Skip to content


Gerente de Walmart mata a 6 personas en ataque en Virginia

Seis personas resultaron heridas en el tiroteo, que ocurrió poco después de las 10:00 p. m. del martes, cuando la tienda estaba ocupada con personas que se abastecían antes del feriado de Acción de Gracias. La policía dijo que cree que unas 50 personas estaban en la tienda en ese momento. No quedó claro de inmediato si los clientes estaban entre las víctimas.

El pistolero fue identificado como Andre Bing, de 31 años, un líder de equipo nocturno que había sido empleado de Walmart desde 2010. La policía dijo que tenía una pistola y varios cargadores de municiones.

Tyler dijo que el equipo de almacenamiento nocturno de 15 a 20 personas acababa de reunirse en la sala de descanso para repasar el plan de la mañana. Ella dijo que la reunión estaba a punto de comenzar, y un líder de equipo dijo: «Muy bien, muchachos, tenemos una noche tranquila por delante». Entonces Bing se dio la vuelta y abrió fuego contra el bastón.

Al principio, Tyler dudó de que el tiroteo fuera real, pensando que se trataba de un simulacro de tirador activo.

“Todo estaba pasando tan rápido”, dijo, y agregó: “Es por la gracia de Dios que una bala no me pasó. Vi el humo salir del arma y, literalmente, vi caer cuerpos. Fue loco.»

La policía dijo que tres de los muertos, incluido Bing, fueron encontrados en la sala de descanso. Una de las víctimas asesinadas fue encontrada cerca del frente de la tienda. Otros tres fueron trasladados a hospitales donde fallecieron.

Tyler, quien comenzó a trabajar en Walmart hace dos meses y había trabajado con Bing solo una noche antes, dijo que nunca tuvo un encuentro negativo con él, pero otros le dijeron que él era “el gerente a tener en cuenta”. Ella dijo que Bing tenía un historial de escribir a la gente sin razón.

“Simplemente le gustaba elegir, honestamente. Creo que solo buscaba pequeñas cosas… porque tenía la autoridad. Ese es el tipo de persona que era. Eso es lo que mucha gente decía de él”, dijo.

La empleada Jessie Wilczewski le dijo a la estación de televisión de Norfolk WAVY que se escondió debajo de la mesa y Bing la miró y la apuntó con su arma. Él le dijo que se fuera a su casa y ella se fue.

El ataque fue la segunda vez en poco más de una semana que Virginia experimenta un tiroteo importante. Tres jugadores de fútbol de la Universidad de Virginia recibieron disparos mortales en un autobús chárter cuando regresaban al campus de una excursión el 13 de noviembre. Otros dos estudiantes resultaron heridos.

El asalto en el Walmart se produjo tres días después de que una persona abriera fuego en un club nocturno gay en Colorado Springs, matando a cinco personas e hiriendo a 17. La primavera pasada, el país se vio sacudido por la muerte de 21 cuando un hombre armado irrumpió en una escuela primaria en Uvalde. Texas.

El tiroteo del martes por la noche también trajo recuerdos de otro ataque en un Walmart en 2019, cuando un hombre armado que atacó a mexicanos abrió fuego en una tienda en El Paso, Texas, y mató a 22 personas.

Una base de datos administrada por The Associated Press, USA Today y Northeastern University que rastrea cada asesinato en masa en Estados Unidos desde 2006 muestra que EE. año en la base de datos, que define un asesinato en masa como al menos cuatro personas muertas, sin incluir al asesino.

Según la base de datos, más de una cuarta parte de los asesinatos en masa han ocurrido desde el 21 de octubre, en ocho estados y cobrando 51 vidas. Nueve de esos 11 incidentes fueron tiroteos.

En particular, la base de datos no incluye el tiroteo reciente en la Universidad de Virginia porque ese ataque no alcanzó el umbral de cuatro muertos, sin incluir al tirador.

El presidente Joe Biden tuiteó que él y la primera dama estaban de duelo por las familias de las víctimas. “Lloramos por aquellos que tendrán asientos vacíos en su mesa de Acción de Gracias debido a estos trágicos eventos; debemos tomar medidas más importantes”.

Kimberly Shupe, madre del empleado de Walmart, Jalon Jones, dijo a los periodistas que su hijo de 24 años recibió un disparo en la espalda. Ella dijo que estaba en buenas condiciones y hablando el miércoles, después de que inicialmente lo colocaron en un ventilador.

Shupe dijo que se enteró del tiroteo por un amigo, quien fue a un centro de reunificación familiar para averiguar el paradero de Jones.

“Si no contesta su teléfono, no responde mensajes de texto y hay un tiroteo en su trabajo, simplemente sumas dos y dos”, dijo Shupe. “Fue un shock al principio, pero al final, seguí pensando, él va a estar bien”.

Walmart dijo en un comunicado que estaba trabajando con las fuerzas del orden y “se centró en hacer todo lo posible para apoyar a nuestros asociados y sus familias”.

Luego del tiroteo en El Paso, la compañía tomó la decisión en septiembre de 2019 de suspender las ventas de ciertos tipos de municiones y pidió que los clientes ya no porten armas de fuego abiertamente en las tiendas.

Dejó de vender municiones para pistolas y municiones para rifles de cañón corto, como el calibre .223 y el calibre 5.56 que se utilizan en armas de estilo militar.

La compañía dejó de vender pistolas a mediados de la década de 1990 en todos los estados excepto en Alaska, donde las ventas continuaron hasta 2019. Los cambios marcaron una salida completa de ese negocio y permitieron que Walmart se concentrara únicamente en rifles de caza y municiones relacionadas.

Muchas de sus tiendas están en áreas rurales donde los cazadores dependen de Walmart para obtener su equipo.

El abuelo de Tyler, Richard Tate, dijo que dejó a su nieta en su turno de las 10 p. m., luego estacionó el auto y fue a comprar jabón para platos.

Cuando escuchó los disparos por primera vez, pensó que podrían ser globos estallando. Pero pronto vio huir a otros clientes y empleados, y él también corrió.

Tate llegó a su auto y llamó a su nieta.

“Me di cuenta de que estaba molesta”, dijo. “Pero también me di cuenta de que estaba viva”.

Politico