Skip to content
La oposición venezolana pone fin al “gobierno interino” y la “presidencia” de Guaidó – RT en francés

El «viejo parlamento», no reconocido por Caracas, puso fin al «gobierno interino» así como a las responsabilidades de Guaidó, autoproclamado presidente de Venezuela a principios de 2019. Una señal de fractura en la oposición a medida que se acercan las elecciones presidenciales.

Nuevo desaire a Juan Guaidó. El 30 de diciembre, los principales partidos de la oposición venezolana decidieron poner fin al «gobierno interino», no reconocido por Caracas, y por ende al mandato del autoproclamado «presidente» de Venezuela Juan Guaidó.

De hecho, el oponente de Nicolás Maduro se había autoproclamado presidente de la República Bolivariana en enero de 2019, disputando la reelección del sucesor de Hugo Chávez durante las elecciones presidenciales de 2018. Luego había sido reconocido como tal por una cincuentena de países, Estados Unidos a la cabeza, pero también por Francia, antes de que su apoyo se desvaneciera a lo largo de los meses.

Un «gobierno interino» que había «dejado de ser útil», según la oposición, mientras Guaidó lamenta un «salto al vacío»

El «viejo Parlamento», que agrupa a los diputados electos en 2015 y no reconoce la amplia victoria del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en las elecciones legislativas de 2020, ha decidido por ello poner fin al «gobierno interino» así como a las responsabilidades de Juan Guaido, por 72 votos a favor, 29 en contra y 8 abstenciones.

Tres de las cuatro principales fuerzas de oposición (Justice d’abord, Action Démocratique y Un nouveau temps) emitieron un comunicado de prensa el 27 de diciembre, en el que se manifestaron contrarios al mantenimiento de este «gobierno interino» que, según ellos, había ‘dejado de ser útil […] y no presente[ait] ningún interés para los ciudadanos”.

Por su parte, Juan Guaidó había pedido el pasado 29 de diciembre que “no se destruyera esta herramienta”, precisando que quería que este organismo “se defendiera por encima de nombres o intereses personales”. “Mantener la presidencia [intérimaire] no tiene nada que ver con Juan Guaidó. Es un deber”, agregó. Tras la votación, destacó, según él, un «salto al vacío» lamentando que, según él, «72 diputados [aient] capituló». “Las disputas que tenemos hoy, sin duda las resolveremos”, dijo también.

Durante la sesión del 30 de diciembre del «viejo Parlamento», Juan Miguel Matheus, líder de Justicia primero, partidario de la desaparición del «gobierno interino», había declarado: «El gobierno interino era una emanación, una emergencia de la Nación». Asamblea. Lo que era temporal se ha convertido en permanente.

Como presidente autoproclamado, Juan Guaidó no disfrutó de poderes constitucionales, al no tener mandato electivo, pero, con el apoyo de varios países occidentales, controló los activos financieros venezolanos en el exterior, que el presidente Nicolás Maduro estimó en 24.000 millones de dólares.

“Los activos no están en peligro. La mayor parte del apoyo [international] es un apoyo a la Asamblea Nacional más que a la presidencia interina… La ley da herramientas suficientes para proteger los bienes en Portugal, Estados Unidos e Inglaterra”, precisó Juan Miguel Matheus durante la sesión.

Desde el establecimiento del «gobierno interino», Nicolás Maduro se burló regularmente del autoproclamado organismo, llamándolo «Mundo de Narnia» o incluso «imaginario». Todavía no ha reaccionado al final del «gobierno interino», lo que representa una verdadera victoria para su partido.

El regreso de Maduro a la escena internacional

Porque desde hace unos meses, por el conflicto en Ucrania y las sanciones tomadas por Occidente contra Rusia, en particular en lo que respecta a las industrias del petróleo y el gas (recursos de los que Venezuela tiene una cantidad muy grande), pero también gracias a los cambios de poder. en Sudamérica, Nicolás Maduro ha regresado con fuerza a la escena internacional.

Prueba de ello es el encuentro furtivo, pero captado por las cámaras, con Emmanuel Macron durante la COP27 en Egipto. En esta ocasión, el mandatario francés llamó “presidente” a Nicolás Maduro -cuando se supone que Francia no lo reconoce como tal- y anunció que quería llamarlo rápidamente.

Las relaciones entre las autoridades venezolanas y Washington también parecían calentarse. Estados Unidos había enviado recientemente emisarios para discutir con Nicolás Maduro, pero también había relajado las sanciones contra Caracas, oficialmente después de haber notado avances en las negociaciones con la oposición, pero también ciertamente preocupado por su suministro de energía.

Finalmente, los cambios de poder en América del Sur, favorables a la izquierda, particularmente en Brasil -con la entrada en funciones de Lula el 1 de enero- o en Colombia -con la elección de Gustavo Petro- han devuelto apoyos de peso a Nicolás Maduro.

Rumbo a las elecciones presidenciales de 2024

Con una oposición cada vez más dividida, que no pudo lograr la unidad en las elecciones regionales de 2021, que perdió en gran medida ante el PSUV, ahora todos los ojos están puestos en las elecciones presidenciales de 2024.

La oposición ya anunció que organizará primarias en 2023 para elegir un candidato único que enfrentará a Nicolás Maduro, quien se postulará por tercera vez al cargo supremo después de 2013 y 2018.