Skip to content
La OMS pide a Kiev que destruya sus patógenos de alto riesgo — RT en francés

Como Moscú sospecha que Washington está ayudando a Kiev a desarrollar «programas biológicos militares», la OMS ha recomendado que el gobierno ucraniano destruya los patógenos de alto riesgo albergados en los laboratorios.

Como informó la agencia de noticias estadounidense Reuters el 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconsejó al Ministerio de Salud de Ucrania y a otros organismos responsables en el país que destruyan los patógenos de alto riesgo alojados en los laboratorios del país para evitar «cualquier derrame potencial». que podría propagar enfermedades entre la población. Moscú sospecha que Kiev está desarrollando un programa militar biológico con la ayuda de Washington. Por su parte, Estados Unidos ha confirmado la presencia de agentes patógenos en Ucrania, pero no su desarrollo con fines militares.

Selon Reuters, l’OMS n’a pas voulu dire quand elle avait formulé cette recommandation et n’a pas donné de précisions sur les types d’agents pathogènes ou de toxines présents dans les laboratoires ukrainiens que l’organisation présente comme des infrastructures de Salud pública. La agencia tampoco respondió a las preguntas sobre el seguimiento de sus recomendaciones.

Un problema de salud pública, según Kiev y Washington…

Según expertos en bioseguridad mencionados por la agencia de noticias, la ofensiva del ejército ruso en Ucrania y sus operaciones militares allí han «aumentado el riesgo de escape de patógenos», ya que algunas instalaciones en riesgo resultarían dañadas. Y Reuters para aclarar: «Al igual que muchos otros países, Ucrania tiene laboratorios de salud pública que estudian formas de mitigar las amenazas de enfermedades peligrosas que afectan tanto a animales como a humanos, incluido, más recientemente, el COVID-19».

¿Precaución de salud pública o secreto de defensa? La número tres de la diplomacia estadounidense, Victoria Nuland, respondiendo a la pregunta de si Kiev poseía “armas biológicas”, subrayó en cualquier caso el 8 de marzo la importancia de que las “instalaciones de investigación biológica” cuya existencia había confirmado en Ucrania no caer en manos de los rusos.

Ya en abril de 2020, la Embajada de los Estados Unidos en Kiev informó de una asociación con las autoridades ucranianas en esta área, sin mencionar, sin embargo, el posible objetivo militar de esta investigación. Al contrario, denunciando la “desinformación rusa”, presentó esta colaboración como una forma de “reducir las amenazas biológicas”.

“Aquí en Ucrania, el Programa de Reducción de Amenazas Biológicas del Departamento de Defensa de EE. UU. está trabajando con el gobierno ucraniano para consolidar y asegurar patógenos y toxinas que representan un riesgo para la seguridad en las instalaciones del gobierno ucraniano, al tiempo que permite la investigación y el desarrollo pacíficos de vacunas”, dijo la embajada. escribió en un comunicado, y agregó que estos “esfuerzos conjuntos ayudan a garantizar que los patógenos peligrosos no caigan en las manos equivocadas”.

Defensa secreta, según Moscú

En Moscú, sin embargo, el tema es diferente. Igor Kirillov, jefe ruso de las Fuerzas de Defensa contra la radiación química y biológica, citado por la agencia Tass el 7 de marzo, había denunciado actos de destrucción en varios laboratorios ucranianos que, según él, traicionan un programa militar. “El análisis de los actos de destrucción demuestra la existencia de trabajos realizados con patógenos de peste, ántrax y brucelosis en el biolaboratorio de Lvov, así como con patógenos de difteria, salmonelosis y disentería en los laboratorios de Jarkov y Poltava”, afirmó, y agregó : “La nomenclatura y el número excesivo de biopatógenos atestiguan el trabajo realizado en el marco de los programas biológicos militares”.

Unos días antes, era el jefe de la diplomacia rusa, Sergei Lavrov, quien había hecho denuncias sobre este tema. “Tenemos datos de que el Pentágono está muy preocupado por el destino de las instalaciones químicas y biológicas en Ucrania. Porque el Pentágono construyó dos laboratorios biológicos militares en Ucrania y trabajó allí en el desarrollo de patógenos en Kiev y Odessa. Actualmente tienen miedo de perder el control de estos laboratorios”, había acusado, en una entrevista televisiva el 3 de marzo. «[Les Américains refusent] categóricamente para crear un mecanismo de verificación en el marco de la convención sobre la prohibición de las armas biológicas […] y están construyendo sitios militares biológicos a lo largo del perímetro de Rusia”, continuó el ministro de Relaciones Exteriores ruso.

A pedido de Moscú, este 11 de marzo debe realizarse una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en estado de emergencia sobre esta presunta fabricación de armas biológicas en Ucrania.