Skip to content
Ley de sobrevivientes adultos de Nueva York: se esperan demandas a medida que se abre la ventana para reclamos de abuso sexual


Nueva York
CNN

Los sobrevivientes adultos de abuso sexual ahora pueden demandar a sus abusadores en Nueva York, incluso si el plazo de prescripción de sus reclamos ha expirado, según una ley estatal que entrará en vigencia el jueves.

La nueva ley otorga a los adultos sobrevivientes de agresión sexual un año para presentar demandas contra sus perpetradores. También permite que las personas que fueron agredidas sexualmente en el trabajo o bajo el cuidado de una institución como un hospital o una cárcel puedan demandar a esa entidad, dijo el abogado Doug Wigdor, quien ayudó a impulsar la ley.

“Creo que surgirán algunos casos muy interesantes en los casos de empleo en los que hombres poderosos, que supervisaban a mujeres o supervisaban a mujeres, las agredieron sexualmente y podrán responsabilizar a su perpetrador, pero también a sus empleadores”, dijo Wigdor. , que representó a las mujeres que testificaron contra el magnate del cine Harvey Weinstein, cuyas condenas en Nueva York por violación y actos sexuales delictivos fueron confirmadas este año.

Una demanda presentada el jueves temprano en virtud de la nueva ley tiene como objetivo responsabilizar al expresidente Donald Trump por presuntamente violar a la entonces columnista de revista E. Jean Carroll a mediados de la década de 1990. Trump ha negado las afirmaciones.

La nueva ventana para demandar en Nueva York les da a las sobrevivientes de agresiones sexuales adultas que quizás no hayan podido procesar lo que les sucedió más tiempo para buscar recursos, dijo Jane Manning, exfiscal de delitos sexuales y ahora directora del Proyecto de Igualdad de Justicia para Mujeres en el estado.

La medida refleja la Ley de Víctimas Infantiles de 2019 que durante dos años amplió temporalmente el estatuto de limitaciones de Nueva York en casos de abuso sexual infantil, lo que generó casi 11,000 demandas, dijo Lucian Chalfen, portavoz de la Oficina de Administración de Tribunales del Estado de Nueva York.

“La agresión sexual es un crimen altamente traumático. El trauma en sí toma tiempo para procesarse”, dijo Manning. “Agregue a eso el hecho de que nuestra cultura nos ha cargado a muchos de nosotros con mitos de violación sobre cómo es una violación real que no coincide con las agresiones sexuales reales que ocurren en la vida real.

“Por eso, hay sobrevivientes que ni siquiera identifican lo que les pasó como agresión sexual hasta que pasa un tiempo. Y puede haber mucha autoculpabilidad con la que lidiar, a pesar de que esa autoculpabilidad es completamente injustificada”, dijo.

Es importante brindarles a los sobrevivientes adultos de agresiones sexuales la oportunidad de buscar recursos a través del sistema de justicia civil, ya que el sistema de justicia penal a menudo les falla, dijo Manning.

“Con demasiada frecuencia en el sistema de justicia penal, todavía tenemos demasiados fiscales que se niegan a llevar los casos de delitos sexuales a juicio simplemente porque piensan que serán difíciles de ganar”, dijo. “Esa no es una buena razón para negarse a llevar un caso de delito sexual a juicio. Pero es una razón por la que los sobrevivientes todavía escuchan a demasiados fiscales”.

Se espera que se presenten demandas separadas bajo la nueva ley en nombre de más de 750 mujeres que alegan que fueron agredidas sexualmente en las prisiones del estado de Nueva York, dijo el abogado Adam Slater.

“La relación entre detenido y guardia es uno de los desequilibrios de poder más extremos que existen hoy en día”, dijo Slater. “Según la ley del estado de Nueva York, una persona en custodia correccional es legalmente incapaz de dar su consentimiento. Los oficiales y guardias en estas instalaciones tienen un arsenal inigualable de métodos para ejercer su voluntad sobre las víctimas: confinamiento físico, fuerza, retención de privilegios y control total sobre sus entornos”.

El Departamento de Correccionales y Supervisión Comunitaria de Nueva York tiene “tolerancia cero para el abuso sexual, el acoso sexual y las relaciones no autorizadas”, dijo la agencia en un comunicado, señalando que “investiga a fondo todos los informes de victimización sexual, incluidas las relaciones no autorizadas y las represalias contra cualquier personas que reportan incidentes o cooperan con esas investigaciones.

“El personal tiene el deber afirmativo de informar cualquier conocimiento, sospecha o información sobre un incidente de abuso sexual o acoso sexual, y cualquier relación no autorizada”, dijo. “Las personas que violan las reglas del Departamento son disciplinadas por el Departamento y cuando hay evidencia de que se cometió un delito, DOCCS remite esos casos para su enjuiciamiento penal en la mayor medida permitida por la ley”.

Cuando se le pidió un comentario, la oficina del fiscal general de Nueva York remitió a CNN al Departamento de Correcciones y Supervisión Comunitaria.

Carroll demandó el jueves a Trump por agresión y difamación en virtud de la nueva ley. Es la segunda demanda que presenta contra él y la primera que busca responsabilizar a Trump por agresión por presuntamente violar a Carroll hace 27 años en un vestidor de Bergdorf Goodman. La demanda también alega un nuevo reclamo por difamación basado en declaraciones que Trump hizo el mes pasado.

“La agresión sexual subyacente de Trump hirió gravemente a Carroll, causándole dolor y sufrimiento significativos, daños psicológicos duraderos, pérdida de dignidad e invasión de su privacidad. Su reciente declaración difamatoria solo se ha sumado al daño que Carroll ya había sufrido”, alega la demanda.

Carroll le está pidiendo a un juez que ordene a Trump que se retracte de sus declaraciones difamatorias y otorgue daños compensatorios, punitivos y ejemplares en una cantidad que se determinará en un juicio con jurado.

Trump ha negado todas las acusaciones en su contra.

Se esperan más demandas en nombre de unas 40 mujeres más con nuevos reclamos contra un ginecólogo de la Universidad de Columbia, el Dr. Robert Hadden, dijo el abogado Anthony DiPietro, quien representó a 230 mujeres presuntamente abusadas sexualmente por Hadden. Casi 150 de esos casos se resolvieron antes de que entrara en vigor la Ley de Sobrevivientes Adultos.

Hadden debe ir a juicio el próximo año por seis cargos de atraer e inducir a las víctimas a sus oficinas médicas en Nueva York y someterlas a abuso sexual ilegal desde aproximadamente 1993 hasta 2012, dijeron los fiscales; Hadden se ha declarado inocente.