La marcha del Orgullo de París se enfrenta a la extrema derecha un día antes de las elecciones: «Estamos en guardia»

Una multitud emerge en la estación Corentin Cariou en el distrito 19, al noreste de París. El aire fresco sienta tan bien después de un viaje en metro como sardinas en lata. Vienen con todo tipo de accesorios arcoíris, brillantina y maquillaje abundan para la ocasión. La explosión de colores contrasta con el cielo gris. Nathane tiene el pelo verde, a juego con sus ojos. Pasa tiempo con su grupo de amigos antes de iniciar la marcha. Vienen todos los años, pero este es diferente. “Es el último Orgullo, así que estaré aquí hasta el final antes de que llegue la fiesta equivocada”, bromea uno de ellos.

Nathan saca su móvil para mostrar un artículo del diario Libération sobre un reciente ataque homófobo en París por parte de un grupo ultra. Según el texto, uno de los autores dijo: “No veo la hora de que pasen tres semanas y podamos acabar con los maricones que queramos”. Por eso, este joven de 19 años teme que Agrupación Nacional, el partido de Marine Le Pen y Jordan Bardella, llegue al gobierno.

“Estamos todos en guardia. En Francia ya hemos tenido gente que es violenta con personas LGBT y racializadas. Se sienten más fuertes porque, supuestamente, Bardella va a ganar”, dice Nathan, que viene de Versalles. Ahora vive en París, donde estudia en una escuela de arte. Considera que su ciudad –“rica, de derechas y católica”– no es para él y en la capital se sentiría más seguro.

No muy lejos de Nathan, con una boa de plumas de colores, se encuentra Janine, una jubilada de 70 años que vive en las afueras de la capital. “Este año era más importante venir”, afirma. También le preocupa que una victoria del partido de Le Pen envalentone a quienes difunden discursos de odio. “Me preocupa la privación de libertades, y si gana la extrema derecha puede haber más intolerancia contra las personas LGTBI. El problema no es sólo el Estado, también va a haber gente que se va a relajar y mostrar más odio por ganar las elecciones”, afirma la mujer, que ha acudido con su amiga Marie.


Este año, la marcha del Orgullo en París y la región que la rodea se celebró en circunstancias especiales: en medio de una jornada de reflexión, antes de la primera vuelta de unas cruciales elecciones legislativas en las que el partido de extrema derecha se perfila como favorito tras arrasar en las últimas elecciones europeas.

La potencial victoria del Grupo Nacional ha atravesado de arriba a abajo la multitudinaria manifestación que, con un ambiente festivo pero también político, recorrió este sábado las calles parisinas hasta la emblemática Place de la République. Una marcha salpicada de pancartas contra Bardella y la Agrupación Nacional y convocando a votar este domingo. “Rostros al armario, lesbianas al poder”, reza el cartel que sostiene una joven. “No olvides la historia”, lee en otro.

A lo largo de cuatro kilómetros, el grupo hizo gala de su fuerza justo antes de votar ante miles de personas en la calle. En lo que denominó una “cita con la historia”, la asociación organizadora Inter-LGBT había llamado a que este Orgullo fuera una demostración de fuerza “antifascista”.

“En un momento en el que nuestros derechos e identidades están siendo cuestionados en toda Europa, las personas LGBTQIA+ de todo el viejo continente tienen sus ojos puestos en París. La Agrupación Nacional y sus aliados franceses y europeos son y serán siempre enemigos de nuestras luchas y de nuestros derechos: Italia, Hungría, Polonia… Dondequiera que llegue al poder, la extrema derecha ataca los derechos fundamentales y, en particular, los derechos de las personas LGBTQIA+”, dicen en un manifiesto conjunto con la organización SOS homophobie y otras 60 asociaciones, así como más de 120 figuras políticas y de la sociedad civil.


