Skip to content
La UE afronta una reunión sobre el tope de precio al gas

Bruselas (EFE).- Los ministros de Energía de la Unión Europea debatirán este jueves la propuesta de la Comisión Europea para limitar el precio del gas en el mercado de futuros TTF.

Una cita que se anuncia intensamente, pues critican la iniciativa tanto los países que reclaman intervenir como los que no querían ninguna propuesta en la mesa.

Una mayoría de Estados miembros llevan meses presionando para que Bruselas diseñe un sistema para limitar las compras mayoristas de gas en la UE, con Italia, España, Polonia o Francia empujando en esa dirección.

Pero la Comisión, alineada con Alemania y Países Bajos, no quería y ha arrastrado los pies hasta que la presión ha sido insoportable, tanto que algunos capitales amenazaban con bloquear otros textos energéticos en los que se esperaba una tramitación sin sobresaltos, como el futuro sistema de compras conjuntas o la aceleración de permisos para grandes plantas de renovables.

La comisaria europea de Energía, Kadri Simson. EFE/EPA/Oliver Hoslet

Finalmente, y en vísperas del cuarto consejo extraordinario de Energía desde el mes de julio, un récord, la comisaria europea de Energía, Kadri Simson, ha puesto en la mesa una propuesta legislativa para limitar los precios desorbitados en el mercado TTF de Ámsterdam, que sirve de referencia para gran parte de los contratos gasísticos en Europa.

En concreto, el mecanismo que propone Bruselas como “último recurso” limitaría a 275 euros por megavatio-hora (MWh) el precio de los futuros de gas a un mes en el TTF, pero sólo se activaría si se supera ese umbral durante dos semanas y siempre que la diferencia con respecto a la cotización del gas natural licuado (GNL) en los mercados internacionales supere los 58 euros.

Además de estas dos condiciones, el proyecto legislativo recoge un arsenal de salvaguardas para suspender el tope si pone en peligro la seguridad de suministro o la estabilidad de los mercados financieros, lo que hace que el mecanismo sea casi inaplicable.

De hecho, su diseño actual supone que no habría sido activado ni el pasado agosto, cuando el precio de gas a un mes del TTF rozó los 350 euros y marcó un récord en la historia europea. Pero no se mantuvo por encima de la cota de los 275 durante más de 14 días, por lo que, de estar en vigor, el mecanismo no se habría disparado.

Por ello, la propuesta lanzada este martes por Simson ha provocado el descontento de los países más ambiciosos, e incluso la vicepresidenta española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha tildado la medida de “tomadura de pelo”.

La UE afronta una reunión sobre el tope de precio al gas
La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. EFE/Kiko Huesca

«Lo más dramático es que le hemos pedido que nos presente una propuesta y esto no es una propuesta en serio, es una tomadura de pelo», ha dicho Ribera, quien augura que en la reunión de ministros de Energía de mañana Bruselas «va a oír cosas muy duras por parte de la mayoría” de capitales.

En una línea muy similar, las fuentes del Gobierno griego apuntan a que el límite de 275 euros es “muchísimo” y por eso Atenas buscará alianzas con otros países que han abogado por mover el tope por debajo de los 200 euros.

Un aliado en esta empresa será Polonia, cuyo primer ministro, Mateusz Morawiecki, ha subrayado abiertamente que la cifra que sugiere la Comisión es “muy alta”.

Frente a ellos – ya pesar de que el mecanismo está diseñado para que no se utilicen nunca – siguen países como Alemania, Países Bajos o incluso Hungría, que prefieren no aprobar un mecanismo de estas condiciones.

La Haya lamenta incluso que haya llegado una propuesta legislativa a la mesa de los ministros, extremo que la Comisión ha intentado evitar hasta el último momento, y apunta al ahorro energético como única solución para enfrentarse a la situación actual de precios desorbitados.