Skip to content
Moscú organiza referéndums de adhesión a Rusia en las zonas ocupadas

Los referéndums para unirse a Rusia comenzaron el viernes en cuatro regiones de Ucrania controladas por Moscú y las fuerzas separatistas prorrusas. Consultas condenadas por los occidentales que lo ven como una anexión disfrazada. Ucrania, que reclama avances militares en el este, ha advertido que no reconocerá los resultados de esas votaciones que duran hasta el martes.

Los referéndums para la anexión por parte de Rusia comenzaron el viernes 23 de septiembre en cuatro regiones de Ucrania controladas total o parcialmente por Moscú, mientras que Kyiv reivindicaba nuevos avances de su ejército en el este del país.

Estos comicios son calificados de «simulacros» por Kyiv y Occidente y que, además, marcan una importante escalada del conflicto.

Las críticas internacionales no han impedido que Moscú continúe con sus planes de referéndums en Ucrania. Las votaciones, que comenzaron a las 5 a.m. GMT, terminarán el 27 de septiembre en las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk (este), y en áreas bajo ocupación rusa en las regiones de Kherson y Zaporijjia (sur).

La votación, anunciada con urgencia esta semana en el contexto de los éxitos militares ucranianos, se realiza principalmente de puerta en puerta, según imágenes de los medios rusos. Las autoridades dijeron que era una medida de seguridad.

La televisión rusa transmitió repetidamente imágenes de votantes votando en urnas móviles en pasillos o patios de edificios. Hay que abrir cientos de colegios electorales en los cuatro territorios, y otros en Rusia para que puedan votar los desplazados.

«Esperamos que después del referéndum dejen de bombardearnos, que tengamos paz y orden», dijo a la AFP Vladimir Chotov, de la región de Luhansk y que acudió a votar a la representación de Donetsk en Moscú.

Sin ir tan lejos como para denunciar las urnas, China, el socio más cercano de Moscú, fue sin embargo allí con sus críticas, pidiendo respeto a la integridad territorial.

Muestra de este acercamiento, se produjo este viernes en Nueva York una reunión sorpresa entre el ministro chino de Asuntos Exteriores, Wang Yi, y su homólogo ucraniano, Dmytro Kouleba.

Muchos rusos están huyendo de su país.

Las urnas se decidieron tras la fulgurante contraofensiva ucraniana de principios de septiembre, que permitió la reanudación de la región de Kharkiv en el noreste, y que Kyiv quiere continuar hacia Luhansk, Donetsk y Kherson.

El viernes, Ucrania reclamó la captura de Yatskivka en la orilla oriental del río Oskil en la región de Donetsk (este), lo que parece confirmar el continuo avance de las fuerzas de Kyiv. También dice que ha avanzado al sur de Bakhmout, una localidad del este que el ejército ruso intenta tomar desde hace meses sin éxito.

El precipitado anuncio de estas elecciones estuvo acompañado de que, el miércoles, Vladimir Putin decretara la movilización inmediata de al menos 300.000 reservistas. También amenazó con usar armas nucleares.

>> Lea también: Ucrania: «movilización parcial» rusa, amenaza fantasma de Vladimir Putin ?

En imágenes difundidas en redes sociales y que pretendían mostrar la movilización en una localidad de Yakutia, en Siberia, hombres con el rostro cerrado besaban a sus familiares antes de abordar un autobús.

En otro video publicado por el popular canal de Telegram, Mash, se puede ver una fila de hombres parados frente a un avión de transporte de tropas en una pista de noche.

Otros fueron citados tras ser detenidos durante manifestaciones contra la movilización del miércoles.

«Esperaba lo habitual (procedimientos): el arresto, la comisaría, el tribunal. Pero que me dijeran: ‘Mañana vas a la guerra’, (…) eso fue una sorpresa», dijo a la AFP Mikhail Suetin, de 29 años. , quien se negó a firmar el documento.

El anuncio de la movilización también convenció a muchos rusos a abandonar el país, sin que sea posible cuantificar la magnitud del fenómeno.

Los guardias fronterizos de Kazajstán informaron de una afluencia en la frontera ruso-kazaja y aseguraron que la situación «estaba bajo control especial».

Una persona entrevistada por AFP bajo condición de anonimato dijo que hizo cola durante ocho horas para ingresar a Kazajstán, otras doce horas para llegar a Mongolia.

Finlandia ha informado de una duplicación de las entradas en la frontera rusa desde el anuncio de la movilización. La noche del viernes, el país anunció que tomará medidas para limitar «significativamente» la entrada de ciudadanos rusos en su suelo, luego de haber dividido ya por diez las visas de turista otorgadas.

Con AFP