Skip to content
EXCLUSIVO: Roger Stone admite que ha estado asesorando a The Proud Boys durante años

El siguiente es un extracto del nuevo libro “We Are Proud Boys: How a Right-Wing Street Gang Uhered in a New Era of American Extremism”, del editor sénior del HuffPost, Andy Campbell.

Roger Stone ha sido el troll sentado sobre el hombro de poderosos republicanos desde la presidencia de Richard Nixon. Su apodo de «tramposo sucio» se deriva de una carrera de comadreja despiadada para las personas adecuadas. A lo largo de los años de Trump, Stone siguió siendo uno de los amigos más cercanos y aliados leales del presidente.

También tiene vínculos estrechos con varios Proud Boys y capítulos, especialmente con los más involucrados en la política de Florida cerca de su casa en Fort Lauderdale, y sigue siendo sin duda la conexión más cercana de la pandilla con el círculo íntimo de Trump. En una entrevista exclusiva, Stone dio una mirada rara y sincera a su relación con la notoria pandilla callejera de extrema derecha.

Es amigo y confidente de Enrique Tarrio, el presidente de la pandilla, quien ahora está en la cárcel esperando juicio por cargos de conspiración sediciosa, por lo que el Departamento de Justicia llama su papel desmesurado en la insurrección en el Capitolio de los EE. UU..

La pareja ha aparecido junta en numerosas ocasiones desde 2018 y no ocultan su respeto mutuo. Tarrio hace apariciones en la prensa en defensa de Stone cada vez que termina en la corte, y Stone apoya a los Proud Boys y asiste a sus eventos. En diciembre de 2018, la pareja se unió en un video dirigido a la pandilla, y Stone pidió a los Proud Boys que lucharan contra los «globalistas» y el fiscal especial Robert Mueller, quien en ese momento dirigía la investigación sobre la intromisión electoral y los vínculos entre El campamento de Trump y los funcionarios rusos.

«Mantener la fe. No dejes que te desgasten: los globalistas, el duopolio bipartidista, Robert Mueller, el estado profundo, The Wall Street Journal, The New York Times, The Washington Post”, dijo Stone. “Quieren desgastarnos. Nunca abandones la lucha. Prevaleceremos.»

Stone accedió a una entrevista conmigo en mayo de 2021, en un momento en que estaba bajo un inmenso escrutinio público por su proximidad a la insurrección. Sostiene que estuvo en su hotel de DC durante los disturbios en el Capitolio. Pero hizo varias apariciones con los Proud Boys en los días que rodearon el evento y, en la mañana del mismo, fue capturado en video flanqueado por un grupo de Oath Keepers, algunos de los aliados más cercanos de la pandilla. Más tarde fue citado por el panel de la Cámara que investigaba los ataques al Capitolio, aunque se negó a cooperar con la investigación.

Entrevistar a gente como Stone es un tipo de baile complejo y confuso. Es una celebridad, un mentiroso convicto y un adulador de Trump, y como un niño nacido de los tres, es propenso a ensaladas de palabras egoístas entre medias verdades y desviaciones. No podía decidir de una pregunta a otra si era cercano a los Proud Boys o no; en un suspiro dijo que no se asoció con la pandilla sino que “se hizo amigo de personas específicas que resultaron ser miembros de esa organización”.

En otro, lamentó que los Proud Boys, y Tarrio en particular, hayan sido “estigmatizados” por los medios. Sugirió que los Proud Boys nunca fueron violentos o racistas, a pesar de una montaña de evidencia que demuestra lo contrario.

“Cuando estos activos poderosos repiten una mentira una y otra vez, te etiquetan injustamente. Y creo que eso es lo que les ha pasado a los Proud Boys”, me dijo Stone. “’Son racistas, son supremacistas blancos, son violentos, son criminales’. No, ninguna de estas cosas es cierta. No en mi experiencia.

Desde el principio, y a lo largo de la conversación de 25 minutos, Stone repitió la afirmación de que si los Proud Boys eran una empresa criminal capaz de llevar a cabo violencia o una insurrección, él no tenía idea de nada de eso y no tenía parte en ello. . Y en cualquier caso, argumentó, cualquier cosa criminal atribuida a los Proud Boys fue el acto de un individuo, no del grupo.

“No se puede condenar a todos los italoamericanos porque algunos italoamericanos violaron la ley. Simplemente no funciona de esa manera”.

Trabajó duro para desviar a los Proud Boys, incluso cuando no había ninguna necesidad aparente de hacerlo. Algo de eso parecía ser por el bien de la autoconservación; cada vez que se le pregunta sobre su relación con la pandilla o su paradero durante un evento de Proud Boys, lanza una perorata sobre la mala gestión de los medios de su imagen y la de los Proud Boys.