Los organizadores advierten de que, con la extrema derecha en el poder, cualquier avance “estará condenado a retrocesos”. “Peor aún, todas las personas LGBTQIA+ estarán condenadas a la represión. Atacar a las personas LGBTQIA+ también significa atacar a sus familias y a sus hijos, y poner en peligro a los más pequeños. Por eso lo decimos alto y claro: la extrema derecha es una amenaza para nuestras luchas”. “Ganamos nuestros derechos marchando, y pretendemos protegerlos marchando”, señalaron.

Luciendo la bandera bisexual a modo de capa, Serena sostiene un pequeño trozo de cartulina en el que, entre arcoíris y corazones, ha escrito: “(La) comunidad LGBT se caga en la Agrupación Nacional”. “Estamos de celebración y deberíamos estar orgullosos de nosotros mismos”, afirma la joven, que acude a la marcha desde las afueras de la capital con dos amigas. También le preocupa una victoria en las urnas, aunque no ha perdido la esperanza. “Tengo mucho miedo, pero seguimos unidos y vamos a bloquear a la ultraderecha. Nunca los veremos en el poder”.


La carroza de Ardhis, una asociación que ayuda a los migrantes LGTBI, hace bailar a los asistentes al ritmo de afrobeat. Sindicatos, partidos políticos y marcas de lujo también están representados en el desfile, en el que la música y los espectáculos son los protagonistas. actuacionesJunto a una de las carrozas de los empresarios, bajo las banderas del Orgullo del Oso, se encuentra Gabriel, de 56 años. Viene con su novio desde La Rochelle, una ciudad costera del suroeste de Francia. Cree que las elecciones pueden dejar un escenario “muy problemático” para Francia “en ambos extremos”, un discurso que el presidente, Emmanuel Macron, ha levantado contra la extrema derecha y la coalición de izquierdas Nuevo Frente Popular. “Haré todo lo posible para que eso no ocurra, pero es la voz del pueblo”.


Un grupo de asistentes muestra una llamativa pancarta. “Ni Le Pen ni su banda. La extrema derecha perjudica gravemente a la comunidad LGTBIQA”, se lee. “Estamos aquí, estamos aquí”. queers“No vamos a desaparecer”, corea un grupo de jóvenes. Varias personas bailan y saludan sobre la carroza de Act-Up Paris, una histórica organización francesa que lucha contra el SIDA. El enorme autobús rojo lleva la inscripción “fascismo=muerte”. Una mujer agita un cartel que dice “liberté, égalité, identité”, un juego de palabras con el lema oficial de la república francesa.

Cerca de la carroza, con los labios pintados de azul, está Sasha, una directora de proyectos tecnológicos de 35 años. “Estoy aquí para representar a mi comunidad, porque soy una mujer trans, hija de inmigrantes cameruneses y negra. “Estoy aquí por todas las discriminaciones, por las personas que sufren y que no son reconocidas, y que son empujadas a los márgenes de la sociedad”. Nació en Estados Unidos y creció en Toulouse. “Tengo el privilegio de tener un buen trabajo, soy tranquila, tengo doble nacionalidad, pero tengo miedo por mis padres”.


Desde hace algún tiempo, Sasha está inmersa en el proceso de cambio de sus documentos. “Puede ocurrir que no me dejen completar el trámite, y también pueden criminalizarme”, afirma, tras recordar la polémica que estalló recientemente cuando Macron criticó el programa del Nuevo Frente Popular por incluir la propuesta de autorizar “el libre cambio de estado civil ante un funcionario público”. Macron afirmó: “Hay cosas que son completamente ridículas como cambiar el género en el ayuntamiento”.

Sasha coincide en que este Orgullo es especial. “Estuve en las manifestaciones durante las elecciones de 2002, cuando Jacques Chirac se enfrentó a Jean-Marie Le Pen en la segunda vuelta. Más de 20 años después, hemos avanzado, pero los ideales políticos siguen estando por detrás. Hay gente que no se siente representada, pero somos parte de Francia y tenemos que votar”, afirma. “No creo que Le Pen llegue al poder, viendo a toda esta gente diversa y hermosa aquí. Pero si lo hace, tendremos que seguir saliendo a la calle”.

Next Post

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.