Skip to content
La Tasa Turística será una Realidad en Valencia y la Costa Blanca

Gracias a un acuerdo entre los tres principales grupos políticos de la Comunidad Valenciana, PSPV, Compromís y Unides Podem, se ha dado luz verde a la polémica tasa turística, que cobrará a los turistas el impuesto por pernoctaciones.

Los planes para implementar el impuesto, que ya son una realidad en algunas zonas del país, se debaten en Valencia desde hace 5 años, con la patronal en contra.

El diseño acordado establece una tarifa que va desde 0,5 euros a pagar en campings u hostales hasta 2 euros por noche a pagar en hoteles de 4 estrellas Superior y 5 estrellas. Los turistas de cruceros pagarán 1,5 euros, lo mismo que en viviendas turísticas de categoría superior. Pero habrá un límite máximo de pago de siete días. Es decir, quien venga una semana o un mes a un hotel de lujo (y no está exento de pagar) aportará un total de 14 euros y quien vaya una semana, o quince días, o un mes, a un apartamento de esa categoría pagará una tarifa de 10,5 euros.

El texto contempla excepciones. No será obligatorio que aquellas personas que se alojen en este tipo de plazas de pago -campings, hostales, hoteles de 4 Estrellas Superior y 5 Estrellas o cruceros- que sean menores de 16 años, vengan en viajes sociales como el Imserso (o similar de la UE), lo hacen por motivos de salud (también un acompañante) o algunos alberguistas según edad. También, cualquier persona que llegue debido a una guerra o conflicto similar, como es el caso ahora de los refugiados ucranianos.

El dinero recaudado por los municipios que quieran establecer el impuesto deberá destinarse a facilitar la mejora de servicios o infraestructuras turísticas, luchar contra las intrusiones, fomentar las buenas prácticas laborales, al medio ambiente o facilitar el acceso a la vivienda, entre otros. No obstante, aquellos ayuntamientos que opten por no aplicar el impuesto pueden hacerlo, algo en lo que el PSPV ha hecho hincapié en varias intervenciones. Así como en la moratoria de un año que la propia ley contempla para su entrada en vigor y que, por tanto, impediría su cobro antes de 2024.

El tramo final del viaje es que se lleve a cabo una votación el jueves, que, dado el apoyo de los grupos mencionados, es probable que tenga éxito.



theleader En