Skip to content
El Salvador proclama estado de emergencia ante aumento de homicidios



CNN

La asamblea legislativa de El Salvador aprobó la madrugada del domingo una ley de estado de emergencia para hacer frente a una tasa de homicidios en espiral, impulsada por las pandillas Barrio 18 y MS-13, luego de que las fuerzas policiales del país reportaron 62 homicidios el sábado.

Los derechos constitucionales, incluida la libertad de asociación y el derecho a una defensa patrocinada por el Estado en los tribunales, se suspenderán durante 30 días para atacar mejor a los grupos criminales, según el decreto. Las fuerzas de seguridad también podrán interceptar llamadas telefónicas y mantener a los sospechosos en detención preliminar durante períodos de tiempo más prolongados en virtud del nuevo decreto de emergencia.

“Lo hicimos bien para el pueblo de El Salvador”, tuiteó Ernesto Castro, presidente de la asamblea legislativa, luego del anuncio del decreto del gobierno. “Aprobamos un estado de emergencia para que el Gobierno pueda proteger la vida de los salvadoreños y enfrentar la criminalidad de frente”.

El Salvador tiene una larga historia de grupos del crimen organizado que luchan contra las fuerzas de seguridad y entre ellos para controlar el territorio y las rutas de la droga en Centroamérica. El pequeño país centroamericano, aproximadamente del tamaño de Massachusetts, lideró el mundo en cuanto a la cantidad de homicidios relacionados con el tamaño de su población durante varios años seguidos en la década de 2010.

El presidente Nayib Bukele, quien asumió el cargo en junio de 2019 con un amplio apoyo, hizo campaña con la promesa de adoptar una postura dura contra la violencia de las pandillas, que ha asolado a El Salvador durante décadas.

En 2020, autorizó el uso de fuerza letal por parte de la policía y el ejército contra pandilleros que, según dijo, se estaban aprovechando de la pandemia de coronavirus, luego de un fin de semana de violencia que dejó al menos 50 muertos en todo el país.

En diciembre, el Departamento del Tesoro de EE. UU. impuso sanciones a dos funcionarios del gobierno de El Salvador, acusándolos de negociar con MS-13 y Barrio 18 en un esfuerzo por alcanzar una “tregua” y apuntalar el apoyo político.

Durante las negociaciones, alegó el gobierno de EE. UU., los líderes de las pandillas acordaron brindar apoyo político al partido gobernante Nuevas Ideas en las próximas elecciones. EE.UU. señaló que Nuevas Ideas obtuvo una supermayoría de dos tercios en las elecciones legislativas de 2021.

Estados Unidos también acusó a la administración de Bukele en 2020 de brindar incentivos financieros a las pandillas para “garantizar que los incidentes de violencia pandillera y el número de homicidios confirmados permanecieran bajos” y de ofrecer teléfonos móviles y prostitutas a los líderes pandilleros encarcelados.

Bukele en ese momento negó que su administración estuviera negociando con pandillas. Escribió en Twitter que las acusaciones de que el gobierno suministró teléfonos celulares, prostitutas y dinero a las pandillas eran una “mentira obvia”.

Mientras tanto, los críticos han acusado al hombre de 40 años de tendencias autoritarias.

En febrero de 2020, Bukele envió tropas armadas al Congreso mientras exigía que los legisladores aprobaran su plan para asegurar un préstamo de $109 millones para combatir la violencia de las pandillas.

Y en septiembre pasado, el máximo tribunal de El Salvador dictaminó que el presidente puede cumplir dos mandatos consecutivos, allanando el camino para que Bukele se postule a la reelección en 2024.

Los magistrados del alto tribunal fueron designados en mayo de 2021 por el recién elegido Congreso del país -que está dominado por el partido de Bukele- luego de que los legisladores destituyeran a los magistrados de la sala constitucional de la Corte Suprema y al fiscal general.

Aunque los homicidios han disminuido desde que Bukele asumió el poder, los asesinatos han ido en aumento en las últimas semanas.

Bukele dijo el domingo que las medidas “solo serán implementadas por las instituciones pertinentes solo cuando sea necesario”.

“La vida continuará con normalidad para la gran mayoría de las personas”, dijo en un tuit.

La ley fue aprobada con 67 votos a favor, según un tuit de la cuenta oficial de la asamblea legislativa. Diecisiete miembros se abstuvieron o votaron en contra.