Skip to content
En Marsella, la CGT Energie quiere reducir las facturas de luz y gas de los panaderos – RT en francés

Alegando realizar una acción “ilegal pero moral”, los empleados de Enedis anunciaron su intención de cambiar los mostradores de los artesanos a horas de menor actividad, atrayendo la ira del Ministro de Economía Bruno Le Maire.

Según informan varios medios, entre ellos 20 minutosla CGT Energie de Marseille ha decidido volver a conectar con intervenciones tipo “Robin Hood” anunciando el 21 de enero el lanzamiento de una oleada de acción gratuita parcial (entre un 50 y un 60% de reducción, según el diario) del gas y la electricidad consumidos por los panaderos .

El gremio planteó la posibilidad de realizar una «manipulación en el contador» de los artesanos a partir del 23 de enero, para que puedan beneficiarse de importantes reducciones en sus facturas energéticas. “Se someten al mismo mecanismo que nosotros. […] : una minoría se atiborra y toda la población trabaja duro”, justificó. El secretario general de la organización, Henry Renaud, dijo que era consciente de la naturaleza «ilegal» de este modo de acción, sin embargo, juzgó que era «moral».

El importe de las facturas consideradas “ilegítimas”

El sindicalista juzgó así “ilegítimo el monto de las facturas”, estimando que las sumas recaudadas fueron “ni en salarios, ni en inversiones en la red”, sino solo en el bolsillo de los “especuladores”. Y, en un contexto marcado tanto por la movilización contra la reforma de las pensiones como por la crisis energética, se trataría de mostrar concretamente «la solidaridad entre los trabajadores» recordando al gobierno «quién es el conocimiento».

Como señala France Bleu, la llamada al orden del ministro Olivier Dussopt, que declaró tras el Consejo de Ministros del 23 de enero que “los cortes de luz son delitos”, no detuvo el ardor del sindicato. “Ellos son los que deberían ser arrestados porque dejan morir a la gente. Hay 13 millones de precarios en Francia y es culpa de ellos”, lanzó Renaud Henry al micrófono de los medios, denunciando al mismo tiempo las contradicciones del gobierno. “Todas las pymes se van a hundir, y vendrán a explicarnos por qué tenemos que trabajar más para compensar que no hay más empresas aportando. […] para pensiones. ¡Basta de reformas dañinas!”, insistió.

El alcalde condena actuaciones «inaceptables»

Este gesto de solidaridad, anunciado cuando los panaderos organizaron una manifestación en París para pedir ayuda adicional ante el aumento de los precios de la energía, disgustó mucho al ministro de Economía Bruno Le Maire, cuestionado sobre este tema en Europa 1. Diciendo que entendía A pesar de las preocupaciones de los panaderos, el ministro recalcó que “no es la CGT la que decide los precios”, y que tampoco le corresponde al sindicato “dar la ley”, este papel es solo de los parlamentarios. Para Bruno Le Maire, estas acciones son simplemente «inaceptables» cuando el gobierno ya ha puesto en marcha la ayuda.

Por el contrario, el secretario nacional del Partido Comunista, Fabien Roussel, dio su apoyo a estas acciones durante una entrevista en CNoticias, calificando a los agentes implicados en esta acción como «Robins Hood de la energía», destacando el aspecto «benevolente» y «pacífico» de su intervención. Varias figuras de La France insoumise también expresaron su aprobación. “¡Felicitaciones a la CGT Energie! Frente al gobierno de los amigos de los multimillonarios, solidaridad de los amigos del pueblo trabajador”, entre otras cosas saludó Jean-Luc Mélenchon.

En términos más generales, la CGT Energía no ha ocultado su intención de utilizar varios modos de acción para protestar contra la reforma de las pensiones. “Hay muchas reflexiones en torno a acciones positivas de libre, como en Marsella”, así indicó el secretario de la federación Fabrice Coudour, evocando, junto a la imposición del paso a las horas valle, la abolición de la medición del consumo o incluso el restablecimiento de la corriente a los usuarios que se verían privados de ella.

Podrían volver a producirse recortes selectivos, en particular los cargos de los macronistas electos. Con «un edificio público que no responde al interés general, vamos a hacer sobriedad energética», advirtió Fabrice Coudour al micrófono deeuropeo 1irónicamente sobre el plan de ahorro energético presentado en otoño por el gobierno.