Skip to content
¡La isla se está quedando sin caracoles!  Es demasiado caliente,

Mallorca se está quedando sin caracoles, un plato muy tradicional en la isla.
los altas temperaturas están pasando factura al sector de la cría de caracoles, que ha experimentado un espectacular auge y caída en los últimos años.

De acuerdo con la último censo oficial de caracoles en Balearesque está gestionado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, en 2020 había 17 granjas en Mallorca con un total de 814.000 ejemplares.
Pero hoy, apenas dos años después, existen prácticamente solo quedan dos criadores activos: Jaume Riutort (Caragolera de Muro) y Biel Sbert (Caragol Son Pou, Felanitx).

“Lo que pasa es que el 90% de los caracoles que se consumen en Mallorca son congeladoAsí que nosotros no puede competir en precio En nuestro caso, la finca atiende a clientes que exigen calidad, como el chef estrella Michelin Santi Taura. La diferencia de precio entre los caracoles congelados y los criados en Mallorca es brutal”, comenta Jaume Riutort.

Sus caracoles se venden ya limpios y purgados a un precio de 10 euros el kilo, 12 euros si es un caracol bover. Ha mantenido el mismo precio durante los últimos cinco años, aunque inició su negocio en 2009.
El cambio climático no ha hecho más que entorpecer el día a día de un negocio que vivía su mejor momento en Mallorca en 2016 con 19 granjas activas y 1,8 millones de caracoles aún más difícil.

Según el censo del Ministerio de Agricultura y Pesca, el 4 % de todas las granjas de caracoles de España estaban situadas en Baleares en aquel momento. “Este verano ha sido la tormenta perfecta. Ha sido un verano duro, seco y largo. Murieron casi todos nuestros caracoles y tuvimos que empezar a criar de nuevo”, cuenta Riutort.

euroweeklynews En