Skip to content
En el Masters, décadas de tiros inolvidables

El Masters, que comienza el jueves, nunca deja de entregar tiros para recordar, que generan rugidos de la multitud en el Augusta National Golf Club.

Este año, sin duda, proporcionará más disparos que entren en esa categoría y más rugidos estruendosos. Lo más probable es que lleguen durante los últimos nueve hoyos del domingo, cuando, como dice el refrán, el torneo realmente comienza.

Aquí hay 10 ejemplos, en orden cronológico, de tiros sensacionales de jugadores que se llevaron el título y, desde 1949, la codiciada chaqueta verde.

No hay película de la toma que se clasifique como la mejor de todas. Eso es lamentable.

Los Maestros no eran conocidos como los Maestros entonces; fue el Torneo Nacional de Invitación de Augusta y en solo su segundo año.

En la ronda final, Sarazen estaba detrás de Craig Wood por tres golpes. En el No. 15, un par 5, Sarazen golpeó una madera 4 desde unas 230 yardas de distancia. La pelota cayó en la copa para un increíble doble águila. Así como así, estaba empatado con Wood.

Sarazen venció a Wood por cinco golpes al día siguiente en un desempate de 36 hoyos.

Después de hacer un putt largo para birdie en el No. 17 para empatar a Ken Venturi, quien había completado el juego, Palmer necesitaba otro birdie en el último hoyo para capturar su segundo título de Masters en tres años.

Misión cumplida.

Clavó un hierro 6 desde la calle a menos de cinco pies del pin y luego convirtió el putt.

Palmer se impuso nuevamente en Augusta National en 1962 y en 1964, ganando el último de sus siete majors.

Su golpe de salida en el No. 16, un par 3, en la ronda final no era lo que estaba buscando, con la pelota quedando en reposo a unos 40 pies de la copa. Con toda probabilidad, obtendría su par, pero seguiría detrás del líder, Tom Weiskopf, por un tiro.

Olvídate del par.

Nicklaus golpeó el putt cuesta arriba para un birdie, levantando su putter en el aire para celebrar. Después de que Weiskopf y Johnny Miller fallaran sus intentos de birdie en el 18, Nicklaus ganó su quinta chaqueta verde.

Nicklaus, de 46 años, estaba haciendo una carrera inesperada el domingo cuando enfrentó un segundo tiro en el hoyo 15 de riesgo/recompensa.

El riesgo valió la recompensa.

Desde 202 yardas de distancia, golpeó un hierro 4 sobre el estanque a unos 12 pies del pin.

Convirtió el putt de águila y siguió con birdies en el 16 y 17 para ganar por un golpe. Para Nicklaus, quien disparó 65 en la ronda final (30 en los últimos nueve hoyos), fue su sexto título de Masters y el 18 y último campeonato importante.

Cuando comenzó un desempate de muerte súbita, Mize no era el favorito. Sus oponentes fueron Greg Norman y Seve Ballesteros, futuros miembros del Salón de la Fama.

Sin embargo, fue Mize, un nativo de Augusta, quien salió adelante, con un chip desde unos 140 pies en el No. 11, el segundo hoyo de los playoffs, para vencer a Norman. Ballesteros, en busca de su tercera chaqueta verde, se había retirado tras un bogey en el primer hoyo del desempate.

Mize ganó solo dos eventos más del PGA Tour.

Después de conectar su batazo en el No. 18 al búnker, Lyle necesitaba un par para pasar a un desempate con Mark Calcavecchia, quien ya estaba en la casa club.

Desde 150 yardas de distancia, Lyle, que no podía ver la bandera, procedió a golpear un magnífico hierro 7, la bola se deslizó colina abajo para detenerse a unos 10 pies del pin.

Lyle, de Escocia, hizo el birdie putt para convertirse en el primer jugador del Reino Unido en ganar el Masters.

El torneo parecía destinado al primer desempate de muerte súbita desde 1990.

O’Meara, quien estaba empatado con David Duval y Fred Couples, estaba alineando un Putt para birdie de 20 pies en el hoyo final.

No habría desempate.

O’Meara, que había comenzado el día dos golpes atrás, logró su primer título importante. Ganó su segundo major unos meses después en el Abierto Británico.

Sin duda, el hierro 6 de Mickelson desde la paja del pino en el No. 13 en 2010 merece estar en la lista, pero su birdie en el hoyo final en 2004 también se destaca.

Empatado con Ernie Els, Mickelson golpeó su approach a 18 pies del hoyo. Un desempate parecía ser una gran posibilidad y, al igual que O’Meara en 1998, Mickelson, de 33 años, buscaba su primer gran triunfo. Había terminado segundo en tres ocasiones.

Jim Nantz, el presentador de CBS, lo dijo mejor cuando la pelota se acercó al vaso.

“¿Es su momento? … Sí.»

Liderando en la ronda final por solo uno, Woods estaba en problemas después de que su hierro 8 al No. 16 fallara el green a la izquierda. Tuvo que apuntar a unos 25 pies de la copa para alcanzar la pendiente en el lugar perfecto.

Encontró el lugar perfecto, y la pelota permaneció en el borde de la copa por un segundo o dos antes de caer en un birdie milagroso.

Woods aseguró su cuarta chaqueta verde en el primer hoyo de los playoffs contra Chris DiMarco.

Watson, en el segundo hoyo de desempate contra Louis Oosthuizen, envió su golpe de salida a la paja de pino de la derecha.

Ventaja: Oosthuizen. No por mucho tiempo.

Watson logró enganchar su tiro de cuña a unos 15 pies de la copa. Terminó con un par, obteniendo la primera de sus dos victorias en Masters cuando Oosthuizen hizo un bogey.

“Como atleta, como golfista”, dijo Watson a los periodistas en ese momento, “esta es la Meca. Esto es por lo que nos esforzamos: ponernos la chaqueta verde”.