Skip to content
Murcia recurrirá al Tribunal Supremo el recorte del trasvase Tajo-Segura

Murcia, 24 ene (EFE).- El Gobierno de Murcia recurrirá al Tribunal Supremo la planificación hidrológica aprobada este martes por el Consejo de Ministros que recortará los envíos del trasvase del Tajo al Segura (TTS) al aplicar caudales ecológicos progresivamente más altos al río manchego, ha avanzado esta tarde en rueda de prensa el presidente autonómico, Fernando López Miras.

En su opinión, la alternativa al recorte de entre 70 y 110 hectómetros cúbicos (hm3) que el Ejecutivo español propone suplir con un mínimo de 140 de agua desalinizada no es una alternativa por su peor calidad y su alto precio, aunque la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, se ha comprometido a rebajar hasta los 34 euros el hm3.

También por la imposibilidad de llevarla a determinadas cotas y la contaminación y el derroche de energía que supone generarla, ha añadido Miras, para quien «la fecha de hoy quedará marcada como el mayor ataque político a la Región de Murcia de las últimas décadas, una sentencia de muerte al TTS, una tropelía sin base ni fundamento que golpea el desarrollo socioeconómico y ambiental».

«Si hoy somos lo que somos, es gracias al TTS, a cómo hemos aprovechado cada gota de agua para convertirnos en la huerta de Europa por la calidad de nuestros productos y el trabajo de nuestros agricultores», ha añadido antes de acusar al Gobierno central de volver a demostrar que quiebra el equilibrio y aboca a la ruina al Levante ya miles de familias sin inmutarse ni mirarlas a los ojos», ha añadido.

Según sus palabras, «no es una sorpresa, pues ya avanzó» sus intenciones el jefe del Ejecutivo central, Pedro Sánchez, el 19 de abril de 2018, este «recorte del 50 % de los envíos hasta 110 hm3 al año ignorando cualquier criterio técnico o aval científico y el dictamen del Consejo de Estado, que lo desautorizó y vino a decir que era una chapuza su plan hidrológico, con el que son ignoradas 15 millones de personas, un tercio del país» entre Andalucía y las comunidades valenciana y murciana.

Ese dictamen «reconoció deficiencias, inseguridad jurídica y falta de transparencia en el debate del Consejo Nacional del Agua, evidenciaba falta de coordinación entre los planes hidrológicos del Tajo y del Segura, pero el Gobierno de la nación reconoce solo las prioridades del primero sin que haya hubo diálogo constante, como ha dicho hoy Ribera», con todas las partes implicadas.

La nueva planificación no evalúa las consecuencias de estos recortes al TTS, está marcada por el sectarismo ideológico y la falta de criterios técnicos y es doloroso escuchar de Ribera que no se puede cuestionar, ha afirmado.

«Van a dejar al Levante sin la mitad de sus recursos hídricos y pretenden silenciarnos, pero vamos a dar la batalla contra los que nos arrebatan el elemento indispensable para nuestra vida y nuestro futuro», ha indicado antes de avanzar que volverá a pedir una reunión con Sánchez por si en esta ocasión lo consiguiera tras varios intentos infructuosos.

«No vamos a tolerar que manden al paro a miles de trabajadores, que empobrezcan a la región con sus decisiones, defendemos solidaridad y justicia entre regiones e infraestructuras que permitan el máximo aprovechamiento del agua al mismo precio. No queremos menos para nadie, queremos más para todos», ha concluido.