Skip to content
Intermediación del Gobierno en el caso del cable eléctrico de Alcudia

en una reunión en Alcúdia El director general de Energía del Govern balear, Pep Malagrava, destacó este martes la necesidad de consenso para tomar decisiones sobre el trazado de la cable de electricidad peninsular. Para ello, la Consejería para la Transición Energética mediará entre el Gobierno español y Red Eléctrica por un lado y el Ayuntamiento de Alcudia, los ecologistas GOB y los vecinos afectados por el cable (VAAC) por otro.

Sebastián Pujol, portavoz de la plataforma VAAC, dijo tras la reunión que «hemos expresado nuestra preocupación por este proyecto y hemos pedido que se incluya en los informes el impacto en la salud pública». «La posidonia es importante, pero La salud de la gente no es menos importante. En España, la normativa es mucho más laxa que en otros países europeos, donde la distancia de estos cables es de 200 metros desde las viviendas. En Alcudia serían sólo cuatro metros».

Se han considerado varias opciones para la entrada del cable en la Bahía de Pollensa. Todos han sido rechazados por los vecinos. Dado que no ha habido una decisión final sobre el punto de entrada, la ruta del cable a la subestación del polígono industrial de la central de Es Murterar también está pendiente de concertar. Sin embargo, hay sospechas de que esta ruta ha sido más o menos decidida.

Cuando se presentó el proyecto por primera vez, el ministerio balear para la transición energética y el gobierno español favorecieron la pequeña playa de S´Illot, una propuesta que provocó el clamor de los vecinos y el rechazo unánime de todos los grupos políticos en el ayuntamiento. Se han considerado opciones de compromiso, como una que haría que el cable entrara cerca del puerto deportivo en bonairepero estos también han encontrado una dura oposición.

euroweeklynews En