Pero también estaba claro que había invertido una cantidad considerable de capital emocional y profesional en Tarrio. De hecho, Stone admitió que ha estado asesorando directamente a Tarrio y los Proud Boys durante años, tal vez de la misma manera que podría haber asesorado a Trump. Dijo que brindó su aporte profesional y personal sobre sus objetivos políticos y en varias ocasiones les dio consejos cuando se metieron en problemas legales o hicieron algo que era malo para su óptica.

“Me animé [Tarrio] cuando quería postularse para el Congreso, aunque pensé que probablemente era un ejercicio inútil”, dijo Stone. “Enrique es alguien que ha tenido una vida dura. Pero es carismático. Y creo que tiene un gran futuro si quiere uno. aunque temo [he] será constantemente estigmatizado por los asquerosos de CNN, los verdaderos enemigos, la gente que realmente es intolerante, la gente de MSNBC… Es una imagen falsa. Y es realmente tremendamente injusto”.

Cuando se le preguntó si pensaba que los Proud Boys podrían hacer una carrera colectiva sólida para el cargo en el futuro, Stone sugirió que podrían ser demasiado «radicales» para ganarse su apoyo.

“No los veo como una fuerza política electiva. Así no es como yo los veo. Los veo como patriotas individuales que apoyan los valores occidentales”, dijo. “Si eres de izquierda, puedes trascender tu pasado radical. No está claro si se puede trascender un pasado radical de derecha para un futuro político. Simplemente no está claro. Demasiado pronto para decirlo.

Stone también aconsejó a la pandilla después de que varios de sus miembros fueran encarcelados luego de un ataque a manifestantes afuera de un evento republicano en Manhattan en 2018. Dijo que cree que los Proud Boys condenados podrían haber sido exonerados por completo si lo hubieran escuchado y contratado a un mejor abogado, uno que pudiera culpar a antifa y hacer frente al establecimiento de Nueva York. Presionó a Gavin McInnes, el fundador del grupo, para que obtuviera una nueva representación para los asaltantes.

“Deberían haber contratado a un ex fiscal general del estado que podría haber tomado [New York Gov.] Andrew Cuomo de frente”, dijo. “Si los Proud Boys son violentos, entonces antifa y [Black Lives Matter] son violentos No puedes tenerlo de una manera. gavin [McInnes] sabe que me siento así: creo que deberían haber estado mejor representados”.

Después de que Tarrio tomó las riendas, Stone le dijo que la imagen de la pandilla se estaba volviendo demasiado tóxica para el consumo público y sugirió que debería cambiar su nombre y comenzar de nuevo.

“Sinceramente, le dije hace dos años que creo que debería cambiar el nombre de la organización y cambiar su nombre por completo. Creo que han sido completamente estigmatizados”.

Cuando le pregunté si tenía alguna idea para su nuevo nombre, respondió de inmediato. «Sí, los habría llamado la Orden Antigua de los Hombres Naranja».

Obviamente era una referencia a Trump y su icónico tono naranja que proviene de una gruesa capa de maquillaje televisivo. ¿Tarrio fue receptivo al nuevo nombre?

“En lo más mínimo”, dijo. “Yo diría completamente desinteresado”.

Si bien Stone no parecía muy optimista sobre sus posibilidades de éxito político real, no descartó a los Proud Boys por completo, aunque dijo que no sabía de ningún otro miembro que se postulara para un cargo público. Cuando se le preguntó si respaldaría otra candidatura de Tarrio, Stone dijo que esperaría para evaluar cómo los cargos derivados del 6 de enero lo afectaron a él y al resto de los Proud Boys.

“Me gustaría ver los resultados de la situación actual. Quiero decir, ya sabes, todo estadounidense tiene derecho a la presunción de inocencia hasta que se demuestre lo contrario”.

Incluso su apertura al respaldo significa mucho. Los Proud Boys escalaron a alturas más altas en sus primeros años de existencia que cualquier otro grupo extremista a su alrededor, específicamente debido a sus conexiones políticas de alto nivel. Y esas relaciones han ayudado a lavar la imagen de Proud Boys para el público en general. Ahora son celebrados por la derecha como luchadores por la libertad y buscados por su seguridad.

Extraído de “Somos niños orgullosos: cómo una pandilla callejera de derecha marcó el comienzo de una nueva era de extremismo estadounidense” por Andy Campbell. Copyright © 2022. Disponible en Hachette Books, un sello de Hachette Book Group, Inc.



wj en