Skip to content
¿En qué condiciones trabajan nuestros periodistas en Ucrania?  France 24 te responde

Desde el 24 de febrero y el inicio de la invasión rusa de Ucrania, France 24 envió numerosos reporteros a este país en guerra para informar sobre la situación sobre el terreno. De vuelta, dos de ellos responden a sus preguntas sobre su cobertura del conflicto, especialmente en Kiev, Odessa y Mykolaiv.

France 24 está enviando actualmente a seis reporteros a Ucrania para cubrir el conflicto entre los ucranianos y el ejército ruso desde el 24 de febrero. Ya han regresado varios periodistas, otros se han ido. Nuestros equipos se suceden en el campo. ¿Cómo es un informe en Ucrania? Dos de nuestros enviados especiales, David Gormezano y Julie Dungelhoeff, de regreso de Kiev, Odessa y Mykolaiv, responden las preguntas que nos hicieron en Facebook, Instagram y Twitter.

¿Cómo logró que no le dispararan y escapar del bombardeo donde estaba? ? ¿Todavía hay lugares seguros en Ucrania? ?

David Gormezano: No, realmente ya no existe un lugar «seguro» en Ucrania. Desde hace mes y medio se producen ataques de todo tipo (misiles disparados desde Rusia, desde el mar, fuego de artillería más cercano) en todo el territorio. Consultamos muchas fuentes para informarnos de las actividades militares en el sitio. Provienen de organizaciones como el Instituto para el Estudio de la Guerra, que recopilan información al alcance de todos. Cuando es posible, hablamos sobre el terreno con las personas que manejan los puntos de control. [points de contrôle sur les routes du pays, NDLR]. Y a France Media World [la maison mère de France 24, RFI et MCD, NDLR], nos beneficiamos de un sistema para garantizar nuestra seguridad en el campo. Una persona se encarga de monitorearnos todos los días y evaluar el riesgo.

Julia Dungelhoeff: Me uno a David. Ya no hay lugares seguros en Ucrania.

En Odessa y Mykolaiv, no fuimos a las llamadas áreas de «combate cuerpo a cuerpo», por lo que no corríamos el riesgo de que nos dispararan. Los mayores riesgos eran los relacionados con los bombardeos. La mayoría de las veces -no es infalible- los escudos antimisiles detectan los bombardeos y suena una sirena. Entonces es necesario refugiarse lo más rápido posible para no quedar expuesto. Si no puede encontrar un sótano para refugiarse, debe alejarse del área. Me pasó una vez en Mykolaiv cuando escuché las sirenas, porque no pude encontrar refugio. También tenemos cuidado de no encontrarnos cerca de un sitio que pueda ser atacado, como un sitio administrativo o militar. Como muchos ucranianos, también tenía una aplicación instalada en mi teléfono celular que suena una alarma muy fuerte, segundos antes de que suene la sirena de advertencia de bomba.

En France 24, estamos capacitados en reglas básicas de seguridad. Antes de cualquier movimiento, comprobamos las posiciones de los diferentes ejércitos y las rutas que podemos tomar para evitar combates intensos, quién ocupa qué puesto de control, etc. Información que verificamos con nuestro responsable de seguridad interna, las autoridades locales y todos nuestros contactos in situ en los puntos de salida y llegada.

¿Cómo te refugiaste en la noche? ?

CEO: En kyiv, nos alojamos en uno de los pocos hoteles que aún estaban abiertos en el centro de la ciudad. Elegimos este porque tenía comida, calefacción, internet y un refugio antiaéreo. También tuvimos que refugiarnos allí varias veces, el tiempo para entender qué estaba pasando y saber si los bombardeos habían afectado a nuestro barrio. Nuestro hotel solo estaba ocupado en un tercio. Me parecía que el personal del hotel había traído a sus familias allí, en habitaciones, para albergarlos y también para evitar tener que viajar para ir a trabajar todos los días.

J.D.: En el área que cubrí, inicialmente se habló de mí durmiendo en Mykolaiv, pero un hotel en el centro de la ciudad fue atacado, por lo que preferimos ir y venir con Odessa. Encontramos un hotel todavía abierto en Odessa, con un refugio subterráneo. Tomé una habitación en el primer piso, en caso de que el hotel fuera bombardeado.

¿Por qué no te quedaste más tiempo mientras la guerra continúa? ?

