Skip to content
Montero rebaja en 1.000 millones la recaudación con el impuesto a las energéticas

María Pachón y Sol Carreras |

Madrid (EFE).- Las exenciones realizadas durante la tramitación parlamentaria en el impuesto a las energías -y, en menor medida, en el de la banca- supondrán un recorte de 1.000 millones (500 anuales) en la recaudación respecto a lo previsto, ha estimado en una entrevista con EFE la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

De esta forma, el Gobierno calcula ahora que se recaudarán unos 6.000 millones en los dos años de vigencia de ambos (2023-24), a los que Hacienda no prevé que se sume un tercero, también de carácter extraordinario, dirigido a los supermercados , como Unidas Podemos.

«Hacienda no ve en las cifras motivos para poner en marcha» ese tercer impuesto, que «nunca» ha tenido dentro de sus objetivos, como sí ocurre con los sectores bancarios y energéticos, a los que se les ha pedido «un mayor esfuerzo» por tener «en este momento mayores beneficios», ha dicho la ministra.

La menor recaudación prevista para estos impuestos extraordinarios se concentra principalmente en el energético, ya que en el Congreso se afectará con PNV y PDeCAT introducir varias exenciones, entre ellas la que deja fuera del tributo las actividades reguladas, ha explicado Montero.

La ministra de Hacienda y vicesecretaria general del PSOE, María Jesús Montero. EFE/Fernando Alvarado

Además de los gravámenes extraordinarios, la ministra ha puesto en valor el importante paquete de ayudas aprobado este martes, en el último Consejo de Ministros del año, que incluye la prórroga de la rebaja del IVA de la electricidad y el gas -del 10 % al 5 %- durante todo 2023.

Esta medida es, junto a la limitación de la subida de los alquileres al 2 %, las únicas cuya prórroga se ha aprobado para todo el año, lo que obedece, según Montero, a cuestiones muy ligadas con necesidades regulatorias.

La ministra ha defendido además como «selectiva» la rebaja del IVA para los alimentos de primera necesidad -que pasará del 4 % a cero-, ya que afecta a aquellos productos que tienen «una mayor presencia» en las compras de los colectivos más vulnerables .

La rebaja del IVA estará vigente todo el primer semestre salvo que la inflación subyacente baje del 5,5 %, una revisión que se realizará una única vez -en el mes de mayo y con el dato del IPC de marzo- y sin tener en cuenta la evolucion del precio de cada alimento por separado.

Montero descarta el referéndum pero apoya avances en el Estatut

Montero rebaja en 1.000 millones la recaudación con el impuesto a las energéticas
La ministra de Hacienda y vicesecretaria general del PSOE, María Jesús Montero. EFE/Fernando Alvarado

María Jesús Montero descarta con rotundidad la celebración de un referéndum sobre independencia en Cataluña, pero pide que haya nuevas reuniones de la denominada mesa de diálogo para «seguir avanzando» en temas como la «profundización» del Estatut.

Ha asegurado que «no va a haber referéndum de autodeterminación» en Cataluña, ni con el PSOE ni con Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, y tampoco «cualquier tipo de referéndum que ponga en duda la unidad e integridad territorial» de España, pese a las objeciones del PP.

«El Partido Popular ahora dice que el presidente Sánchez quiere convocar un referéndum para el año que viene en Cataluña. Miente y que lo sepa toda la ciudadanía, el señor Feijóo miente y sabe que mente, y la mentira nunca puede tener éxito», ha dicho.

Sin embargo, ha dejado la puerta abierta a celebrar otro tipo de consultas fruto de los acuerdos que se alcanzan en la mesa de diálogo con Cataluña, que considera que «tiene que reunirse» nuevamente para buscar «puntos de encuentro» entre el Gobierno central y autónomo.

«Eso significa que tenemos que seguir avanzando en por supuesto la profundización de los estatutos de autonomía, en todo lo que el partido socialista siempre ha promovido, pero no puede haber lugar a la confusión en este sentido», ha añadido para remarcar fuertemente su rechazo un referéndum de independencia.

Por otro lado, Montero ha defendido la designación como nuevos magistrados del Tribunal Constitucional del exministro de Justicia Juan Carlos Campo y la catedrática y ex alto cargo de Moncloa Laura Díez, ambos propuestos por la parte socialista del Gobierno, y cree que «la principal amenaza » a la reputación del alto tribunal ha sido «la insoportable presión a la que lo ha sometido el PP».

«El PP no ha tenido escrúpulos a la hora de algún tiempo a las instituciones a este tipo de tensión que ha provocado incidentes y circunstancias que no conocíamos en los más de 40 años de funcionamiento del Tribunal Constitucional», ha declarado.

Sin embargo, reconoce que al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, «siempre le gusta que la política económica esté muy bien anclada» y, en cualquier caso, aclara que no tiene duda «de que va a ser un Gobierno presidido por el Partido Socialista ».