Skip to content
Investigación sobre Trump Org.  continúa a pesar de las renuncias de los principales fiscales, dice el fiscal de distrito de Nueva York

“Las investigaciones no son lineales. Así que estamos siguiendo las pistas que tenemos delante, y eso es lo que estamos haciendo”, dijo Alvin Bragg Jr. a CNN en una entrevista. «La investigación está en curso».

Los comentarios de Bragg, un exfiscal federal y fiscal general adjunto de Nueva York, tienen como objetivo poner fin a las especulaciones de que cerró la investigación de larga duración y se producen seis semanas después de que los fiscales se fueran y los abogados de Trump casi declararan la victoria.

Bragg dijo que quería que el público entendiera que no puede hablar sobre «la carne» de la investigación, pero dijo que cuando termine informará al público sobre su conclusión, ya sea una acusación o el cierre del caso sin cargos.

Bragg no puso una línea de tiempo en el caso diciendo que las investigaciones no son «lineales».

«Cuando estaba en la oficina del Fiscal General como subdirectora supervisando toda la oficina, dirigí el equipo que llevó el litigio exitoso contra el expresidente y la Fundación Trump. Así que hago lo que se me presenta. Eso es lo que he hecho como un fiscal de carrera, siga los hechos e iremos a donde nos lleven y eso es lo que estamos haciendo todos los días en la oficina», dijo Bragg.

También dijo que no dejaría «ninguna piedra sin remover» en la investigación de Trump.

Los primeros tres meses de Bragg en el cargo se vieron empañados por un aumento en el crimen en Nueva York, un memorando del «Día Uno» que lo puso en desacuerdo con el Departamento de Policía de Nueva York y la renuncia de los fiscales veteranos que lideran la investigación de Trump: Mark Pomerantz. y Carey Dunne.

A fines de febrero, renunciaron después de que Bragg dijera que no los autorizaría a presentar cargos penales ante el gran jurado especial en ese momento, informó CNN.

En su carta de renuncia, que fue revisada por CNN, Pomerantz dijo que creía que Trump era culpable de numerosos delitos graves y que la decisión de Bragg de no seguir adelante con una acusación en ese momento fue “incorrecta” y un “grave fracaso de la justicia”.

“Creo que su decisión de no procesar a Donald Trump ahora, y en el registro existente, es equivocada y completamente contraria al interés público”, agregó Pomerantz.

Pomerantz también dijo que la oficina tenía «pruebas suficientes para establecer la culpabilidad del señor Trump más allá de una duda razonable… Tampoco creo que suspender la investigación a la espera de futuros desarrollos conduzca a un caso más sólido o a disipar su reticencia a presentar cargos».

También dijo: «Otros y yo creemos que su decisión de no autorizar el enjuiciamiento ahora arruinará cualquier perspectiva futura de que el Sr. Trump sea procesado por la conducta criminal que hemos estado investigando».

Por otra parte, el jueves, la fiscal general de Nueva York, Letitia James, solicitó el jueves a un tribunal estatal que declare a Trump en desacato civil por supuestamente no cumplir con una orden judicial de entregar ciertos documentos para su investigación.

Investigación heredada del fiscal de distrito anterior

Pomerantz, quien estaba semi-retirado, fue contratado por el fiscal de distrito anterior, Cyrus Vance, por su experiencia en investigaciones financieras complejas. El verano pasado, Vance anunció cargos contra la Organización Trump y su director financiero Allen Weisselberg, alegando que estaban involucrados en un esquema de fraude fiscal de 15 años. La empresa y Weisselberg se han declarado inocentes.

Vance había autorizado a los abogados del equipo a presentar pruebas ante el gran jurado a fines del año pasado, pero no solicitó una acusación. Las personas cercanas a Vance dicen que quería dejar la decisión a Bragg. Otros dicen que la decisión fue un intento de presionar a Bragg para que presentara el caso al comienzo de su mandato. El gran jurado especial expirará en abril, aunque podría extenderse, o se podría formar un nuevo gran jurado para escuchar las pruebas.

Desde fines del año pasado, al menos tres fiscales de carrera solicitaron que se aplazara la investigación, que para el otoño se había centrado en la precisión de los estados financieros de la Organización Trump, que se proporcionaron a prestamistas, aseguradoras y otros. Les preocupaba que la investigación avanzara demasiado rápido, sin evidencia clara para respaldar posibles cargos, dijeron personas familiarizadas con la investigación.

Los fiscales encontraron varios obstáculos en su investigación, principalmente porque no tenían un colaborador, un informante clave, que pudiera testificar que Trump sabía que los estados financieros incluían información falsa. Además de probar que Trump tenía intenciones criminales, algunos de los fiscales también creían que había problemas con los estados financieros mismos, que incluían advertencias de que no fueron auditados y no necesariamente seguían las normas contables de EE. UU.

Además, ninguno de los prestamistas perdió dinero en los préstamos que le otorgaron a la Organización Trump, dijeron estas personas. Y muchos de ellos llevaron a cabo su propia revisión y evaluación de riesgos.

Esta historia ha sido actualizada con comentarios adicionales de Bragg.