incluso en los minutos de tiempo de basura. Grimes tuvo su primera apertura en diciembre, cuando el equipo no contó con RJ Barrett, Obi Toppin y Alec Burks. Él fijó un récord de novatos de la franquicia con siete triples. La camiseta de ese juego cuelga de una silla en su cocina, esperando ser enmarcada.

“Mi actitud era: ‘Si solo salgo a la cancha en el último minuto, entonces mi objetivo es jugar al 110 por ciento en ese minuto’”, dijo Grimes. “En un minuto, aún puede obtener una gran parada o un gran cubo. Los entrenadores toman nota de todo eso. Incluso si entras durante ocho segundos en defensa, la forma en que juegas es importante. Ese fue mi papel temprano. Decían: ‘Ve a proteger a Jimmy Butler’, y yo decía: ‘Está bien, haré eso'».

Desde Navidad hasta el receso del Juego de Estrellas, promedió más de 23 minutos por juego y logró cinco aperturas más. Su dureza impresionó incluso a su entrenador en jefe notoriamente brusco. “Amo a Grimes. Amo a Grimes”, dijo el entrenador de los Knicks, Tom Thibodeau, a los periodistas después de una práctica en enero. “Es un competidor feroz, puede lanzar el balón, puede defender múltiples posiciones y solo va a mejorar”.

En febrero, Grimes se dislocó parcialmente la rótula derecha cuando intentaba sortear una pantalla en el primer cuarto de un partido contra Miami. No se atrevió a mirar la rótula, a la deriva en el costado de su pierna, pensar en eso incluso un mes después le provocó un escalofrío, pero exhaló un gran suspiro de alivio cuando supo que la lesión no lo haría. alterar su carrera. La única decepción duradera fue que le costó la oportunidad de jugar en la misma arena el mismo día que su medio hermano, Tyler Myers, un defensa veterano de los Vancouver Canucks. Regresó a la cancha menos de un mes después, pero lo tomó con calma ya que la temporada de los Knicks termina sin un lugar en los playoffs.

También redujo la velocidad de sus publicaciones durante su recuperación. Pero eso no significa que pase menos tiempo en las redes sociales. Todas las noches, después de ducharse y apagar todas las luces de su apartamento, se pone el teléfono en la mano y la cabeza en la almohada. “Solo soy yo y el brillo de la pantalla, desplazándome y desplazándome”, dijo. “Te enganchas” —chasquea los dedos— “como que! Y luego tienes que obligarte a ir a dormir aunque no estés cansado”.

Con su temporada de novato casi detrás de él, Grimes tiene grandes planes para su futuro en Nueva York, en la cancha y en línea. Dijo que quiere hacer más videos la próxima temporada con Barrett y Cam Reddish, a quienes conoce desde que eran estudiantes de segundo año en la escuela secundaria. Y, por supuesto, espera que, como un grupo saludable, puedan ayudar a los Knicks a regresar a la postemporada. “El próximo año”, dijo, “la gente realmente verá lo que podemos hacer”.