Skip to content
Los cambios que trae 2023: nuevas leyes, impuestos y normativas

Las nuevas medidas anticrisis del Gobierno o la entrada en vigor de la Ley de Familias o de la Ley del cambio climático afectarán en gran medida a la mayoría de los ciudadanos

SUR

Ley del cambio climatico

La conocida como Ley del cambio climático trae importantes novedades, como las prohibiciones para los vehículos sin etiqueta medioambiental. Esta es la principal novedad con la que arranca el 2023. A lo largo del año, todas las ciudades de más de 50.000 habitantes (y aquellas de más de 20.000 con problemas especiales de contaminación) contarán, por ley, con una Zona de Bajas Emisiones (ZBE).

Esto supone que en las casi 150 ciudades que afectarán por estas nuevas restricciones se verán afectados más de 4 millones de automóviles, por lo que los coches electrificados verán un aumento considerable de la demanda en el año que viene. Esto son buenas noticias para los fabricantes, ya que casi todos cuentan con modelos con etiqueta Eco.

Los nuevos límites afectarán a ciudades que, en total, acumulan un parque de 11 millones de coches. En concreto, todos aquellos que fueron matriculados antes del año 2000 si tienen motor de gasolina; o antes de 2006 en caso de tratarse de modelos diésel. Los cuales ya tienen prohibido, por ejemplo, circular por el interior de la M-30 en Madrid.

La entrada en vigor de la Ley de Familias el 1 de enero de 2023 va a suponer, entre otras cuestiones, la aparición de nuevos permisos para facilitar la conciliación familiar y el cuidado de los hijos. Entre los más destacados está el permiso por maternidad o paternidad para ambos progenitores, que disfrutarán de un permiso de 16 semanas por el nacimiento de un hijo, la reducción por guardería -los beneficiarios se pueden deducir hasta 1.000 euros anuales hasta que el niño cumpla tres años-, la prestación por parto o adopción múltiple -pago único de 4.000 euros si se tienen o adoptan dos hijos; de 8.000 euros, si se tienen o adoptan tres; o de 12.000 euros, si se tienen o adoptan 4 o más- o el subsidio por desempleo por cargas familiares, que subirá a los 480 euros al mes.

El Ingreso Mínimo Vital (IMV) trae importantes novedades en 2023 para sus beneficiarios, que podrán ver incrementados sus ingresos después de los últimos anuncios realizados por el Gobierno. Por un lado, el incentivo para que quienes cobren esta ayuda no la pierdan si encuentran un empleo y, por otro, la subida en la cuantía actual, que «aumentará en los mismos términos que las pensiones», según el Ejecutivo.

Así pues, desde enero de 2023 los beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital podrán tener un ingreso extra si acceden a un empleo y aumentar su cuantía hasta un máximo de 17.000 euros anuales. El Ejecutivo ocurrió el pasado mes de septiembre el reglamento de incentivos al empleo para impulsar la incorporación de los perceptores de esta renta al mercado laboral y evitar, así, que caigan en la trampa de no buscar trabajo o incrementar sus ingresos por temor a perder su prestación o ver reducida su importación.

Cada año que empieza trae cambios en las condiciones para poder jubilarse. En 2023 convivirán dos reformas: la de 2011, que retrasará gradualmente la edad de jubilación y aguantará su acceso, y la aprobará a finales del año pasado, que liga la subida de las pensiones con el IPC, penaliza más a los trabajadores que se jubilan antes de tiempo y premia a los que lo hacen más tarde, entre otras.

A partir de enero para poder jubilarse con el 100% de la pensión serán necesarios 66 años y cuatro meses, dos meses más que ahora. En cuanto a su subida, Las pensiones subirán en enero un 8,5%, el mayor incremento de las últimas décadas, gracias a la nueva fórmula que se utiliza para revalorizarlas y que se basa en la inflación media anual de diciembre a noviembre

Con el nuevo año, se avecinan cambios que van a beneficiario a un colectivo concreto de contribuyentes en España. Sí es que el Ministerio de Hacienda quiere rebajar a partir de 2023 las retenciones que se practican a unos 250.000 contribuyentes con rentas del trabajo inferior a 35.200 euros que cumplen una serie de características personales y familiares: contribuyentes con cónyuges cuya renta no supere los 1.500 euros anuales, contribuyentes sin derecho a las reducciones para familias monoparentales, etc.

Este cambio afectará a un colectivo muy delimitado y no implica una rebaja de las cantidades a pagar, sino simplemente un ajuste de las retenciones, según se informa en el borrador del proyecto de ley de modificación del reglamento que Hacienda ha abierto a información pública. ¿El objetivo? «trasladar a los trabajadores de renta más baja el efecto económico derivado de la elevación de la reducción», es decir, que los contribuyentes no tendrán que esperar a presentar la declaración de la renta para disfrutar de la bajada tributaria.

En cuanto a los autónomos, a partir del 1 de enero de 2023 comenzará adesplegarse progresivamente durante 3 años un sistenma en el que habrá en total de 15 tramos para que cada trabajador o empresario elija en función de su previsión de facturación. En 2023 la cuota mínima será de 230 euros para los que tengan unos rendimientos netos por debajo de los 670 euros. La cuota máxima subirá a 500 euros en enero para los emprendedores que facturarán más de 6.000 euros al mes.

No es una modificación legal ni normativa, pero sí son medidas que afectarán directamente a muchas familias en este 2023. El tercer plan anticrisis del Gobierno incluye una batería de ayudas que estarán disponibles a partir de enero. Por ejemplo, se quita el IVA en los alimentos considerados más básicos. De enero a junio se eliminará este impuesto de los alimentos de primera necesidad gravados al 4%. Entre ellos, el pan, harinas, leche, queso, huevos, frutas, verduras, hortalizas, legumbres, patatas y cereales. Y se reduce del 10% al 5% el del aceite y la pasta. Otros productos gravados al 10% como el pescado o la carne no entra en el plan. Otras de las grandes ayudas será un cheque único de 200 euros para las familias que ingresen menos de 27.000 euros anuales y con un patrimonio no superior a 75.000 euros

Por otro lado, el Gobierno pone fin a la bonificación universal de 20 céntimos por litro de combustible. La ayuda dejará de ser para todos los particulares que, a cambio, mantendrán las ayudas al transporte público. En concreto, el Gobierno ha aprobado prorrogar las subvenciones del 30% al metro y al autobús, aunque solo para aquellas comunidades autónomas que contribuyan de forma adicional hasta alcanzar al menos el 50% de descuento.