Skip to content
Las sanciones contra los empleadores aumentan un 45%

El consejero balear de Modelo Económico, Turismo y Empleo, Iago Negueruela, ha anunciado este jueves que inspecciones de trabajo en julio y agosto resultó en 234 procedimientos disciplinarios, un aumento del 45% en comparación con 2019.

El plan de combate a la precariedad laboral, aliado a la reforma laboral a nivel nacional, significó que 4.803 personas vieran su las condiciones de trabajo mejorado este año.

Un aspecto clave de la reforma se refería a los contratos temporales irregulares. Xisca Garí, del sindicato UGT, dijo el jueves que fraudulentas contratos temporales, que eran «práctica generalizada», han disminuido. Aun así, las sanciones del Govern balear apuntan a un abuso continuado de «horas extraordinarias y prórrogas». Las sanciones también incluyeron obstruir el trabajo de los inspectores y no registrarse en la seguridad social.

Garí destacó la importancia de las inspecciones «Tienen un efecto disuasorio frente a la negligencia empresarial. Baleares necesita aumentar el organismo de inspección de forma permanente».

Durante los dos meses de la temporada alta hubo treinta inspectores adicionales. Habían sido reclutados desde la península para hacer un total de 93. Negueruela señaló la dificultad de mantener a este personal extra en Baleares más allá de los meses estipulados. Son inspectores de otras regiones que tienen sus propias necesidades para el resto del año.

euroweeklynews En