Skip to content
«Fiel servidor del Evangelio y de la Iglesia»

El Papa ha pedido, en el ángelus de este 1 de enero, oraciones por Benedicto XVIa quien ha definido como un «fiel servidor del Evangelio y de la Iglesia», tras fallecer este sábado 31 de diciembre a los 95 años.

“En estas horas invocamos tu intercesión en particular por el Papa emérito Benedicto XVI, que partió de este mundo ayer por la mañana. Nos unimos todos, con un solo corazón y una sola alma, para dar gracias a Dios por el don de este fiel servidor del Evangelio. y de la Iglesia», ha señalado Francisco, tras la celebración de la Eucaristía en la solemnidad de Santa María, Madre de Dios.

La capilla funeraria de Benedicto XVI abrirá este lunes en la basílica de San Pedro

Los restos mortales del Papa emérito han sido expuestos en el Basílica de San Pedro en el Vaticano para que los fieles que lo deseen puedan venir a darle el último adiós a partir de este lunes 2 de enero.

Las primeras imágenes de Benedicto XVI difundidas este domingo por la Santa Sede lo muestran recostado en una sala del monasterio, recostado sobre dos cojines, bajo un gran crucifijo y junto a un cirio encendido, un árbol de Navidad y un Portal de Belén.

Viste los paramentos pontificios: la sotana blanca y la casulla roja, en sus manos tiene un rosario y sobre su cabeza la mitra.

Este domingo 1 de enero se celebra la 56ª Jornada Mundial de la Paz bajo el lema ‘Nadie puede salvarse solo. reiniciar desde COVID-19 para trazar juntos caminos de paz’. El Papa felicitó a todos los presentes ya los que siguieron su oración, agradeciendo en particular las felicitaciones de los líderes italianos.

Con motivo de la dia de la paz, ha lamentado la guerra en Ucrania y en otras regiones del mundo y ha instado a seguir trabajando por la paz «sin perder la esperanza». De este modo, Francisco ha reiterado su llamamiento a la paz en Ucrania, al considerar «intolerable» que continúen hoy la invasión y los bombardeos rusos contra el país.

“Deseo que los esfuerzos de todos los pueblos se dirijan hacia el desarrollo, la salud, la alimentación y el trabajo, desde el grito de ‘¡No a la guerra y al rearme!’ es continuo», enfatizó.

Además, el Pontífice ha centrado su intervención en el «lenguaje típico de la maternidad» que es «la ternura del cuidado». En este sentido, subrayó que María «acoge con sorpresa el misterio que vive, guarda todo en su corazón y, sobre todo, se preocupa por el Niño», según cuenta el Evangelio de Lucas.

MATERNIDAD: CUIDAR CON TERNURA

“El lenguaje propio de María es el de la maternidad: cuidar con ternura al Niño. Esta es la grandeza de María. Mientras los ángeles hacen una fiesta, vienen los pastores y todos alaban a Dios en voz alta por el hecho ocurrido, María no habla, no entretiene a los invitados contándoles lo que le ha pasado, no roba protagonismo. Al contrario, pone al Niño en el centro, cuidándolo con amor”, enfatizó.

El Papa elogió cómo las madres siguen «poniendo a sus hijos en el centro de toda atención: les dan de comer, les cogen en brazos, les acuestan con delicadeza en la cuna». “Cuidar: este es también el lenguaje de la Madre de Dios”, subrayó el Papa.