Skip to content
¿Hay método en tu locura?

Además de ser una defensa legal en un caso criminal, Insanity es también el nombre de un ‘paseo emocionante y divertido’ a 900 pies sobre el suelo en Las Vegas. No está claro si ya estás loco para intentarlo o si te has vuelto loco cuando termina. Ambos son probablemente ciertos.

Una empresa llamada Beachbody vende un sistema de ejercicios en el hogar llamado Insanity, que por una vez suena aterradoramente a publicidad honesta, pero al menos ningún matón puede patearte arena en la cara cuando estás a salvo en tu propia sala de estar.

Cada vez es más difícil en estos días trazar una línea entre el sentido común y la locura. Perdí toda fe en la prueba de las manchas de tinta después de que la mujer que la realizaba ridiculizara mi repetida creencia de que todas las manchas de tinta eran el resultado de plumas estilográficas con fugas. Creo que ella misma estaba un poco rota.

Antes de su trágica muerte a los 30 años en un accidente aéreo, la cantante Patsy Cline admitió en una canción que estaba ‘loca’, pero en épocas anteriores no siempre era fácil hacer un diagnóstico tan claro. Las personas que se comportaban de forma extraña eran descritas como «excéntricas» o «peculiares», y había una sospecha persistente de que los grandes cerebros eran «a menudo aliados de la locura». La ciencia médica ha puesto fin en gran medida a esa teoría, aunque mi terapeuta todavía tiene dudas al respecto. Como se ocupa de la mayoría de las cosas, empiezo a preguntarme si es siquiera un terapeuta de verdad.

El comportamiento de las personas puede proporcionar pistas sobre su locura. Pueden comenzar guerras sin razón, o comenzar a leer Guerra y paz cuando son demasiado mayores para tener alguna esperanza de terminarlo. El cuadro más conocido de Edvard Munch, ¡El grito!, es una llamada de ayuda tan clara que debió estar mirándose en un espejo mientras lo pintaba. En cuanto al Marinero antiguo de Coleridge, bueno, todos tenemos nuestro propio albatros, supongo, incluso si no hacemos una canción y bailamos al respecto. (Nota de moda: no se ve bien usar un albatros muerto alrededor del cuello).

Spike Milligan forjó una carrera por estar loco, y no es la única persona famosa que ha sufrido. Ray Davies de The Kinks tiene trastorno bipolar y una vez intentó suicidarse, mientras que Ernest Hemingway lo logró. Jeremy Brett, posiblemente el mejor Sherlock Holmes de la pantalla chica, también era maníaco depresivo. Ronnie Kray claramente estaba loco, pero nadie se atrevió a decírselo. El Rey Loco Ludwig construyó castillos locos en el aire, y ni siquiera empecemos con Van Gogh.

Casi me siento bien equilibrado, cuando considero todo lo anterior. Compré un boleto para la rueda divertida de Insanity en Las Vegas, pero me acobardé y pedí un reembolso, una de las mejores pruebas de cordura para un escocés, miembro de una raza que nunca pronuncia la frase: «Es solo dinero.» Ahora eso suena loco.



theleader En