Skip to content
Juez absuelve a hombre de delitos menores en juicio por disturbios en el Capitolio

WASHINGTON (AP) — Un juez federal absolvió el miércoles a un hombre de Nuevo México de los cargos de un delito menor por ingresar ilegalmente al Capitolio de Estados Unidos y participar en alteración del orden público después de entrar al edificio durante los disturbios del año pasado.

El juez federal de distrito Trevor McFadden emitió el veredicto desde el estrado después de escuchar el testimonio sin jurado en el caso contra Matthew Martin. McFadden, quien fue nominado por el expresidente Donald Trump, absolvió a Martin de los cuatro cargos de los que se le acusaba.

Martin no disputó que se unió a cientos de otras personas para ingresar al edificio del Capitolio durante los disturbios. Es el tercer acusado de disturbios en el Capitolio cuyo caso ha sido resuelto en un juicio. Es el primero de los tres en ser absuelto de todos los cargos que enfrentó,

Los primeros dos juicios por disturbios en el Capitolio terminaron con condenas, aunque McFadden absolvió a uno de esos acusados ​​de un cargo de alteración del orden público después de un juicio sin jurado el mes pasado. Esta semana se lleva a cabo un cuarto juicio en Washington, DC, para un ex oficial de policía de Virginia acusado del ataque.

Martin fue una de las cientos de personas acusadas de delitos federales derivados del asedio el 6 de enero de 2021, cuando una turba de partidarios del presidente Donald Trump impidió que el Congreso certificara la victoria electoral de Joe Biden en 2020.

Martin, cuyo juicio en el tribunal comenzó el martes, testificó que un oficial de policía lo invitó a entrar al edificio después de que estalló el motín. Un fiscal desestimó ese testimonio como “tonterías”.

Martin fue acusado de cuatro delitos menores: entrar y permanecer en un edificio restringido, alteración del orden público y alteración del orden público en un edificio restringido, entrada violenta y alteración del orden público en un edificio del Capitolio y desfiles, manifestaciones o piquetes en un edificio del Capitolio.

Decenas de acusados ​​de disturbios en el Capitolio se han declarado culpables y han sido sentenciados, pero Martin es el primero en testificar en un juicio. Dijo que «se dejó llevar por la corriente» cuando se acercó al Capitolio y testificó que vio a un oficial de policía señalándolo para que entrara al edificio. Martin permaneció dentro del Capitolio durante unos 10 minutos después de ingresar al edificio por las puertas de la rotonda, según los fiscales.

Martin dijo que «disfrutó el día» del motín.

“Fue un día mágico en muchos sentidos”, testificó el martes antes de agregar: “Sé que sucedieron algunas cosas malas”.

“¿Entiendes que los policías murieron?” El fiscal del Departamento de Justicia, Michael Romano, le preguntó a Martin.

Al menos nueve personas murieron en el motín o en sus secuelas. Más de 100 policías resultaron heridos. Un oficial murió después de colapsar horas después de haber sido rociado con spray para osos y otros oficiales que intentaron sofocar los disturbios se suicidaron en los meses posteriores al ataque.

Los fiscales dijeron que Martin, un ingeniero, trabajaba para un contratista del gobierno en el Laboratorio Nacional en Los Álamos, Nuevo México, y obtuvo una autorización de seguridad de alto secreto el 6 de enero. Martin dijo que en realidad trabajaba en una instalación diferente en Los Álamos.

El abogado defensor Dan Cron dijo que Martin vio a otra persona estrechar la mano de un oficial de policía después de ingresar al Capitolio. Martin colocó su mano sobre el hombro de un oficial “como un gesto de agradecimiento y buena voluntad”, dijo Cron.

“Fue una escena muy ruidosa allí. Allí estaban sucediendo muchas cosas para tratar de procesar”, dijo Cron al juez.

Martin no está acusado de participar en ningún tipo de violencia o destrucción.

“Todo el tiempo que está allí, solo está parado allí”, dijo Cron.

Romano, el fiscal del Departamento de Justicia, dijo que Martin se unió a la multitud para aglomerar a los policías que intentaban dispersar a la multitud. El fiscal dijo que Martin sabía que no se le permitía estar en el Capitolio.

“La idea de que pensó que tenía permiso para hacer eso no tiene sentido”, dijo Romano.

Otros acusados ​​de disturbios también han afirmado que la policía les indicó que entraran o les dijeron que podían entrar, pero no está claro cómo los tribunales verán ese testimonio.

McFadden presidió un juicio sin jurado el mes pasado para Cuoy Griffin, un funcionario del condado de Nuevo México que ayudó a fundar un grupo llamado Cowboys for Trump. El 22 de marzo, el juez condenó a Griffin por ingresar ilegalmente a los terrenos restringidos del Capitolio de los EE. UU., pero lo absolvió de participar en alteración del orden público.

El 8 de marzo, un jurado decidió el primer juicio por disturbios en el Capitolio al condenar a un hombre de Texas, Guy Reffitt, por asaltar el Capitolio con una pistola enfundada. Los miembros del jurado también condenaron a Reffitt por obstruir la sesión conjunta del Congreso para certificar el voto del Colegio Electoral, interferir con los agentes de policía que custodiaban el Capitolio y amenazar a sus dos hijos adolescentes si lo denunciaban ante las autoridades.

Reffitt y Griffin ingresaron a áreas restringidas fuera del Capitolio, pero no al edificio en sí.

Mientras tanto, el martes comenzó un juicio con jurado para un ex oficial de policía de Virginia que está acusado de asaltar el Capitolio con un compañero oficial.

Un fiscal federal dijo que el ex oficial de policía de Rocky Mount, Thomas Robertson, irrumpió en el Capitolio porque creía que las elecciones presidenciales de 2020 le habían sido robadas a Trump y quería interferir con la certificación de la votación del Colegio Electoral.

El otro exoficial, Jacob Fracker, se declaró culpable de un cargo relacionado con disturbios y podría ser un testigo clave para los fiscales. El juicio de Robertson se reanudó el miércoles con el testimonio de un oficial del Departamento de Policía Metropolitana que supervisó a otros oficiales durante el motín.

Más de 770 personas han sido acusadas de delitos federales relacionados con disturbios. Más de 240 de ellos se han declarado culpables, en su mayoría de delitos menores, y más de 140 de ellos han sido condenados.



wj en