«El orgullo gay no es orgullo versus humildad, es orgullo versus humillación»

Bob Pop, el escritor y guionista, ha convertido su diario más personal en un monólogo teatral para los asistentes al Festival de Ideas y Cultura, Días simétricosen la que reflexiona sobre el tiempo que le ha tocado vivir desde que le diagnosticaron esclerosis múltiple. De hecho, en la construcción de esta pieza ha contado con la colaboración de su marido desde hace 21 años, Mauricio Rey, por lo que el monólogo ha transitado por momentos los caminos del diálogo, incluso los más íntimos, solemnes y, aunque siempre con dignidad, dramáticos.

Sin embargo, Bob Pop no quiso renegar del humor que le caracteriza y que combina para narrar en el libro las reflexiones, a veces tan contundentes, sobre la enfermedad que está viviendo. Tampoco quiso olvidar que estamos en la semana de conmemoración del Orgullo LGTBI, por lo que pidió a su marido que la ayudara -dado su alto grado de discapacidad- abriendo el ejemplar de Días simétricos para leer un fragmento: “Yo el 29 de junio de 2007, hace 17 años, en el diario 20 Minutos”.

“Yo el 29 de junio de 2007, en el periódico 20 Minutes, Día del Orgullo Gay”, repitió Bob Pop. “No es orgullo versus humildad, es orgullo versus humillación”, afirmó para luego espetar: “Y sí, claro que es necesario, claro que tiene sentido”. Luego explicó el motivo de su afirmación: una serie de comentarios humillantes e insultantes que, afirmó, aparecieron al final de una noticia de 20 Minutos aparecida el 29 de junio de 2007 y titulada: Madrid, Capital Gay Europea.

“Dios mío, los maricones: además están orgullosos de serlo”. “Tienes un cable mal conectado, eso sí, en contra de las leyes de la naturaleza”. «Ustedes, maricones, que trajeron el SIDA». “Día del Orgullo LGTBI: te refieres al Día de la Vergüenza LGTBI” “Los maricones y tortilleras son un asco”. “Quieres ser diferente cuando te conviene y cuando no; que te traten como al resto de la gente. A ver si te quedas. Para mí no sois más que un montón de mierda, sois como putas regaderas, cerdos y holgazanes”. “Vayan a maricar a su gente, degenerados”. Estos son algunos de los comentarios leídos por el autor y que aparecieron tras la mencionada noticia.

El humor como herramienta de combate

Bob Pop luego hizo una reflexión sobre el humor en la que dejó claro que aunque lo practique, esta no puede ser la única alternativa para combatir lo que no nos gusta: “Cuento las cosas con humor desde una silla de ruedas y muchas veces me pregunto qué diablos con el humor lo estamos haciendo, sobre todo los que hacen el papel de cómicos y teóricos del cómic, que últimamente están reduciendo el humor al único espacio de libertad, convirtiendo el humor en la única bandera de la transgresión y del poder contar las cosas tal como son”.

Ha afirmado que esto le parece “un fracaso de la sociedad, porque eso significa estar haciendo cabaret en la República de Weimar antes de que llegaran los nazis”. “El humor no puede servir para desactivar, tiene que servir para detonar, para mostrar las cosas desde otra perspectiva”, afirmó.

“Y el humor también hay que entenderlo desde el privilegio”, advirtió. “Puedo burlarme de mí mismo porque tengo el privilegio de una buena vida, de gente que me cuida, de un buen caché laboral, que me permite tener buenas condiciones, un piso adaptado, una cuidadora, un fisioterapeuta y un piscina”, ha observado.

«Pero cuando voy a lugares y la gente me dice que soy un ejemplo por mi actitud y mi humor, me parece una porquería, porque realmente sería igual de ejemplar si estuviera en casa muriendo de asco, de rabia y de rabia». lanzando bombas molotov desde el balcón», explicó, en referencia a su enfermedad, la esclerosis múltiple.

Y agregó: “Puedo permitirme el humor porque no me duele tanto, porque el enojo no es tan fuerte; y también asumo que quienes me ven y quienes me escuchan también pueden permitirse el humor porque tienes momentos de paz”.

Una agonía en tiempo real

En un momento del monólogo, Bop Pop volvió a pedirle a su marido, al que llama cariñosamente “maridito”, que abriera el libro para leer un nuevo fragmento. “El 30 de junio de 2022, escribí en mi diario: ‘Fiebre por Covid, fatiga. Emergencia. Tratamiento de choque de cinco días. Lloro. No puedo moverme’”, leyó la autora.

“Te voy a decir la verdad ahora”, agregó Bop Pop: “Ese 30 de junio que escribo en Días simétricos Era el último día, las cosas no salieron tan bien como esperábamos y acabé en coma por culpa del COVID”. Y añadió: “Lo que estoy viviendo desde entonces es el viaje de alguien a quien le han practicado la eutanasia en tiempo real”. Y añadió para finalizar: “En mi cabeza llevo dos años viviendo una maravillosa fantasía, un jodido viaje de drogas en el que me está pasando todo esto”.

Por último, enumeró todos los fármacos que le han administrado por vía intravenosa desde esa fecha: “Idazolam, Lidocaína, Propofol, Tiopental y también Acurio o Rocuronio”. Y concluyó diciendo, respecto a la evolución de su enfermedad: “Llevo dos años muy bien, donde me pasan cosas maravillosas como hacer radio en la SER, pero en realidad es todo un viaje, y es genial, porque en esencia es un viaje farmacológico de ida, sin retorno, una eutanasia prolongada en el tiempo”.

Next Post

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.