Skip to content
Gran Colisionador de Hadrones podrá lograr nueva información sobre el Big Bang

Santiago de Compostela, 24 nov (EFE).- El exdirector del laboratorio europeo de partículas CERN Rolf Dieter Heuer espera que el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), que reanudó su actividad en julio pasado en el laboratorio europeo de partículas CERN, permita obtener «nuevos índices» sobre los primeros microsegundos después del Big Bang.

Heuer, en visita a Galicia invitado por la Universidad de Santiago de Compostela (USC), excluyó este miércoles en declaraciones a Efe que la reanudación de la actividad del LHC, en el que participantes investigadores de varios países, podría facilitar «las primeras respuestas» sobre «la antimateria, la materia oscura y la energía oscura», porque «tiene que haber algo más».

Se trata de algunos de los «grandes enigmas» de la manera en que se formó el Universo y «espero que el LHC permita dilucidar al menos los primeros indicios» y los científicos puedan abrir la puerta a nuevas observaciones incluso «más allá del modelo estándar » teorico de los fundamentos de la fisica.

El LHC, un laboratorio subterráneo, ubicado cerca de Ginedra, en forma de anillo de 27 kilómetros de circunferencia en el que desde julio pasado se llevan a cabo nuevas colisiones de protones a una energía jamás alcanzada para recrear condiciones similares a los primeros microsegundos después del Big Bang y determinar la manera en que se formó el Universo, ha contribuido según Heuer a afianzar la ciencia fundamental.

Durante casi cuatro años los científicos del LHC esperan hacerlo funcionar a una energía de colisión récord de 13,6 billones de electronvoltios (TeV), simulando prácticamente la densidad que había al instante del inicio del Universo hace 13.800 millones de años.

Heuer, que dirigió el CERN de 2009 a 2015, subrayó que el descubrimiento del bosón de Higgs, el 4 de julio de 2012, representó un hito en la historia de la ciencia y valió a sus teóricos -el británico Peters Higgs y el belga François Englert- el premio Nobel de Física al año siguiente.

La energía que alcanzará el LHC permitirá multiplicar la recolección de datos no sólo para seguir estudiando las propiedades del Bosón de Higgs, una teoría sobre cómo las partículas subatómicas obtienen masa y que explica el modelo estándar de la física elemental.

El descubrimiento del bosón de Higgs, supuso «cambios para los científicos, que ahora tienen plena confianza sobre el modelo descriptivo a nuestro alrededor», comentó Heuer.

En adelante, «debemos profundizar en las predicciones del modelo estándar y si hay desvíos», con el fin de intentar «encontrarlo y ver cómo interpretarlo», añadió.

Heuer, investigador físico y alemán, opinó que el CERN ha permitido «cambiar la aceptación de la ciencia fundamental» con contribuciones teóricas como el bosón de Higgs, pero también en muchos aspectos prácticos como el desarrollo de placas fotovoltáicas capaces de convertir radiaciones solares en energía eléctrico.

El científico demostró que el CERN lleva a cabo numerosas investigaciones y experimentos susceptibles de contribuir también a frenar el actual proceso de cambio climático inducido por los humanos, como el relativo a la formación de las nubes mediante partículas suspendidas en la atmósfera terrestre.

Al ser preguntado sobre si cree en la posibilidad de contener un proceso irreversible de cambio climático, indicó que tiene «una respuesta gallega» ya que «a veces soy optimista ya veces pesimista», dijo, y concluyó que se trata de un asunto en el que los seres humanos deben actuar de manera individual y colectiva, porque «no es un asunto de ciencia, sino de cambiar de mentalidad» con el fin de respetar la naturaleza.