Skip to content
Los demócratas agonizan por la debacle del gasto en Carolina del Norte a medida que se estrecha la carrera por el Senado

“Ciertamente he intervenido con las personas que controlan tales cosas, y creo que toda nuestra delegación lo ha hecho”, dijo el representante. david precio (DN.C.), quien habló con el brazo de campaña del Senado Demócrata sobre la carrera. “Hay un caso real por hacer, y estamos tratando de hacerlo … hay algunas personas que están completamente comprometidas con esto, pero todos debemos estarlo”.

Si bien la campaña de Beasley ha gastado mucho más que Budd con una suma de casi $ 9 millones más en anuncios de transmisión, digital, radio y cable, los republicanos en general han gastado $ 43.8 millones en compras de anuncios en comparación con los $ 22.4 millones de los demócratas, según un análisis de AdImpact. Sin embargo, los candidatos pueden pagar tarifas más bajas por anuncio que los grupos externos, lo que permite que los dólares de los demócratas reduzcan la ventaja de gasto del Partido Republicano.

El exsenador Doug Jones (D-Ala.), quien recientemente hizo campaña con Beasley, dijo que los demócratas «absolutamente» necesitan invertir más en la carrera, y agregó que en este momento le gustaría ver gastos independientes más fuertes.

“Los demócratas a veces se dan por vencidos con demasiada facilidad y se dan por vencidos con el Sur demasiado fácilmente”, dijo Jones. “A veces me preocupo después de mi pérdida, después de Jaime [Harrison’s] pérdida, después de la derrota de Cal Cunningham, y a pesar de ganar en Georgia, que a veces simplemente pasan por alto y dicen: ‘Sabemos que podemos hacerlo mejor en Ohio, Pensilvania y otros lugares'».

Carolina del Norte ha eludido a los demócratas en las últimas cuatro carreras por el Senado. El último demócrata en ganar un escaño en el Senado fue la senadora Kay Hagan (DN.C.) en 2008, y tanto POLITICO como el Informe político de Cook califican la carrera actual de Carolina del Norte como «republicana débil».

Sin embargo, las carreras suelen estar reñidas. La carrera de 2020 entre Sen. Thom Tillis (RN.C.) y Cal Cunningham fue la contienda por el Senado más cara de la historia, excluyendo las segundas vueltas del Senado de Georgia. Los demócratas gastaron un total de $136 millones en anuncios para esa carrera, según AdImpact, en comparación con los $109 millones de los republicanos. Tillis venció a Cunningham por menos de 2 puntos porcentuales, un mes después de que se reveló que Cunningham tuvo una relación extramatrimonial, en un año en que Biden perdió el estado por 1,3 puntos ante el expresidente Donald Trump y el gobernador demócrata Roy Cooper ganó la reelección por 4,5 puntos.

Los legisladores demócratas y los funcionarios de campaña señalaron que la principal prioridad del brazo de campaña del Senado Demócrata es defender a sus titulares, particularmente en los cuatro estados en disputa. En Wisconsin y Pensilvania, considerados ampliamente como las mejores oportunidades para los demócratas en este ciclo, el DSCC y un grupo alineado con el líder de la mayoría del Senado Chuck Schumer llamado PAC de la Mayoría del Senado ha gastado aproximadamente $ 23 millones y $ 33 millones respectivamente en compras de anuncios de transmisión y cable, según AdImpact. El DSCC también ha comprado publicidad conjunta con las campañas del Vicegobernador de Wisconsin Mandela Barnes y el Vicegobernador de Pensilvania John Fetterman.

FiveThirtyEight actualmente clasifica la carrera por el Senado de Carolina del Norte como igualmente competitiva a la carrera por el Senado de Wisconsin.

