Skip to content
Inmigración: la imposible política europea común…

La gestión de los flujos migratorios es una eterna espina clavada para los 27 miembros de la Unión Europea, incapaces desde hace años de ponerse de acuerdo sobre una verdadera política común en este ámbito. La última crisis, en las últimas semanas, ha enfrentado a Italia y Francia por la recepción de 234 inmigrantes atrapados durante días a bordo del Ocean Viking. El nuevo gobierno, muy a la derecha, de Giorgia Meloni les negó el atraque, y fue Toulon, por razones humanitarias, quien finalmente los recibió.

A finales de semana, los 27 ministros del Interior se reunieron en Bruselas en busca de una política migratoria común irrastreable, haciendo hincapié en la cooperación con los países de origen y tránsito de migrantes, para incrementar los retornos de quienes no obtienen asilo en la UE.

El “Mediterráneo Central”, una de las rutas migratorias más peligrosas, fue utilizado este año por unos 90.000 migrantes, un 50% más que en 2021, y sigue siendo un enorme cementerio para los aspirantes a El Dorado europeo. Según la Organización Internacional para las Migraciones, 25.271 mujeres, niños y hombres han muerto allí en los últimos ocho años.

>> Ver también: Reporteros – Migrantes: muertes bajo X en el Mar Mediterráneo

Los principales países de llegada siguen siendo España, Italia y Grecia, que se sienten solos en el frente, porque el sistema de distribución de solicitantes de asilo de forma voluntaria no funciona. Los 27 han acogido en gran medida la oleada de refugiados ucranianos, casi 6 millones de ellos huyendo de la guerra, sin que ello suscite polémica.

¿Europa es capaz de tener una política migratoria común y un derecho de asilo que respete las normas del derecho internacional?

Programa elaborado por Isabelle Romero, Sophie Samaille y Perrine Desplats

El proyecto fue cofinanciado por la Unión Europea en el marco del programa de subvenciones del Parlamento Europeo en el campo de la comunicación. El Parlamento Europeo no ha participado en su preparación y no es de ninguna manera responsable ni está obligado por la información, la información o las opiniones expresadas en el marco del proyecto para el que solo los autores, las personas entrevistadas, los editores o los organismos de radiodifusión del programa son responsables. responsable de acuerdo con la ley aplicable. El Parlamento Europeo tampoco puede ser considerado responsable de los daños, directos o indirectos, que puedan derivarse de la realización del proyecto.