Skip to content
La inflación y la caída del poder adquisitivo desencadenan una ola de huelgas en el Reino Unido — RT en francés

Trabajadores ferroviarios, trabajadores postales, trabajadores portuarios: el Reino Unido está experimentando sus peores huelgas en décadas con una nueva andanada que comienza esta semana por mejores salarios frente a la creciente inflación y la caída del poder adquisitivo.

El 18 y 19 de agosto, los sindicatos RMT, TSSA y Unite llaman a decenas de miles de trabajadores ferroviarios británicos a dejar de trabajar. Nuevo episodio de la mayor huelga en 30 años en el sector, que comenzó a finales de junio. Network Rail, el gestor de la red pública, ha advertido que solo circulará uno de cada cinco trenes, y ha pedido a los británicos que viajen «solo si es absolutamente necesario». El próximo 19 de agosto toda la red de transporte de Londres quedará casi paralizada y permanecerá muy trastornada durante todo el fin de semana.

El día 21, los estibadores del puerto de Felixstowe (este de Inglaterra) -el mayor de mercancías del país- iniciaron una huelga de ocho días, amenazando con paralizar gran parte del tráfico de mercancías del país. En todas partes la consigna es la misma: los empleados exigen aumentos salariales acordes con la inflación, que alcanzó el 10,1% anual en el Reino Unido en julio y podría superar el 13% en octubre, según las previsiones del Banco de Inglaterra.

Sharon Graham, secretaria general del sindicato Unite, uno de los principales del país, subraya en un comunicado de prensa que el poder adquisitivo está siendo devorado por las subidas de precios a una velocidad récord, lo que, según ella, «demuestra la necesidad vital […] defender el valor de la compensación de los trabajadores.

Correos y telecomunicaciones en huelga

A la convocatoria del sindicato sectorial CWU, más de 115.000 trabajadores postales británicos han planificado un paro de cuatro días entre finales de agosto y principios de septiembre, y unos 40.000 empleados de la operadora de telecomunicaciones BT proseguirán su primera huelga en 35 años . . Y se planean, o se han producido, acciones en almacenes de Amazon, entre abogados penalistas o entre recolectores de basura.

El 16, el sindicato de empleadores CBI dijo en un comunicado que los empleadores estaban haciendo todo lo posible «para ayudar a su personal a superar este período», pero según CBU «una gran mayoría no puede permitirse aumentar los salarios lo suficiente como para mantenerse al día con la inflación». «.

Sin embargo, recientemente se han evitado algunas huelgas en el último minuto, después de que las ofertas de compensación se consideraran satisfactorias. Es el caso de los empleados de una empresa de repostaje del aeropuerto de Heathrow, que amenazaron con interrumpir el tráfico y finalmente abandonaron la huelga. Así, parte del personal de tierra de British Airways, que exigía al menos el restablecimiento de los salarios recortados un 10% durante la pandemia, puso fin a la huelga tras obtener un aumento del 13%.

Trabajadores temporales para reemplazar a los huelguistas

Sin embargo, los trabajadores ferroviarios continúan su movimiento el 18 de agosto porque las negociaciones con la multitud de operadores privados del sector están estancadas. También rechazaron una oferta de pago de Network Rail condicionada a despidos masivos. El ministro de Transporte, Grant Shapps, que se negó a involucrarse directamente en las discusiones, es señalado por las organizaciones, acusado de no dar mandato suficiente a las empresas para negociar.

Otro motivo de enojo sindical: el gobierno acaba de enmendar la ley para permitir el uso de trabajadores temporales para reemplazar a los huelguistas. La famosa tienda por departamentos de lujo de Londres, Harrods, fue “el primer empleador en amenazar a su personal” para usar la ley, ya que algunos empleados ahora votan por una posible huelga, según Unite.

Los movimientos podrían prolongarse más allá del verano, y extenderse también a los funcionarios de educación o sanidad, donde el sindicato rechazó ofertas salariales calificadas de “miserables” del 4%.