Skip to content
El ‘rent a car’ tira de matriculaciones en 2022 pero el sector está lejos del nivel pre-covid

2022 no ha sido el año de la recuperación del sector de la automoción en Canarias como se esperaba en sus inicios.

A la falta de microchips, que ralentizó y cortó la producción de automóviles en las fábricas, y a los problemas logísticos, se sumó el año pasado la guerra en Ucrania, que ha llevado a un complicado escenario de inflación y aumento de los precios del crédito.
desinflar las ventas potenciales en el archipiélago. La única alegría del año fue el sector turístico, que lideró el ‘rent a car’ en gran parte de las ventas (hicieron 10.021, casi una de cada cuatro).

Según los datos facilitados por las dos patronales del sector,
Faconauto y Fredica, 2022 cerró con un total de 44.711 matriculaciones de turismos y todoterrenos, lo que supone un 22,3% más que el año anterior. Sin embargo,
las ventas siguen un 24% por debajo de las registradas en 2019, antes del covid, por lo que aún queda camino por recorrer. Si además atendemos vehículos comerciales e industriales (incluidos autobuses y motos), las ventas totales suman 61.977 (en 2021 fueron 53.418).

De las ventas totales de
coches y todoterrenos (44.711), las
compañías adquirió 14.015 (tras crecer un 52,14%): la
‘alquilar un coche’10.021 (un 13,7% más) y el
privado, 20.675 (un 11,6% más). Las ventas entre particulares crecen este año por primera vez desde la pandemia. En 2020 cayeron un 35%; en 2021 lo hicieron un 10% y en 2022 finalmente crecieron, hasta el 11,6%.

Debacle de ventas en diciembre

El buen comportamiento de los particulares en 2022, sin embargo, es visto con cierto escepticismo por las empresas del sector tras la evolución del mes de
diciembre, en el que las ventas sufrieron una auténtica debacle. Las matriculaciones de turismos y todoterrenos cayeron un 16%, con menos de 4.000 unidades vendidas. Entre particulares, las ventas cayeron un 12,7%; el 17,4% entre empresas y el 22,4% entre ‘rent a car’.

El presidente de Faconauto,
Manuel Sánchez, considera que los problemas de transporte y la inflación han pasado factura a las ventas de diciembre. “Durante este último mes ha habido muchos problemas de transporte que han complicado la entrega de vehículos ya vendidos, y tanto familias como empresas se han apretado el cinturón ante la incertidumbre económica que se avecina en este nuevo año”, señala. Por su parte, el vicepresidente de Fredica,
Rafael Pombriego, Considera a la vista de los datos de ‘rent a car’, que el mercado “empieza a dar síntomas de agotamiento”.

2023 será un año difícil

Ante la mala evolución del último mes del año, tanto Pombriego como Sánchez vislumbran un
2023 complicado y en el que tampoco se producirá la recuperación del sector.

Desde Faconauto se apunta que el primer cuatrimestre será complicado por la limitada producción y la persistencia de los problemas de abastecimiento. En ese sentido, advierte que
mantener el empleo en el sector «empieza a ser preocupante»«para las empresas.

Desde Fredica se considera que la deriva de la inflación y su derivado, la subida de los tipos de interés y el incremento del precio del dinero, serán un inconveniente para el sector. “Hay que tener en cuenta la importancia fundamental de la financiación para el sector y el impacto negativo de la subida de precios”.