El brazo de la campaña del Senado Demócrata aún tiene que gastar en el estado en anuncios de televisión, pero el PAC de la Mayoría del Senado ha gastado más de $6.5 millones en lo que va de este ciclo en esos anuncios, según el vocero del PAC. EMILY’s List, un PAC que tiene como objetivo ayudar a elegir mujeres demócratas, también está gastando $ 2.7 millones en la carrera. Schumer también transfirió $1 millón al Comité del Fondo de la Victoria de Beasley, y el DSCC ha financiado los esfuerzos de registro de votantes en el estado. Y un asistente de campaña demócrata dijo que en septiembre hubo una paridad aproximada con los republicanos en términos de alcance de los anuncios, a pesar de las diferencias generales en el gasto.

“Carolina del Norte es un campo de batalla en el Senado”, dijo Amanda Sherman-Baity, vocera de DSCC. “El contraste entre la fuerte campaña de Cheri Beasley y su historial de servicio y justicia con la historia de corrupción y extremismo de Budd está haciendo que la carrera sea altamente competitiva”. Y Kelci Hobson, vocera de Beasley, dijo que su «fuerte candidatura» ha «convertido a Carolina del Norte en una excelente oportunidad de elección».

Reps. Butterfield (DN.C.), quien habló con el presidente de DSCC, Gary Peters, sobre la carrera, dijo que “están llegando recursos, sin duda necesitamos más”. Pero señaló que los candidatos al Senado están compitiendo por una cantidad “finita” de dinero.

“Necesitan guiarse por las métricas, eso es lo que están haciendo”, dijo Butterfield sobre el brazo de la campaña demócrata. “Por supuesto, me encantaría que llegara más dinero a Carolina del Norte… los donantes tienen que equilibrar diferentes intereses”.

Los republicanos insisten en que tampoco dan por sentada la carrera y predijeron que, al igual que en ciclos anteriores, será emocionante hasta el final. Senador que se jubila ricardo burr (RN.C.), a quien Beasley y Budd están tratando de reemplazar, dijo que es «siempre, siempre cerca», al observar que «durante los últimos tres ciclos, [Democrats] invirtió mucho y perdió”.

Samantha Cotten, una portavoz de Budd, también criticó a los demócratas por eso y dijo: “No importa cuántos millones de demócratas inviertan en la carrera, no superará el hecho de que Cheri Beasley está en el lado equivocado de los problemas clave que impulsan esta elección y nosotros”. confía en que Ted Budd ganará el 8 de noviembre.

Los demócratas responden que el escándalo sexual imprevisto de Cunningham fue una anomalía y que la victoria de Burr por casi 6 puntos en 2016 fue reforzada por Trump, quien ganó el estado en las elecciones presidenciales. También señalan que Beasley, quien sería la primera senadora negra en representar a Carolina del Norte, ya ganó dos veces en todo el estado. Sin embargo, perdió su candidatura a la reelección en 2020 para presidente del Tribunal Supremo.

Demócratas conocidos a nivel nacional, como el Sen. Cory Booker (DN.J.), están tratando de llamar más la atención del público sobre la carrera. Y Booker, junto con el presidente del Caucus Demócrata de la Cámara hakeem jeffries de Nueva York, dijo que planea visitar el estado y hacer campaña por Beasley.

Beasley, quien se enfrentará a Budd en un debate el viernes, atacó su apoyo a la prohibición del aborto durante 15 semanas, así como su oposición a certificar las elecciones de 2020. También destacó que él fue el primer candidato al Senado en recibir el respaldo de Trump. Mientras tanto, la campaña de Budd ha tratado de pintar a Beasley como «blanda con el crimen» y la vinculó con Biden, cuyo índice de aprobación en el estado es del 34 por ciento, según una encuesta reciente de la Universidad de High Point.

“Carolina del Norte presenta una oportunidad para que los demócratas aumenten su número en el Senado de los Estados Unidos”, dijo Butterfield. “Carolina del Norte no es un estado rojo, contrariamente a lo que mucha gente cree”.

Sarah Ferris contribuyó a este informe.

Politico