CEO: Estar en una misión en una zona de guerra como Ucrania es casi 24 horas al día. En France 24, hemos adoptado una organización en la que los equipos de periodistas cambian cada dos semanas más o menos, porque se estima que «después de dos semanas, estamos agotados, y necesitamos regenerarnos para mantener nuestra lucidez y seguir haciendo bien nuestro trabajo como periodistas. Esto también le permite mantener una forma de retrospectiva. El riesgo es terminar adoptando el punto de vista de una sola de las dos partes en conflicto.

J.D.: Estas áreas son complicadas de cubrir desde un punto de vista físico y psicológico. Comemos muy poco, dormimos muy poco. Sin embargo, esto requiere mantenerse en forma y respetar la condición física para poder realizar el trabajo. Sistemáticamente cuando entra un equipo, se va un equipo.

¿Te acercaste a los soldados rusos en el suelo? ? ¿Por qué no entrevista al ejército ruso en Ucrania para obtener su punto de vista también, con el fin de cotejar la información? ?

CEO: En este contexto de guerra de alta intensidad, es muy difícil para nosotros cruzar las líneas del frente. Los dos ejércitos, tanto el ruso como el ucraniano, no nos permiten hacerlo. Es nuestra seguridad personal la que ponemos en juego si buscamos traspasarlos. Equipos de colegas que han informado con las fuerzas rusas, o en áreas bajo su control, a menudo lo han hecho al llegar a través de Rusia.

J.D.: Estábamos del lado ucraniano y no nos es posible cruzar la línea del frente para ir al lado ruso. Además, para que entienda cómo funciona en la práctica, para ir al frente, necesita una acreditación del ejército ucraniano o ser tomado por el ejército ucraniano. Sin embargo, en la zona donde yo estaba, ella no lleva a muchos periodistas con ella por razones de seguridad. De todos modos, no es posible cruzar solo al otro lado del frente porque corre el riesgo de recibir un disparo.

Pero en sí mismo, no es imposible tener acceso a los soldados rusos, para eso hay que ir a «incrustar». [en étant embarqué, NDLR] con el ejército ruso, a partir de Rusia. Para ello, es necesario negociar con las autoridades rusas y obtener autorizaciones.

No hemos podido leer ni ver informes de ciudades y áreas ocupadas por el ejército ruso en Ucrania. ¿Por qué no fuiste? ? ¿El ejército ruso prohíbe a la prensa trabajar allí? ?

J.D.: Me encantaría ir allá. He solicitado acreditaciones a las autoridades autoproclamadas para el NRL y el DNR [les Républiques séparatistes de Louhansk et de Donetsk, NDLR] y me negaron, como a muchos periodistas.

Moscú habla de combatientes «nazis» del lado ucraniano. ¿Has visto alguno? ¿Viste combatientes del regimiento Azov? ?

CEO: Conocimos a los miembros de un movimiento nacionalista, la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN), en las cercanías de Kiev. Estos son los grupos que el gobierno ruso llama «nazis». Son ultranacionalistas que reclaman una herencia política que incluye trabajar con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy, este grupo no está integrado formalmente en el ejército ucraniano, tiene autonomía militar. Por otro lado, como explicó el oficial con el que nos entrevistamos, estos hombres se ponen voluntariamente bajo el mando del ejército.

¿Hay alguna esperanza de reconstruir Ucrania después de su observación sobre el terreno? ?

CEO: Mi sensación es que esta guerra no ha hecho más que empezar. La parte rusa parece decidida a continuar con sus operaciones militares y los ucranianos parecen dispuestos a resistir esta invasión a toda costa. Cuanto más tiempo pase, menos inclinados estarán a aceptar un compromiso con Moscú.

Me parece que se llegó al punto de no retorno tan pronto como se produjo la invasión el 24 de febrero. El último de los pacifistas ucranianos en dejar de serlo. Me marcó particularmente cuando conocí a una compañía de teatro en Kiev. Son artistas, y sentí en ellos no sólo odio a Rusia sino también a los rusos, a los que en lo sucesivo estarían dispuestos a combatir aun a riesgo de sus vidas.

J.D.: Todavía no estamos en la etapa de reconstrucción, pero todavía en la etapa de destrucción. En Mykolaiv, donde fui, había bombardeos todos los días, todo el tiempo. Y continúa.