Skip to content
Gene Shue, All-Star y entrenador de la NBA desde hace mucho tiempo, muere a los 90 años

Gene Shue, un escolta All-Star de la NBA de finales de la década de 1950 y principios de la de 1960 que convirtió a los perdedores en ganadores en 22 temporadas como entrenador profesional, falleció. Tenía 90.

La NBA anunció la muerte, pero no dijo dónde ni cuándo murió Shue.

Shue se embarcó en su carrera profesional jugando con los antiguos Philadelphia Warriors en 1954, el año en que se adoptó el reloj de tiro de 24 segundos. Fue una presencia en la NBA durante siete décadas en un viaje con segundos e incluso terceros actos.

Mucho después de unirse a los Warriors como seleccionado en la primera ronda del draft procedente de Maryland, Shue regresó a la ciudad dos veces, como entrenador de los 76ers (anteriormente Syracuse Nationals) y más tarde en funciones de oficina. Tuvo dos temporadas jugando para los Knicks. Terminó su carrera como jugador con los Baltimore Bullets y luego los entrenó en Baltimore y Washington. Entrenó a los Clippers en San Diego y Los Ángeles. Fue All-Star durante cinco temporadas consecutivas con los Detroit Pistons, promediando dos veces más de 20 puntos por partido. Y fue nombrado guardia del primer equipo de la NBA en 1960, junto con Bob Cousy de los Boston Celtics.

Shue fue dos veces entrenador del año de la NBA, con Baltimore en 1969 y con Washington en 1982, y dirigió a los Bullets y luego a los 76ers a la final de la NBA.

“Nunca he tenido un equipo perfecto, y siempre me he conformado con algo menos”, dijo a The Boston Globe en 1985. “Toda mi historia consiste en tomar equipos débiles y darles la vuelta”.

Eugene William Shue nació el 18 de diciembre de 1931 en Baltimore. Cuando jugaba basquetbol en la escuela primaria, el techo de la cancha era apenas más alto que los aros, por lo que desarrolló un tiro fijo con los pies en el piso. Continuó promediando más de 20 puntos por juego en Maryland en sus temporadas junior y senior.

Con una esbelta altura de 6 pies y 2 pulgadas, Shue fue seleccionado por los Warriors como la tercera selección general en el draft de la NBA de 1954. Pero después de seis juegos con ellos, fue vendido a los Knicks y pasó dos temporadas en Nueva York jugando en el perímetro con Carl Braun y Dick McGuire.

Los Knicks cambiaron a Shue a los Pistons en 1956, durante su última temporada en Fort Wayne, Indiana, cuando la NBA aún incluía ciudades medianas y viajar no era un lujo.

“Cada vez que volábamos de Fort Wayne a la costa este, teníamos que parar en Erie, Pensilvania, para recargar gasolina o nos quedábamos sin gasolina sobre los Grandes Lagos”, le dijo a Terry Pluto en la historia oral “Tall Tales ” (1992), que recuerda los viajes en el DC-3 del propietario Fred Zollner.

Shue fue un All-Star con los Detroit Pistons de 1958 a 1962. Jugó sus dos últimas temporadas con los Knicks y los Bullets, luego se retiró con un promedio de anotaciones de 14,4 puntos por partido durante 10 temporadas.

Comenzó su carrera como entrenador con Baltimore en 1966, al hacerse cargo de un equipo Bullets que había ganado 16 juegos la temporada anterior. Sus Bullets terminaron 57-25 en 1968-69 detrás de Earl Monroe y Wes Unseld, a quienes Shue seleccionó en los dos borradores anteriores. Ganaron el título de la Conferencia Este en 1971 con una victoria de siete juegos en los playoffs sobre los Knicks, los campeones defensores de la NBA. Pero fueron barridos en la final por los Milwaukee Bucks de Kareem Abdul-Jabbar y Oscar Robertson.

Shue se convirtió en entrenador de los 76ers en 1973, cuando se le pidió que resucitara a un equipo que había tenido marca de 9-73. Los entrenó a la final de los playoffs de la NBA en 1977 detrás de Julius Erving, pero perdieron ante los Portland Trail Blazers en seis juegos. Cuando los 76ers tuvieron un comienzo de 2-4 en la temporada siguiente, Shue fue despedido.

Se convirtió en entrenador de los San Diego Clippers en 1978-79 después de que ganaran 27 juegos como Buffalo Braves. Llevó a los Clippers a un récord de 43-39, pero se fue a la mitad de la temporada siguiente cuando eran perdedores una vez más.

Shue tuvo un encontronazo costoso cuando sus Clippers se enfrentaban a los Bulls en Chicago en enero de 1980. Después de que el árbitro Dick Bavetta señalara una falta técnica a los Clippers por tener demasiados hombres en la cancha, Shue lo empujó.

El comisionado Larry O’Brien multó a Shue con $3,500 y lo suspendió por una semana sin goce de sueldo.

“Soy un hombre de buenos modales”, dijo Shue después, “pero a veces tienes que ponerte de pie y hacerte valer”.

Shue pasó casi seis años en su segundo período con los Bullets después de que se mudaron a Washington. Terminó su carrera como entrenador con los Clippers en Los Ángeles en 1989 después de una temporada y media de baloncesto perdido.

Sus equipos ganaron 784 juegos y perdieron 861 en total.

Shue enfatizó la defensa como entrenador.

Él «enseñó las teorías defensivas correctas: exagerar a tu hombre, ayudar, hacer doble equipo con el balón», le dijo el alero de los Bullets, Gus Johnson, a Pete Axthelm en «The City Game» (1970).

La información sobre los sobrevivientes inmediatos de Shue no estuvo disponible de inmediato.

Shue regresó nuevamente a Filadelfia en julio de 1990 como gerente general de los 76ers.

“No existen las nueve vidas”, dijo a The Philadelphia Daily News. “Pasé 20 años como entrenador, y pueden pasar muchas cosas cuando haces ese trabajo. Te pueden despedir, puedes irte, pero eso no se refleja en tus habilidades”.

El propietario de los 76ers en ese momento, Harold Katz, dijo: “Algunos muchachos sobreviven. Hay gente así, que aparece continuamente”.

Shue permaneció en el cargo hasta mayo de 1992, cuando fue reasignado como director de personal de jugadores.

Todavía estaba en eso hasta los 80 años, esta vez buscando el próximo fenómeno de la NBA como cazatalentos de 76er.