Skip to content
La niña que mordió las ataduras para escapar fue mantenida cautiva en su casa de Alabama con los restos desmembrados de su madre y su hermano, dice la policía |  Noticias de EE. UU.

Un hombre fue arrestado luego de que una niña de 12 años fuera mantenida cautiva con los restos desmembrados de su madre y su hermano.

La niña proporcionó información clave que condujo al arresto del novio de su madre, según las autoridades de Alabama.

El alguacil del condado de Tallapoosa, Jimmy Abbett, describió al niño como «un héroe por sobrevivir al incidente y presentar la información que nos proporcionó para acusarlo».

Los funcionarios dijeron fue descubierta por un automovilista Conducía por un camino rural cuando vio al niño, se detuvo y luego llamó a los servicios de emergencia.

La agredieron y le dieron alcohol para ponerla en estupor, alegaron las autoridades en documentos judiciales, pero huyó de la casa móvil después de morder los lazos que se habían usado para sujetarla en una cama.

Su presunto captor, José Paulino Pascual-Reyes, de 37 años, fue acusado de secuestro y múltiples cargos de asesinato capital por la muerte de la madre, Sandra Vázquez Ceja, de 29 años, y el hermano, quien según los registros judiciales era menor de 14

«Eran novio y novia», dijo Abbett sobre el acusado y Ceja. «En realidad estaban viviendo allí todos juntos».

Las autoridades alegan que la niña fue capturada el 24 de julio, cuando su madre y su hermano fueron asesinados.

El alguacil se negó a comentar si la niña conocía el destino de su madre y su hermano mientras aún era rehén. Sus restos fueron encontrados dentro del inmueble.

Pascual-Reyes, de México, fue arrestado el lunes por la noche mientras trabajaba en un sitio de construcción en Auburn, Alabama, a más de 20 millas de la casa móvil.

Estuvo ilegalmente en los EE. UU. después de haber sido deportado previamente y luego regresar sin la documentación adecuada.

El alguacil dijo que no estaba claro cuándo había vuelto a entrar a Estados Unidos, pero que el grupo había estado viviendo en la casa móvil desde febrero.

La Sra. Ceja y sus dos hijos ingresaron a los EE. UU. desde México en 2017 y solicitaron asilo, aunque sus solicitudes aún no se habían decidido, agregó el alguacil.

grb8